Dunkirk (2017)

maxresdefault

La verdad es que no sé por qué demoré tanto en ir a ver Dunkirk (Dunkerque en español). No le encuentro razón (bueno, sí, a lo mejor fue por el estrés del día a día y por haberme obsesionado con Shameless UK), porque en definitiva se trata de una película ambientada en la Segunda Guerra Mundial, realizada por uno de mis directores favoritos y protagonizada por dos de mis actores predilectos: Cillian Murphy y Tom Hardy. Tampoco me puedo olvidar que está Hans Zimmer, un maestro de la composición musical que casi me convence de comprar sus clases de Masterclass.

Pero bueno, la fui a ver, con expectativas pero también temiendo de que se tratara de otra película sentimental de esa temática. Y no es que haya problema con el sentimentalismo, se entiende que fue uno de los principales horrores (o el principal, quién soy yo para juzgarlo) del siglo XX. Siempre tuve fascinación con esa guerra, debo haber visto decenas de documentales y leído muchísimo sobre el tema, pero a veces, cuando uno va al cine, quiere veralgo nuevo. Y ese algo nuevo me lo dio Dunkirk.

170717-fallon-styles-dunkirk-tease_ikhauu

A pesar de mi atracción por el tema, sabía poco sobre Dunkerque, la batalla entre los Aliados y los nazis en el sitio francés del nombre de la película. Este fue el lugar donde las Fuerzas Armadas británicas se vieron rodeadas y atrapadas en la costa francesa por la Alemania nazi desde el 26 de mayo hasta el 4 de junio de 1940, hasta que lograron una inverosímil evacuación hacia el Reino Unido gracias a la honorable participación de pequeñas embarcaciones (como yates, botes pesqueros, etc.). Sin embargo, lo que parece hasta milagroso cuando se lee, se termina convirtiendo en una proeza en la película. ¿Por qué? Porque Nolan, como el maestro que es en guion y en dirección gracias a su manejo de los tiempos y lugares de la narración, nos muestra la batalla a través de tres tiempos y lugares distintos: una semana en la tierra por parte del desesperado Ejército británico, un día en el mar desde la perspectiva de los civiles que iban en yate a rescatarlos, y una hora en el aire a través de los ojos de la concentrada Fuerza Aérea. El manejo de la relación tiempo-lugar se hace de tal manera que no llega a confundir, ya a la media hora uno ve la magia de la narrativa de la película y de cómo todo se va conectando perfectamente, hasta completar el puzzle, un juego que Nolan parecería hacer sin esfuerzo.

Por otra parte, si bien muchas personas juzgan una película por sus actuaciones, en Dunkirk son muy buenas pero ninguna se destaca en particular (es decir, no hay de esas actuaciones súper dramáticas que les encanta a los de la Academia), y eso no es en vano. Acá se nos presentan a los británicos en supervivencia. No hay una historia detrás de cada personaje (excepto la del pobre George, un ayudante del yate), ellos son todos hombres de guerra, con la mente atenta para sobrevivir pero con el ánimo a punto de colapsar. Y eso es necesario para hacer que brille la magia de la película, el ingrediente Nolan. Un ingrediente que no tendría tal sabor sin la presencia de uno de sus principales colaboradores: Hans Zimmer. No hay mucho más para decir de la banda sonora que no se haya dicho antes sobre el trabajo del compositor: cómo parecería crear los ritmos de la película, acentuar los momentos de tensión y transmitir la inquietud de una calma que no va a perdurar demasiado. Pero acá Zimmer se destaca por incorporar los sonidos naturales de la costa y el mar, así como los industriales de los ataques en el aire, de los barcos y de las bombas, de los torpedos y de las ametralladoras, y la lista continúa. Si no fuera porque nadie se puede imaginar lo estresante y doloroso que debe ser estar en esa posición, parecería que hemos encontrado una posible banda sonora de lo que es estar en fuego cruzado.

BB-T3-0010

Otra novedad que me percaté al prenderse las luces del cine fue que en ningún momento se mostró la presencia del enemigo, de los nazis. Además, en ningún momento se buscó demonizarlos. En Dunkirk vemos cómo funciona la guerra, táctica a táctica, de una manera fría. Por otro lado, se da por entendido que la dirección de fotografía no decepciona, trabajo del suizo Hoyte Van Hoytema, que ha hecho la cinematografía de películas como Her (2013), Interstellar (2014) y Spectre (2015), así como la del video/campaña publicitaria de la fragancia “Kenzo World” (2016), que al parecer todos mis conocidos compartieron en sus redes. Puede que en el filme no existan tomas inolvidables como la de Apocalypse Now (1979) y sus palmeras incendiadas con napalm mientras suena “This is the End” de The Doors, o la escena perturbadora de la masacre de los soldados americanos en Normandía de Saving Private Ryan (1998); pero de todos modos pude sentir el frío de la costa francesa, la humedad de los uniformes mojados, la claustrofobia de un buque militar y la soledad que se vive en el aire. Por eso, y la música, es que Dunkirk es mejor apreciada en un cine.

b0ss807e9gbulci8zpfy

Sin embargo, no todo superó mis expectativas, y esto es algo que me viene sucediendo con Nolan y su trabajo como guionista. Algunos diálogos son demasiado simples e incluso caen en la búsqueda por generar momentos conmovedores, que debo aclarar que no son de mis favoritos. Pero bueno, se trata de una película bélica, en donde uno de los mensajes muy bien podría ser que todos, incluso los simples pescadores, quieren pelear por su país, y ese es un mensaje positivo imposible de desaprovechar. Además, después de todo, es una película de guerra, y en la guerra los diálogos son simples y precisos, ¿no?

En conclusión, Dunkirk es una película bélica, pero sobre todo, es una de supervivencia. Nos invita a formar parte de una batalla que duró casi diez días en 105 minutos, y hace que uno quiera salir corriendo a investigar un poco más sobre Dunkerque. Si eso no es entretenimiento, no sé qué lo es.

Veredicto: 8/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt5013056/

 

Anuncios

The Revenant (2015)

Lunes de Carnaval. La ciudad desierta. 18:50 horas. La pantalla más grande de todo el cine. La certeza de laburo al día siguiente, un día que casi nadie trabaja. La certeza, también, de lo que nos esperaba: 2.5 horas de tortura, miseria y Leo arrastrándose por los pisos para que le den su Oscar de una vez. ¿El veredicto? Les damos un adelanto: nuestras opiniones promedian el 5/10.

La opinión de Scarlett

Tras una mini introducción que intenta lograr -fallidamente- una vibra de ensueño, arranca la película, en medio de la acción. Vemos a un grupo de exploradores en una misión por recolectar pieles que se ve emboscada por una tribu de Rees. Estos los obligan a una rápida retirada guiados por Hugh Glass (DiCaprio), el hombre que conoce esos territorios como la palma de su mano. Desafortunadamente para Hugh y para el resto del grupo, poco después de esta retirada Glass es brutalmente atacado por un oso y, eventualmente, abandonado a su suerte.

revenant2015.jpg

La película es una historia de venganza. ¿Pero qué elemento es fundamental para que funcione una película de venganza? Que te importe un carajo lo que le pase al protagonista y logres ponerte de su lado. Cuando ya vas hora y media viendo a Glass pasando de tortura en tortura, de situación nefasta a situación más nefasta, las únicas cosas que se te pasan por la cabeza son: 1) ¿Cómo no se murió todavía? y 2) ¿Por qué me importa que logre su cometido? Bueno, la respuesta para la segunda pregunta podría ser para que termine la película de una vez. El problema es que el componente emocional del filme, que debía haber sido la fuerza motora de la historia, directamente no existe, porque los creadores jamás se tomaron el tiempo (¡de sus 2.5 horas de película!) para desarrollarlo.

Al ser incapaz de comprometerme con el viaje emocional del personaje, quedaba apreciar las otras cosas de la película. Lubezki (el director de fotografía) es un maestro, eso está claro, hay algunas secuencias -en particular las de acción- que verdaderamente te vuelan la cabeza. Pero luego tenemos la visión del director, ¿qué es lo que quería hacer Iñárritu? ¿Cómo es que por un lado se nota que quiere poner a la naturaleza como protagonista y sin embargo su mirada jamás es ni lo suficientemente contemplativa ni, en general, lo suficientemente aterradora? Había algunas imágenes majestuosas, pero para eso tenemos Discovery Channel, no eran ni poéticas (podría aprender de Malick) ni implacable (que le pregunte a Herzog cómo hacer). Hablando de Malick, esas secuencias de ensueño, ese misticismo poco logrado que intentó mechar de vez en cuando, como para elevar la película a algo sublime, como para darle un sentido al nombre de la película, esas escenas eran puro artificio: de nuevo, no eran ni visualmente poéticas -cosa de transmitirnos una sensación a través de lo estético- ni emocionalmente resonantes -porque el desarrollo de personajes se quedó en los números negativos.

De esto último se desprende que el guión es patético: más que guión lo que imagino es una especie de desarrollo de trama alrededor de la cual Iñárritu podía construir su recargadísima y agrandadísima visión. La historia es simple, ese no es el problema, el problema es que es inverosímil, superficial y cero emocionante. Esto no le da mucho con lo que trabajar al pobre Leo: su actuación es puro gruñidos y miradas de sufrimiento -aclaro, las hace muy bien y yo a él lo amo, pero no tiene mucho para hacer-; Hardy, por su parte, está correcto, no se le entiende nada con ese acento, lo cual para mí lo acerca un poco a territorio de villano caricatura (Bane, ¿eres tú?), pero se le perdona porque es carismático; y luego estaba el capitán, que es medio boludito pero con buenas intenciones, así que ahí lo tienen, el grupito de personajes más unidimensionales que podrían desear: el héroe damnificado buscando venganza; el villano no-arrepentido sin ninguna característica redimible y el ingenuo capitán bienintencionado.

anatomy_of_a_scene_-_the_revenant_-_2

¿Y saben qué? Capaz que todo esto no hubiera importado demasiado si la película no fuera un reverendo embole. Ese ego hinchado de Iñárritu se cuela por su trabajo alargando la película una hora más de lo que ameritaba y con un sentido del ritmo atroz, cortando todas las escenas que podrían habernos dado una entrada emocional a la historia y acumulando escena tras escena de situaciones cada vez más inverosímiles cuyo único fin parece ser alardear la destreza técnica del equipo e impresionar con su gore de autor. La clave de todo esto está en que si decidís interrumpir la película para estirar las piernas y luego más tarde para buscar más pop y luego más tarde para ir al baño y luego más tarde para llamar a tu abuela porque es el cumpleaños, cuando volvés a preguntarle a tu amigo de qué te perdiste la respuesta va a ser, irrevocablemente: DE NADA.

Veredicto: 4/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt1663202/

 

La opinión de Camila

Probablemente haya postergado ver The Revenant más de diez veces. Primero, por la violencia hacia animales que se exhibe. Segundo, por la seguridad de que iba a salir bajoneada del cine (¿quién invierte su dinero de esa manera?). Pero dado que es el film por el cual Leonardo va a ganar su primer Oscar, no podía dejar de ver su performance. Además, ¡está Tom Hardy! Sobre todo, no podía arriesgarme a que la sacaran de cartel, porque no había chance de que viera esta película en mi casa, al menos sin hacer veinte cortes.

¿Qué decir de The Revenant que ya no se haya convertido en meme? Lo primero que se me pasó por la cabeza mientras la estaba viendo fue la imagen de Iñárritu regodeándose al filmar cada escena, con la certeza de que los espectadores se preguntarían cómo hizo todo (especialmente, la escena en la que el personaje de DiCaprio es atacado por un oso). Puede llegar a ser emocionante de ver pero cuando uno sabe que el principal propósito del director fue impactar y esperar aplausos, este increíble material es recibido hasta con desprecio.

leonardo-dicaprio-the-revenant-bear

La trama no tiene nada de especial; es la típica historia del camino de recuperación de un protagonista herido para vengar la muerte de un ser querido. La película es excesivamente masculina, enfocándose sobre todo en el dolor del hombre como género, incluso cuando tiene la chance de mostrar la violencia y el dolor que sufren las mujeres. Pero bueno, en esta historia las mujeres son casi inexistentes…

Si bien DiCaprio hace un muy buen trabajo interpretando a un hombre que está sufriendo constantemente al son de violines tristes en loop, me apena que su Oscar llegue con uno de sus personajes más unidimensionales. Por su parte, Tom Hardy también se destaca al presentarnos un personaje moralmente corrupto pero sin caricaturizarlo como el malvado.

Es verdad que la fotografía conmueve por la belleza de sus paisajes naturales, pero no es más que eso. Destaco sobre todo la increíble luz natural de cada toma, que además de poseer tremendo valor estilístico significa un importante logro técnico. Sin embargo, la cinematografía decepciona a la hora de comunicar visualmente; los intentos de aportarle sentido a la historia a través de ciertas tomas “poéticas” resultan un poco básicos. Teniendo en cuenta que son dos horas y media de un hombre agonizando por dolores emocionales y físicos, considero que había bastante material simbólico en potencia para explotar con semejantes paisajes, que quedó simplemente plasmado en sosos sueños y flashbacks del protagonista.

artisans-thumbnail-the-revenant_clean

The Revenant vendría a ser la película de autor de un director cuyo principal motor cinematográfico es impresionar. Con este film Iñárritu busca lograr su masterpiece, contando con un increíble equipo técnico, dos de los mejores actores de la actualidad, una historia básica de lo que es ser un humano y embarcándose en una compleja filmación en medio de la naturaleza. Y es ahí donde hay que entender el propósito detrás de la película, y por qué deja sabor a muy poco. Sí, se hace muy larga, la violencia es innecesaria y la monotonía llega a desesperar, pero es lo mínimo que podríamos esperar de la historia de un hombre sobreviviendo en medio de la nada. ¿Llega a ser una película de autor? No, pero es lo más profundo que puede llegar el director.

En resumen, The Revenant es la clásica película de dolor innecesario que le gusta a los básicos de la Academia. Si la querés ver, aprovechá para ir al cine porque si la ves en tu casa es una siesta asegurada.

Veredicto: 6/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt1663202/