3 excelentes indies del 2017

Good Time (2017)

good-time-1200-1200-675-675-crop-000000

Todavía me acuerdo cuando el nombre Robert Pattinson me provocaba rechazo. Le costó trabajo pero a esta altura creo que el actor de Twilight ha logrado desvincularse de la vergüenza que acarrea asociarse con la trilogía del horror y consagrarse como uno de los mejores y más interesantes actores de su generación. Digo “interesante” porque admiro su vocación por elegir proyectos desafiantes y fuera de lo mainstream y por suerte en la mayoría de los casos, estos proyectos terminan siendo películas excelentes en sí mismas. Además de comentarles un poco de Good Time, de los hermanos directores Ben y Joshua Safdie, los jóvenes favoritos de Cannes a quien el actor mismo contactó para pedirles trabajar juntos, me gustaría mencionarles que The Lost City of Z es otra muy buena película en la que participó Pattinson el año pasado y vale la pena buscarla. Pero vayamos a Good Time, un proyecto que nació a partir de un reciclado de personajes e ideas que tenían los Safdie quienes además quisieron crear un personaje distinto para el actor, en lugar de darle un papel sombrío y melancólico, como suele interpretar, le dieron exactamente lo opuesto: Pattinson interpreta a Connie, un estafador carismático y energético hasta el punto del frenesí. La trama gira en torno a Connie y su hermano, interpretado por Ben, uno de los directores, quienes se mandan un robo en el cual el personaje de Ben es apresado. En consecuencia, Connie hará lo posible por liberarlo. Toda la trama transcurre en el correr de un día y es de una tensión insoportable. Tiene algo de la energía frenética de Victoria: los directores no están interesados en darnos un respiro, seguimos a Connie en sus planes cada vez más desesperados y descabellados contagiándonos de su nerviosismo mientras reflexionamos sobre sus intenciones y código moral hasta que esa intención en apariencia noble de rescatar a su hermano se va tiñendo de los encuentros que tiene Pattinson con otros a quienes usa y abusa de una manera desagradable. Good Time es una de mis experiencias cinematográficas favoritas del último año y una excelente forma de mostrarles a otros lo que es vivir en un constante estado de ansiedad.

Veredicto: 8/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt4846232/

The Florida Project (2017)

the-florida-project-04

Con The Florida Project, el director Sean Baker se consagró a mis ojos como unos de los directores más interesantes de su generación. Luego de regalarnos la maravillosa Tangerine, vuelve con otra obra maestra en cine humanista. Esta vez cambiamos California por Florida, y en lugar de contrastar el glamour y decadencia Hollywoodense con las otras realidades que conviven en Los Angeles, contrasta a la población local de bajos recursos con el lugar de sueños visitado por millones de personas cada año. La presencia de Walt Disney World, el epítome de la felicidad y la fantasía para tantas personas, tan cerca del hogar de la pequeña Moonee (Brooklyn Prince es una revelación) funciona como el subtexto de esta historia que tiene como protagonistas a una niña y su joven madre, luchando por vivir semana a semana en una habitación de motel dirigido por Bobby, un hombre de buen corazón y gigantesca paciencia (Willem Dafoe en uno de los mejores papeles que ha hecho recientemente). No es una película muy preocupada por tener una trama, es más bien un recuento de las mundanidades de la vida de estos personajes pero Baker logra una atmósfera hipnotizante mientras nos sumerge en sus vidas. Igualmente, su mayor logro como realizador es su sensibilidad: jamás percibimos una gota de explotación o morbo por la miseria de los personajes que retrata en sus películas, y si bien no evade las partes más crudas de sus vidas, nos regala momentos de auténtica belleza y joie de vivre, nuevamente, sin pecar de excesivo romanticismo o sentimentalismo. El final puede parecer un poco discordante, y no solo porque fue filmado con celular, pero a mí me embargó de emoción tanto por su significado en el contexto de la película como por ser una manifestación de creatividad verdaderamente inspiradora.

Veredicto: 8/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt5649144/

Beach Rats (2017)

39281_43_Beach_Rats_c_Salzgeber_Co_Medien_GmbH__01_

Beach Rats es muy mi tipo de película. Como la anterior, es una película bastante ligera en términos de trama y también retrata el verano de un personaje. En este caso nos vamos hacia Brooklyn, donde nuestro protagonista Frankie (Harris Dickinson en una actuación sutil y profundamente humanista) vive sus días fumando porro con su grupo de amigos (que no parecen tan amigos), su noviecita (con la que tampoco conecta) y los veteranos con los que se contacta por Internet y conoce en la noche. La directora Eliza Hittman retrata a Frankie con increíble delicadeza y empatía, le rehuye a gritarnos en la cara las diversas temáticas que está encarando, más bien se esfuerza por crear una atmósfera de un realismo extremo que sofoca y explota de soledad, transmitiéndonos los estados mentales del protagonista a través de tomas largas y silenciosas, interrumpidas ocasionalmente por diálogos minimalistas y sonidos atmosféricos. No es necesario que Frankie hable para que entendamos lo que está sintiendo y eso, entre otros aspectos magistrales de la dirección de Hittman, elevan al filme a una de las más destacadas del año. Hay pocas películas que logran adentrarse tan bien en la psiquis de un personaje de manera tan sutil como la de Hittman, la vergüenza, confusión y culpa de Frankie producen una empatía devastadora y dan ganas de meternos en la pantalla y decirle que lo entendemos. Al final, parece que conocemos a Frankie más de lo que Frankie se conoce a sí mismo. Muero de ganas de saber lo que hará Hittman luego.

Veredicto: 8/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt6303866/

Anuncios

Tres peliculones del 2015 que quizás no viste

Victoria (2015)

vlcsnap-2016-03-21-16h24m12s077

Victoria es de esas películas que tienen un gimmick, es decir, una especie de truco novedoso que las aparta del resto. En este caso, el truco es que sus casi 140 minutos de duración son un solo plano secuencia, sin cortes. Al parecer fue filmada tres veces y se quedaron con la mejor versión. Cuando comienza el filme vemos a Victoria, una joven madrileña en Berlín, bailando sola en un antro under de la ciudad. Su soledad se ve manifiesta desde el principio, cuando intenta invitarle un trago al barman y cuando luego se une a un grupo de chicos berlinenses a callejear por la noche. Pega onda con uno de ellos, Sonne, y de pronto somos testigos de una relación que se va construyendo en tiempo real, con diálogos mayoritariamente improvisados. Pero no solo atestiguamos los eventos, sino que somos parte de ellos. Esta es una de las películas más inmersivas que he visto en mi vida. En la narrativa hay un antes y un después: llegamos al clímax de la primera parte cuando Victoria expone sus mayores vulnerabilidades y encuentra en Sonne un oído comprensivo, pero pronto la noche se torna oscura (metafóricamente, claro, porque la noche siempre es oscura), cuando el grupo de amigos se ve forzado a cometer un crimen y se considera la posibilidad de involucrarla a ella también. Así comienza la segunda mitad del filme, una de las experiencias más estresantes que tuve al mirar una película en mucho tiempo, porque el gimmick ya había logrado su cometido, y ahora estaba absolutamente metida en todo lo que estaba sucediendo. La resolución no es perfecta, y hay varias oportunidades en las que dudé seriamente sobre la verosimilitud de lo que estaba sucediendo, pero por otro lado, la construcción de los personajes (que se da en tiempo real, ¿entienden?) está lo suficientemente bien realizada como para que esto no se convierta en un problema, haciendo creíbles algunas decisiones que son difíciles de presenciar. Si fuera un filme editable, se hubiera beneficiado de unos 20 minutitos menos, pero lo cierto es que es una película magistral, una experiencia visual intensa como pocas, una montaña rusa de emociones, un logro fenomenal de cámara y las actuaciones más naturales que verán en sus vidas: en particular los protagonistas Laia Costa y Frederick Lau me dejaron sin palabras, tanto individualmente como en la química que lograron. Son personajes tan palpables que días después de verla los recuerdo, como si hubieran sido personas que conocí yo misma en alguna noche demente de Berlín.

Veredicto: 8/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt4226388/

 

45 Years (2015)

kitchen-scene-xlarge

Si quisieran decir “esta es la típica película que le gusta a Scarlett”, 45 Years sería un gran ejemplo. Absolutamente destilada de cualquier artificio, la película confía plenamente en su maravilloso guión y en la destreza de sus protagonistas comandados por una dirección puesta al servicio de la historia. La película retrata la semana previa al aniversario de 45 años de casados de una pareja (Charlotte Rampling y Tom Courtenay), cuya celebración se ve afectada por una carta que le llega a él, Geoff. A través de la carta se entera de que se encontró el cuerpo de su ex novia Katya, conservado en los glaciares a donde habían ido juntos, mucho tiempo atrás, antes de que Geoff conociera a Kate. ¿Qué importancia podrá tener esto, más de 45 años después, luego de haber tenido una feliz vida junto a Kate? Bueno, si hemos de confiar en el guionista y director Andrew Haigh, mucha. La historia es sencilla, pero sus implicancias no lo son. Son muchas las preguntas que plantea, obligándonos a evaluar el poder del recuerdo, especialmente cuando estos se mantienen congelados en el tiempo, mientras que la vida sigue, con su poder transformador. El paisaje frío, aislado, sombrío, pero extrañamente hermoso de la campaña inglesa ayuda a crear ese estado de melancolía, que a pesar de ser intenso, está lejos de ser sentimental, porque estamos hablando de los ingleses, los reyes de la represión. Por momentos recuerda a lo mejor de Mike Leigh, en lo íntimo de su foco, en lo sutil de su ejecución. La incertidumbre, las especulaciones sobre el pasado, los fantasmas de un pasado del que Kate sabe muy poco, la llevan a pequeñas confrontaciones en las que comunica poco con palabras pero habla volúmenes enteros a través de su mirada. Aunque ambos actores hacen una excelente labor, es Rampling la que eleva el material a otro nivel, habitando su personaje con una silenciosa intensidad, comunicando todo a través de sus hipnotizantes ojos. Para ser una película tan poco jactanciosa, es sorprendente que nos brinde por lo menos dos de las mejores escenas del año (para que lo recuerden: la escena del proyector, con sus simbolismos y la narrativa que avanza en el rostro de Kate y el final, perfección absoluta), y junto a mi otra favorita del año, Carol, es de las películas que más se conectaron conmigo a nivel humano.

Veredicto: 9/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt3544082/

 

Tangerine (2015)

tangerine-cover

Contrastando fuertemente con la sobriedad de 45 Years tenemos a Tangerine, otra película de la cual podríamos decir que hace uso de un gimmick: en este caso se trata de un filme que fue grabado completamente en un iPhone 5S. Recién salida de una breve estancia en la cárcel, Sin-dee se junta con su amiga Alexandra en Donut Time, a compartir una dona y ponerse al día. Como quien no quiere la cosa, Alexandra le cuenta que su novio y pimp Chester le fue infiel y esto enloquece a Sin-dee, a la que ahora seguiremos durante el resto del día en su odisea por encontrarlo y confrontarlo. Por su parte, Alexandra tiene una gran aversión al drama y se va por su lado a repartir invitaciones para el evento donde cantará esa misma noche. El director Sean Baker nos lleva por los rincones menos visibles de Hollywood, protagonizados por dos prostitutas transgénero, quienes desbordan de vida, autenticidad, respeto y empatía, lejos del objeto de observación que sería Lili en The Danish Girl. Tangerine es una película llena de energía, hilarante y conmovedora a la misma vez, alternando entre momentos turbios y devastadores, con situaciones absurdas y otras que denotan la hermosa sensibilidad de los involucrados. Tras la locura de los cambios de locaciones y la enérgica banda sonora electrónica, yacen momentos de pleno humanismo sobre la naturaleza de la amistad. Es la primera película tanto de Kitana Kiki Rodriguez y Mya Taylor y demás está decir que es en gran parte debido a sus excelentes actuaciones que Tangerine es un éxito. Además, está Karren Karagulian como el taxista armenio amigo, James Ransone como Chester y Mickey O’Hagan como Dinah, la prostituta cisgénero (¡doble insulto a los ojos de Sin-dee!) que es zarandeada por toda la ciudad en búsqueda del hombre en cuestión, un asunto al que a ella le importa muy poco. Tangerine es muchas cosas, para empezar es increíblemente entretenida, es vibrante, colorida y divertida, y tiene un montón de escenas súper memorables (incluido el final que es realmente hermoso), pero por sobre todas las cosas, Tangerine es un excelente ejemplo de lo que el cine puede ser, una voz amiga por quienes aún no tienen espacios para hablar.

Veredicto: 8/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt3824458/