Alien: Covenant (2017)

Sería una tarea imposible y fútil hablar de Alien: Covenant sin hacer referencia a la cantidad de otras películas relacionadas con la saga que han existido desde la original de 1979 hasta hoy en día. A esta altura bien podría decirse que “Alien” es una marca y ha sido interpretada y re-interpretada por directores tan diversos como James Cameron (Terminator, Titanic, Avatar), quien dirigió la secuela a la original Aliens (1986) -una de las mejores películas de acción de todos los tiempos-, David Fincher (Fight Club, Seven, The Social Network), quien estuvo al mando de la controversial Alien³ y Jean-Pierre Jeunet (Amelie, Delicatessen) quien fue responsable por el divague que resultó ser Alien: Resurrección. Mis disculpas pero me niego a mencionar los híbridos entre Alien y Predator porque ni las vi, ni las quiero ver. Pero por supuesto fue Ridley Scott quien dirigió el atmosférico clásico de terror y ciencia ficción que es la película de 1979, no solo mi película favorita dentro de estos géneros sino que es directamente una de mis películas favoritas de la historia del cine en general. Así que podrán imaginarse mi entusiasmo cuando Scott anunció que regresaría a la saga con una secuencia de precuelas a la original, que explicarían un poco el origen de esta criatura de pesadillas. Así surgió la primera de estas películas, Prometheus (2012), la cual inició una mitología interesante sobre la creación no solo del alien sino también de la humanidad misma, pero cuya ejecución y estructura resultó ser demasiado similar a la de Alien como para destacarse realmente. Alien: Covenant, entonces, es la continuación de la historia que comenzó con Prometheus. Fiuuu, ¿están tan agotados como yo?

alien

Como sucede con todas las películas de la saga, primero se nos presenta a una nave y su tripulación. En este caso se trata de una nave colonizadora que se encuentra viajando hacia un planeta con potencial de ser habitado por la humanidad, pero que en lugar de ir al planeta que ya habían investigado profundamente, se aventura a un planeta nuevo con el que se topa casualmente pero que parece mucho mejor equipado para ser habitado que el anterior. De este planeta no saben absolutamente nada, salvo que los primeros indicadores muestran que es bastante parecido a la Tierra. La decisión de ir a ver qué onda este nuevo planeta es una de las primeras de muchas decisiones estúpidas que hace la tripulación de la nave liderada por el nuevo e inseguro capitán Oram (Billy Crudup) y que incluye a Katherine Waterston como Daniels y a un nuevo modelo del androide que conocimos en Prometheus, interpretado también por Michael Fassbender, que ahora se llama Walter.

ALIEN: COVENANT

Empecemos por lo que está bueno, entonces. Que “Covenant” sea una nave colonial resulta realmente interesante y fresco. La tripulación está motivada por un verdadero sentido de exploración y aventura, muy parecido a como me imagino a los primeros colonizadores del Nuevo Mundo. Tienen a cargo a un montón de personas que están dormidas y que esperan despertar en lo que será su nuevo hogar. Por un lado, no está bueno arriesgar a toda esa gente a algo completamente desconocido cuando tenés otro planeta todo re estudiado, pero por otro lado, como argumentan algunos personajes, este nuevo planeta está ahí nomás y tiene tremenda pinta y significaría que no deben volver al cryo-sueño por años, algo que a nadie le pinta. Así que la trama es lanzada por un “what the hell?” gigantesco, como si no hubiera mucho que perder. Resulta que el enigmático planeta no estaba tan bueno después de todo, salvo para nosotros, la audiencia, que vamos a presenciar el exterminio de los boludos estos y una intensísima acción Fassbender-Fassbender cuando el equipo encargado de explorar (que incluye a Fassby-Walter) se tope con Fassby-David, el androide que les comenté de Prometheus, que tiene más personalidad que cualquiera de los humanos de la película. Hmm, me pregunto si eso será a propósito.

En fin, toda la primera parte que incluye decisiones estúpidas pero imágenes realmente cinemáticas se toma su tiempito sí, pero nos muestra el talento para la composición visual que tiene Scott y resulta verdaderamente hermoso de ver. Pero una vez que se va todo a la mierda, la película pierde un poco el norte y se convierte en una secuencia de escenas de acción y terror que no tienen una gota del suspenso de Prometheus, ni que hablar de Alien. Esta pérdida de suspenso no solo nace de la verdadera idiotez de los personajes y sus acciones sino de un descuido importante en la construcción de la atmósfera que Scott supo hacer tan bien en otras películas. A cambio de esta pérdida, sin embargo, tenemos una expansión de la mitología originada en Prometheus y debo decir que varias de las preguntas que propone la primera son contestadas en esta segunda precuela, casi convenciéndome de que sí hay un poco de pienso detrás de todo esto. Pero más interesante aún es la dinámica entre los dos androides. Nucleados por el tema de la creación, los paralelismos entre los creadores de los humanos y los creadores de los androides presentan líneas de cuestionamiento interesantes (aunque para nada novedosas) que se plasman maravillosamente en el androide descarriado David. Covenant tiene mucho para ser criticado, pero es fácil perdonarla cuando recordamos una de las escenas más homoeróticas de la historia del cine, ¡con androides!, ¡que se ven exactamente iguales!, ¡Y QUE ESTÁN INTERPRETADOS POR MICHAEL FASSBENDER! No quiero arruinarles esta escena con mucho detalle pero déjenme registrar acá una de las mejores líneas de diálogo del año que dudo que el 2017 pueda superar: I’ll do the fingering“. Oscar, por favor.

alien-covenant

Después de ese párrafo solo me queda concluir. Covenant comparte varios elementos con las otras películas de la saga, pero a pesar de todas las escenas asquerosas que hay, el terror y el alien en sí mismo es de lo menos relevante. Nos quiere remplazar a Sigourney y Noomi con Katherine, y aunque creo sinceramente que la actriz está al borde de un merecido estrellato, el personaje es demasiado aburrido como para ponerla siquiera al nivel del de Noomi Rapace. Si sos de esos que no puede perdonar las decisiones inconcebibles de los personajes, un cliché del genero de terror, vas a salir bastante molesto. Y, ey, yo suelo ser un poco de esas pero puedo perdonar fácilmente cuando todo el resto funciona bien (como en Don’t Breathe), lo cual no es el caso de Covenant. Dicho esto, Covenant sigue siendo bastante disfrutable y tiene escenas realmente destacables, y por sobre todas las cosas, tiene a uno de mis actores favoritos interpretando no solo uno sino dos papeles. Es increíble como Fassby logra una caracterización distinta para cada uno de ellos, en especial considerando que ambos son robots y eso es un gran limitante. Si sos fan de él como yo, vale la pena para verlo en una de las mejores actuaciones de su carrera, y si todavía no sos parte del #TeamFassby, quizás esto te termine de convencer.

Veredicto: 6/10
IMdb: http://www.imdb.com/title/tt2316204/

Anuncios

X-Men: Apocalypse (2016)

De todas las películas, series e historias de superhéroes, la que más ha logrado capturar mi imaginación siempre fue la saga de este grupo ecléctico de mutantes. Quizás es porque la interpretación alegórica está tan a nuestro alcance y en lugar de sentirte identificado con las batallas de una persona, acá la conexión es a nivel comunitario, un grupo que es diferente a lo que se considera la norma y que se juntan para no sentirse tan solos, para que lo diferente no sea lo que distancia sino lo que acerca.

Bueno, pero basta de introducciones cursis, al final de cuentas este es un blockbuster de pies a cabeza, tratémoslo como tal. Vuelve a la dirección Bryan Singer, quien había comandado las dos primeras (viejas) muy buenas películas de la saga y que también dirigió la anterior a esta, X-Men: Days of Future Past. En esta película solo contamos con las versiones jóvenes de los personajes, que ya están bastante más crecidos que sus versiones de X-Men: First Class, pero el foco es principalmente en la nueva generación, un grupo más adolescente. El filme comienza con un revisionismo histórico bastante tonto pero perdonable, ¡las pirámides de Egipto eran mucho más de lo que imaginábamos, chicos! Al parecer eran el lugar donde el mutante original, En Sabah Nur (Apocalypse) transfería su conciencia a otro cuerpo más joven y absorbía poderes de otros mutantes, incrementando su poder cada vez más. Pero una traición a último momento lo vio encerrado por milenios bajo escombros, hasta que es liberado en los 80 por un grupo de humanos bien bobitos, todo atestiguado por nuestra agente de la CIA favorita, Moira Mactaggert (Rose Byrne), que andaba por la vuelta. En el interín, los humanos están con toda la paranoia nuclear de la Guerra Fría. Buenos tiempos para vivir.

xmen0002

Apocalypse rápidamente se rodea de un grupo de secuaces, incluidos Storm con un mohawk bastante copado y Magneto, y otros personajes enteramente olvidables. ¡Así que este es el mal que aqueja a nuestro bizarro grupo de héroes esta vez! Algo así como el mal original, uno de los temas favoritos del género, un villano que trasciende el tiempo y cuyos poderes son tan ridículamente potentes que en papel parecería imposible derrotarlo, aunque todos sabemos que eventualmente nuestros protagonistas harán justamente eso. Cuando se prescinde tanto del suspenso, cuando el desenlace es obvio a partir de los trailers, los creadores de este tipo de películas tienen que encontrar otro encanto a la historia: estético, de impacto audiovisual, de humor, pero, por sobre todas las cosas, a nivel de guión algo nos tiene que importar, un cómo afecta al grupo enfrentarse contra este enemigo.

El filme de Singer tiene varios aciertos en algunos de estos aspectos, pero otros quedan más flojitos. No parece haber mucho crecimiento de parte de los protagonistas. Xavier es el mismo idealista de siempre, pero esta vez lo encontré un poco más carismático que de costumbre, quizás por el contraste con los demás o porque James McAvoy le puso bastante onda (y probablemente porque con su personaje se centraron bastante en su enamoramiento con la capísima Rose Byrne, a quien amo.) Magneto… sigue siendo Magneto. Es un poco irónico que como acto de persuasión final, el villano lo lleve al campo de concentración de Auschwitz, el que destruye completamente en una escena bastante poderosa, para luego unirse casualmente a un grupete que planea hacer un genocidio del 90% o más de la población mundial. Pero Magneto nunca fue una persona muy coherente, posiblemente haya sido la inspiración para el hit de Katy Pery “Hot n Cold”. Igual Fassbender es un comprometido, como siempre.

xmen-apocalypse-gallery-06

El resto del elenco no llama demasiado la atención, Jennifer Lawrence actúa como si fuera la prima que te obligaron llevar a la fiesta y tiene cara de que se quiere ir durante toda la noche. De los nuevos, el joven Scott y Nightcrawler, son poco memorables. Jean Grey, interpretada por Sophie Turner (mi amada Sansa en Game of Thrones), es la que tiene el mayor desarrollo de los novatos, lo cual tiene sentido porque termina siendo uno de los personajes más importantes de toda la saga. Le falta un poco de punch a la actuación, pero de hecho Famke Jansen (que la interpretó en las otras películas) solía presentarse medio bajo perfil también, así que lo voy a perdonar. Evan Peters como Quicksilver sigue siendo de lo más divertido, regalándonos otra escena espectacular (aunque gratuita) en donde parece parar el tiempo. Y finalmente queda Oscar Isaac como Apocalypse, quien está completamente irreconocible con todo el maquillaje y efectos que rodean a su personaje. Es un actor que adoro y que logra un buen balance entre la ridiculez villanesca de la vieja escuela de películas de comics y de impactar con un auténtico despliegue de su gigantesco poder.

En fin, es una película larga pero muy entretenida, tiene momentos visualmente impactantes (como las ya mencionadas escenas de destrucción de Auschwitz y el paro del tiempo) y otras que son un manojo de efectos especiales vacíos y fríos (como la batalla final, algo que sucede muy a menudo en este tipo de películas). Usualmente Singer logra ese balance entre humor y acción que parece eludir a tantos otros directores del género, pero al final de cuentas, el impacto de la historia se queda corto, el villano, aunque súper poderoso, tiene el plan y la motivación más genérica posible; se pierde un poco la interacción con el mundo humano que queda relegado a observar todo desde afuera. Es más fuerte en los momentos más íntimos, cuando opta por desarrollar sus personajes y seguir construyendo el mundo interno de la comunidad. Pero aparte de hacernos pasar un buen rato con nuestra amada comunidad de freaks, si esta película se eliminara de la saga, no nos perderíamos de mucho.

Veredicto: 5/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt3385516/

2 biopics = 2 actores nominados al Oscar

Steve Jobs (2015)

Film Review Steve Jobs

¿Era necesaria otra película de Steve Jobs? Corrección: ¿era necesaria una película de Steve Jobs? Podemos decir lo que queramos, pero era obvio que Hollywood no iba a perder la oportunidad de “inmortalizar” a una figura como Steve en el mundo del cine. La primera de Ashton Kutcher parece haber salido un poco a las apuradas (sí, estoy hablando un poco sin saber porque no la vi ni la pienso ver, banquen), pero esta última fue escrita por el célebre Aaron Sorkin (el hombre detrás de The West Wing y las recientes The Social Network Moneyball) y dirigida por Danny Boyle (el ecléctico director responsable por TrainspottingSlumdog Millionaire). Además, cuenta con un elenco con dos de mis actores favoritos trabajando en este momento: Michael Fassbender en el rol de Jobs y Kate Winslet como su encargada de marketing, asistente personal y mejor amiga Joanna Hoffman. En fin, vamos a lo que importa: ¿está buena? La verdad es que para ser una biopic hollywoodense está bastante bien. El guión de Sorkin no es el típico del género, sino que está dividido en tres actos: cada uno gira en torno al lanzamiento de un producto dirigido por Jobs: el primero, en 1984, es con la Macintosh; luego pasamos a 1988 cuando Jobs había dejado Apple y lanzó NeXT y finalmente a 1998 cuando Jobs volvió como CEO a Apple y lanzaron la iMac. Al principio esta estructura puede parecer rara, además se termina antes de la llegada del iPhone. Algunos más expertos en la vida de Steve Jobs se sentirán estafados o creerán que se dejó mucho afuera, pero creo que cinematográficamente la película funciona. En cada uno de estos momentos, el director se toma su tiempo explorando las relaciones de Jobs con sus colegas (Wozniak -el co-fundador de Apple-, por ejemplo, tiene una fuerte presencia durante toda la película) e incluso logra adentrarse un poco en su vida personal. Ocurre que para el comienzo de la película, Jobs aún no reconocía a su hija como tal, y, teniendo en cuenta lo limitante del recurso de los tres actos del guión, esta relación va tomando forma de manera muy orgánica alcanzando cierta profundidad que por momentos llega a conmover. Es una película de mucho diálogo y poca acción, el estudio de un personaje que es difícil de querer, uno de esos visionarios que están tan cerrados a lo que ven en su cabeza que no pueden evitar chocar contra todo el mundo; un hombre egocéntrico, grosero y frío. Es la historia de Jobs y su caos, pero mientras su caos interno aún permanece en el imaginario, el caos que creó en el mundo que lo rodea es ampliamente notorio. Será Jobs o será la fascinante interpretación de Fassbender, porque el tipo nunca deja de ser absolutamente magnético. Hay algo muy compuesto, muy tranquilo en su carácter físico que contrasta de una manera muy interesante con su pasión. En conclusión, es una película bien escrita, que cubre un gran período de años pero pasa volando, muy Sorkin (lo cual tiene sus pros -la agilidad de sus diálogos, el interesante approach detrás de escenas de la película- y sus contras -la exageración y el sobre-dramatismo-), dirigida correctamente por Boyle y encarada a la perfección por Fassbender.

Veredicto: 7/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt2080374/

 

Trumbo (2015)

trumbo

Lo primero que te encanta de Trumbo, aparte de ver al gran Bryan Cranston en un papel merecedor de su talento, es la cantidad de personalidades del antiguo Hollywood que aparecen pavoneándose por ahí (¡John Wayne!). Si te interesa el cine clásico, esta película es para vos; después de todo, se trata de uno de los guionistas más prolíficos e importantes de la época: Dalton Trumbo. Trumbo escribió los guiones de películas como Espartaco Papillon, pero el interés por este personaje va mucho más lejos que esto. Y esto es porque Trumbo fue uno de los Diez de Hollywood, un grupo de personas de la industria del cine que fueron incluidos en la lista negra de Hollywood en la oscurísima época del Macarthismo. En fin, la película es lo que uno espera de una típica biopic. Creo que hacen un buen estudio del personaje de Dalton y también logran una interesante visión de lo que era la época, aunque lamentablemente se mantienen bastante cerca de la superficie. Denuncian las atrocidades e injusticias cometidas por los fanáticos de derecha sin llegar a convertirse en una película pro-comunismo; es un balance responsable de los hechos y que no cede a las pasiones de sus protagonistas, pero que no aporta mucho más que el material anecdótico. A pesar de lidiar con temas bastante trágicos, la película no te obliga a recurrir a los antidepresivos. Al contrario, hay bastante humor -a veces admito que rechina un poco con el tono general de la película- y hasta tenés a Louis C.K. como uno de los amigos (ficcionalizados) de Trumbo. Cranston está brillante como el protagonista, se convierte completamente en el excéntrico escritor y domina tanto los momentos dramáticos como los cómicos, en particular me sorprendió su comic timing, le da una vida riquísima a las frases más ácidas del guión de McNamara. Del resto no hay mucho que destacar, la película pierde un poco de empuje en la segunda mitad y no sorprende demasiado en ningún aspecto, salvando la excelente actuación de Cranston. Así que, en conclusión, en este caso debemos decir que la Academia hizo bien en reconocer al actor y nada más.

Veredicto: 5/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt3203606/