X-Men: Apocalypse (2016)

De todas las películas, series e historias de superhéroes, la que más ha logrado capturar mi imaginación siempre fue la saga de este grupo ecléctico de mutantes. Quizás es porque la interpretación alegórica está tan a nuestro alcance y en lugar de sentirte identificado con las batallas de una persona, acá la conexión es a nivel comunitario, un grupo que es diferente a lo que se considera la norma y que se juntan para no sentirse tan solos, para que lo diferente no sea lo que distancia sino lo que acerca.

Bueno, pero basta de introducciones cursis, al final de cuentas este es un blockbuster de pies a cabeza, tratémoslo como tal. Vuelve a la dirección Bryan Singer, quien había comandado las dos primeras (viejas) muy buenas películas de la saga y que también dirigió la anterior a esta, X-Men: Days of Future Past. En esta película solo contamos con las versiones jóvenes de los personajes, que ya están bastante más crecidos que sus versiones de X-Men: First Class, pero el foco es principalmente en la nueva generación, un grupo más adolescente. El filme comienza con un revisionismo histórico bastante tonto pero perdonable, ¡las pirámides de Egipto eran mucho más de lo que imaginábamos, chicos! Al parecer eran el lugar donde el mutante original, En Sabah Nur (Apocalypse) transfería su conciencia a otro cuerpo más joven y absorbía poderes de otros mutantes, incrementando su poder cada vez más. Pero una traición a último momento lo vio encerrado por milenios bajo escombros, hasta que es liberado en los 80 por un grupo de humanos bien bobitos, todo atestiguado por nuestra agente de la CIA favorita, Moira Mactaggert (Rose Byrne), que andaba por la vuelta. En el interín, los humanos están con toda la paranoia nuclear de la Guerra Fría. Buenos tiempos para vivir.

xmen0002

Apocalypse rápidamente se rodea de un grupo de secuaces, incluidos Storm con un mohawk bastante copado y Magneto, y otros personajes enteramente olvidables. ¡Así que este es el mal que aqueja a nuestro bizarro grupo de héroes esta vez! Algo así como el mal original, uno de los temas favoritos del género, un villano que trasciende el tiempo y cuyos poderes son tan ridículamente potentes que en papel parecería imposible derrotarlo, aunque todos sabemos que eventualmente nuestros protagonistas harán justamente eso. Cuando se prescinde tanto del suspenso, cuando el desenlace es obvio a partir de los trailers, los creadores de este tipo de películas tienen que encontrar otro encanto a la historia: estético, de impacto audiovisual, de humor, pero, por sobre todas las cosas, a nivel de guión algo nos tiene que importar, un cómo afecta al grupo enfrentarse contra este enemigo.

El filme de Singer tiene varios aciertos en algunos de estos aspectos, pero otros quedan más flojitos. No parece haber mucho crecimiento de parte de los protagonistas. Xavier es el mismo idealista de siempre, pero esta vez lo encontré un poco más carismático que de costumbre, quizás por el contraste con los demás o porque James McAvoy le puso bastante onda (y probablemente porque con su personaje se centraron bastante en su enamoramiento con la capísima Rose Byrne, a quien amo.) Magneto… sigue siendo Magneto. Es un poco irónico que como acto de persuasión final, el villano lo lleve al campo de concentración de Auschwitz, el que destruye completamente en una escena bastante poderosa, para luego unirse casualmente a un grupete que planea hacer un genocidio del 90% o más de la población mundial. Pero Magneto nunca fue una persona muy coherente, posiblemente haya sido la inspiración para el hit de Katy Pery “Hot n Cold”. Igual Fassbender es un comprometido, como siempre.

xmen-apocalypse-gallery-06

El resto del elenco no llama demasiado la atención, Jennifer Lawrence actúa como si fuera la prima que te obligaron llevar a la fiesta y tiene cara de que se quiere ir durante toda la noche. De los nuevos, el joven Scott y Nightcrawler, son poco memorables. Jean Grey, interpretada por Sophie Turner (mi amada Sansa en Game of Thrones), es la que tiene el mayor desarrollo de los novatos, lo cual tiene sentido porque termina siendo uno de los personajes más importantes de toda la saga. Le falta un poco de punch a la actuación, pero de hecho Famke Jansen (que la interpretó en las otras películas) solía presentarse medio bajo perfil también, así que lo voy a perdonar. Evan Peters como Quicksilver sigue siendo de lo más divertido, regalándonos otra escena espectacular (aunque gratuita) en donde parece parar el tiempo. Y finalmente queda Oscar Isaac como Apocalypse, quien está completamente irreconocible con todo el maquillaje y efectos que rodean a su personaje. Es un actor que adoro y que logra un buen balance entre la ridiculez villanesca de la vieja escuela de películas de comics y de impactar con un auténtico despliegue de su gigantesco poder.

En fin, es una película larga pero muy entretenida, tiene momentos visualmente impactantes (como las ya mencionadas escenas de destrucción de Auschwitz y el paro del tiempo) y otras que son un manojo de efectos especiales vacíos y fríos (como la batalla final, algo que sucede muy a menudo en este tipo de películas). Usualmente Singer logra ese balance entre humor y acción que parece eludir a tantos otros directores del género, pero al final de cuentas, el impacto de la historia se queda corto, el villano, aunque súper poderoso, tiene el plan y la motivación más genérica posible; se pierde un poco la interacción con el mundo humano que queda relegado a observar todo desde afuera. Es más fuerte en los momentos más íntimos, cuando opta por desarrollar sus personajes y seguir construyendo el mundo interno de la comunidad. Pero aparte de hacernos pasar un buen rato con nuestra amada comunidad de freaks, si esta película se eliminara de la saga, no nos perderíamos de mucho.

Veredicto: 5/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt3385516/

Anuncios

Jessica Jones – Temporada 1 (2015)

La primera vez que escuché hablar de Jessica Jones fue en conexión con la otra reciente serie de superhéroes, Daredevil. No es solo que ambas estén ambientadas en la misma ciudad (New York, como tantas otras producciones de este estilo) sino que además son contemporáneas,  y como ha sido la tendencia recientemente, Marvel hará que interactúen la una con la otra. Para entonces yo ya había visto la temporada 1 de Daredevil, y si bien me pareció decente, hubo varias cosas que no me terminaron de convencer: la química entre los protagonistas la encontré chata, la calidad de la producción inconsistente, pero por sobre todas las cosas, jamás logró conectar conmigo a un nivel emocional. Esto último es lo que yo -por cierto, esta “yo” no es ni una aficionada ni mucho menos una experta del rubro-  disfruto de las historias de superhéroes, un fuerte vínculo emocional con el héroe y sus circunstancias. Al menos en dos de estas tres cosas encontré a Jessica Jones ampliamente superior.

jessi_s1_013_h.0.0

Jessica Jones es una exsuperhéroe que ahora trabaja de detective privado. Su súper poder es la súper fuerza y su escudo es su sarcasmo. Es malhumorada, alcohólica, desprolija, antisocial y cuando la conocemos, víctima de un cruel síndrome de estrés post traumático. ¿Cuál fue la situación traumática que se lo provocó? Bueno, aquí entraría el súper villano de nuestra historia: Kilgrave. Por supuesto que no voy a entrar en detalles sobre ningún aspecto que lleve a territorio de spoiler, pero me gustaría destacar que la forma en que se presenta al villano en la serie es magistral. No lo vemos sino luego de varios episodios, pero su presencia se siente en cada fotograma, no solo a través de los episodios de flashbacks y paranoia de Jessica, sino que su poder es tal que se extiende más allá de su mera presencia física. Y es que Kilgrave tiene el poder de manipular tu voluntad, logrando que acates cualquier orden que te dé sin siquiera dudarlo: ya sea “dame tu celular” o “desaparecé de la faz de la tierra” (sí, literalmente, porque las metáforas se pierden al momento de acatar sus órdenes). La serie comienza luego de que Jessica pudiera liberarse de las garras de Kilgrave, tras unos meses de estar bajo su control y su completa voluntad, perdiendo por completo su libre albedrío. Pero Kilgrave reaparece en su vida y Jessica deberá decidir si quiere seguir corriendo o enfrentarlo de una vez por todas.

tumblr_inline_ny6j9k8sb71ss1lam_500

Jessica-Jones-jessica-jones-39088834-500-260

Ya había mencionado que Jessica (interpretada por Krysen Ritter muy adecuadamente) es bastante antisocial, pero esto no quita que tenga en la vuelta un grupo de personajes secundarios muy sólido. La principal es su hermana de alma Trish (una extremadamente popular ex actriz infantil que ahora tiene un exitoso programa de radio), una mujer independiente, fuerte, inteligente, sensible y que tiene un amor muy sincero y activo por Jessica. Este es uno de los ejemplos más claros del éxito de Jessica Jones en pasar el test de Bedchel (que mencionamos cuando hablamos de Mr. Robot). Pero además de Trish, está Luke Cage (otra persona “especial”, como le dicen ellos) que tendrá su propia serie en el 2016. La relación de Jessica con Luke es compleja y se va desarrollando de una manera muy interesante. Por otro lado están Malcolm, el vecino dulce pero drogadicto de Jessica, Jeri Hogarth, la abogada de primer nivel a la que Jessica le hace algún trabajito sucio (Carrie-Ann Moss curtiendo el look Claire de House of Cards pero más oscuro) y Will Simpson (un policía víctima de los poderes de Kilgrave), todos los cuales tienen historias secundarias que están generalmente -pero admito que no siempre- bien desarrolladas.

Jeryn_Hogarth_Trish_Walker_y_Jessica_Jones

Por ahora me referí más que nada a nivel de trama, pero Jessica también tiene mucho estilo. Siguiendo la tendencia moderna de hacer estas historias lo más realistas y crudas posibles, los poderes son una herramienta secundaria a las historias reales que se desarrollan frente a nuestros ojos. En esto es similar a Daredevil, pero la creadora Melissa Rosenberg (que me SHOCKEÓ descubrir que es la mujer que escribió los guiones de Twilight) decidió ir por algo más film-noiresco, y al menos yo apruebo muchísimo esta decisión. Esto se refleja en la fotografía y en la banda sonora, que va y viene de un jazz muy sutil, pero también en el humor sarcástico y pesimismo general de Jessica, elementos claves de toda buena anti-heroína film noir. No hay tanta acción como en Daredevil, aquí se trata más de meterse entre callejones, manipular, planear y tirar los planes a la mierda, pero siempre la batalla es más a nivel psicológico que físico, a pesar de que el súper poder de Jessica sea justamente la fuerza. Esto puede no gustar a muchos, pero puede ser lo que atrape a otros varios, incluida yo. A mí dame la batalla de las voluntades, la eterna discusión de culpabilidad y responsabilidad cuando estás bajo el control de Kilgrave, los inagotables dilemas morales de sopesar y medir el peor o mejor de los males. Al tomar esto como campo de batalla, los escritores pudieron lidiar con temas fascinantes y de alto interés feminista como lo son el consentimiento, el abuso (tanto físico como psicológico) y el aborto. De esta manera Jessica Jones logra un rico contenido social que otras series de superhéroes jamás tocan, por estar, quizás, más preocupadas con problemas de “mayor” amplitud.

vlcsnap-2015-12-08-21h29m28s033

Es que otra diferencia que tiene con Daredevil es el alcance, comparemos a Kingpin (el súper villano de DD) con sus planes que involucran a toda un área de la ciudad, con Kilgrave, quien no parece tener un gran plan, sino que vive para torturar a Jessica, causando múltiples estragos a nivel más personal en su camino. Algo refrescante de Jessica Jones es que su pesimismo, trauma y pasado de abuso no sirven únicamente para decorar el personaje y apuntar a un humor más negro, tampoco para darle una faceta extra y forzar profundidad a través de clichés de personalidad; en el caso de Jessica, estos elementos son absolutamente parte de quien es, visibles en todo momento, y, lo que parece triste pero real a la vez, elementos que la afectaron de forma permanente. No es como si ella los batallara para luego convertirse en la superheroína que todos quieren ver, son elementos que Jessica ya aceptó y que convivirán con ella por siempre.

En resumen, hay un MONTÓN que amar de esta serie. Es una de las historias más personales y emocionantes con las que me he topado en el mundo de Marvel y eligieron ir con Netflix porque es perfecta para mirarla toda de una, está muy bien serializada y cada capítulo te deja sediento por más. No solo esto sino que hay un gran nivel de impredictibilidad y a cada rato te deja diciendo “ta, las cosas no pueden seguir empeorando” pero te desafía hasta el final. Tiene personajes muy fuertes y bien desarrollados y uno de los villanos más atemorizantes de todos los tiempos, interpretado por David Tennant (un ex Doctor Who) tan brillantemente que si lo veo por la calle le pego una piña: un ser misógino, arrogante, con gustos pseudo-refinados y con la madurez de un niño, pero bueno, qué se puede esperar de un hombre al que jamás se le negó nada, literalmente. Por ahora no sé qué futuro le depara a Jessica Jones, pero si nos quedáramos únicamente con esta temporada, igual sería una de las series más satisfactorias que vi en los últimos tiempos.

Veredicto: 8/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt2357547/