Poniéndonos al día con el cine del 2016

Antes de que empiecen los estrenos de las películas que seguramente estemos viendo en la época de premios o bien en las listas de nuestras favoritas del año, nos tenemos que ir poniendo al día con lo que ya ha sido estrenado. Acá les dejamos 7 películas: de producciones independientes súper íntimas a despilfarros de Hollywood, comandadas por jóvenes talentos o viejos que deberían jubilarse, pasando por drama, comedia, comedia romántica, thrillers, terror y acción. Las dejo ordenadas en orden de preferencia, empezando por mi favorita y terminando con mi más odiada. ¡Que lo disfruten!

Krisha (2015)

Film Krisha

La mejor forma de describir esta película es imaginarse a Gena Rowlands en A Woman Under the Influence dando un paseito por el mundo Lynchiano de Inland EmpireEl debut del escritor/director Trey Edward Shults gira en torno al personaje titular, una mujer bastante desequilibrada que visita a su familia por Thanksgiving luego de una década de haber estado ausente. Lo que sigue es un drama familiar bastante intenso pero más que eso, es un viaje por la psiquis de la protagonista, un viaje que es bastante doloroso de ver ya que Krisha se ve forzada a batallar muchos de sus demonios. El director crea una atmósfera inquieta desde el comienzo y nos adentra al mundo interno de este personaje recurriendo a excelentes técnicas de cámara, edición pero más que nada de sonido, creando una película sumamente intensa e incómoda de ver. Pero una película tan centrada en un personaje no podría funcionar si el actor no pone lo suyo y Krisha Fairchild (sí, se llama Krisha en la vida real y además es la tía del director, lo que les da una idea de lo personal del proyecto) da una actuación que no tiene nada que envidiarle a la icónica de Rowlands. El estilo tan íntimo del director hace que vivamos las experiencias de Krisha junto a ella y no solo las miremos desde de una distancia segura, lo que hace de Krisha una experiencia singular pero agotadora emocionalmente, una experiencia que no sé si me animo a revivir por lo intensa, pero que definitivamente vale la pena experimentar al menos una vez.

Veredicto: 8/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt4266638/

 
The Fits (2015)

the-fits-0-0

Si bien la protagonista de The Fits no tiene absolutamente nada que ver con la de Krisha, las películas tienen bastante en común. Para empezar, en The Fits también nos centramos en un personaje de manera casi invasiva y además la construcción de una atmósfera perturbadora también está muy bien lograda, recurriendo a una excelente banda de sonido y un muy buen trabajo de cámara. Pero en The Fits, la protagonista es una niña de unos 11 años de cuya vida vamos a conocer muy poco -interpretada con mucha seriedad por la novata Royalty Hightower-: la vemos casi exclusivamente en sus momentos de entrenamiento, primero acompañando a su hermano mayor en boxeo pero luego, hipnotizada por un grupo de baile que entrena en el mismo gimnasio, la veremos practicando su rutina de baile. No conocemos mucho más de la pequeña Toni, una niña solitaria que parece no encajar en ninguna parte. Sin embargo, algo extraño comienza a pasar en el gimnasio: las chicas comienzan a tener una especie de ataque epiléptico de a una a la vez y por supuesto cunde el pánico porque no se entiende cuál es la fuente del problema. Estas convulsiones son, más que cualquier otra cosa, un símbolo, y analizando las reacciones que tienen las chicas al tenerlo uno puede ir dilucidando más o menos qué podrían representar. La película de Anna Rose Holmer es bien cortita (apenas 72 minutos) pero es una gran demostración de su talento: la combinación de imágenes con sonido es exquisita y cada toma está muy bien pensada; a nivel temático maneja ideas interesantes que por momentos parecen ser más buenas en potencia que enteramente realizadas, pero como Krisha, es una experiencia fílmica bastante singular y una de esas películas de las que probablemente nunca te vas a olvidar.

Veredicto: 7/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt4238858/

Florence Foster Jenkins (2016)

ar-am858_badsin_gr_20160427151516

Comienzo diciendo que a esta película no le daba ni dos pesos. Primero que nada, no soy fan de Meryl Streep (blasfemia, ya lo sé) y esta parecía otro vehículo mediocre para que la actriz reciba otra nominación al Oscar. No es que sea MUCHO más que eso tampoco, pero tiene más mérito de lo que imaginaba. La historia es basada en hechos reales, sobre la heredera neoyorquina del nombre titular que soñaba con ser una cantante de ópera pero que en realidad cantaba como el orto. El problema es que Florence no sabe que canta horrible, protegida por su marido (Hugh Grant haciendo de Hugh Grant canoso) y por un grupo de “amigos” que se benefician mucho de ser buenos con ella como para revelarle la cruda realidad. Lo que más me sorprendió fue la manera en que el director Stephen Frears logra mantener la comedia sin recurrir a la burla: hay un cariño sincero hacia el personaje protagónico, no solo de parte de los realizadores sino también de muchos de los personajes que le siguen la fantasía, entonces, de manera muy inesperada, la película te va ablandando un poco el corazón y si te desprendés del cinismo (y probablemente también de tu código moral), resulta una experiencia bastante disfrutable. Me parece que, así como muchos de los seguidores de Jenkins eran sexagenarios para arriba, cuanto más años tenés, más disfrutarás de esta película, pero incluso para los jóvenes, es difícil desestimar la excelente producción a nivel de decoración y vestuario y las buenas actuaciones de todo el elenco.

Veredicto: 7/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt4136084/

Nerve (2016)

nerveb

Sinceramente, jamás hubiera visto esta película si no fuera porque estuve medio que obligada, quizás es por esto que terminé disfrutándola más de la cuenta. Corrección: disfrutar no es la palabra, porque creo que pocas veces me sentí tan incómoda viendo una película. Nerve (que me gustaría traducir como “huevos”) se trata de un juego de desafíos online, en el cual los participantes tienen que hacer cosas cada vez más arriesgadas a cambio de sumas cada vez más elevadas de dinero, mientras son observados por los “watchers”, gente anónima que inventa los desafíos, pone la plata y son generalmente creepy. Nuestra protagonista (Emma Roberts) es la adolescente cliché que nunca rompe las reglas ni toma riesgos y que participa para probar un punto y porque se topa con el chico malo (Dave Franco) que la anima a ponerle onda a la vida, creando celos en su mejor amiga, la chica alocada y la desaprobación de su amigote nerd friend-zoneado. Sí, los personajes son clichés, pero a pesar de esto la película logra un ritmo excelente que solo crece y crece a medida que los desafíos se ponen más arriesgados y pone a prueba las relaciones entre los personajes, y que debajo de todo los excesos de estilo dice muchas verdades perturbadoras sobre la sociedad del siglo XXI. Al principio dije que esta película me hizo sentir muy incómoda: incómoda porque la tensión por momentos es abrumadora e incómoda también, porque a pesar de lo exagerado que resulta todo, no parece nada difícil de creer. En definitiva, una de las películas más millennial jamás creadas, que, a diferencia de Florence Foster Jenkins, deberá ser vista con ojos jóvenes (en especial para no ser abrumado por sus estilismos) y que si le perdonás las cursiladas y terrajadas, tiene más para ofrecer de lo que parece. Ah, y por alguna razón tiene a dos actrices de Orange Is the New Black en papeles secundarios.

Veredicto: 7/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt3531824/ 

Deepwater Horizon (2016)

web1_m-deepwater-movie-edh-160930

Esta es una película de desastre, y como tal, debe ser vista en el cine. No porque sea una buena película, sino porque su fuerte está en el espectáculo del desastre y un espectáculo de esa magnitud se disfruta muchísimo más en pantalla grande y con sonido envolvente. El desastre en cuestión es la explosión de la plataforma petrolera Deepwater Horizon que ocurrió en el 2010 y fue el derramamiento de petróleo más grande en la historia de los Estados Unidos. La película se podría dividir en tres actos: el primero, bien cortito, es una introducción al personaje protagónico Mike Williams (Mark Wahlberg) en su vida familiar idílica con Kate Hudson y su hija que lo idolatra; acto segundo vemos el funcionamiento de la plataforma y conocemos al jefe Mr. Jimmy (Kurt Russell), a Andrea Fleytas que es relevante por algún motivo (Gina Rodriguez) y a los cerdos capitalistas que cagan todo por su codicia (John Malkovich actuando como si fuera un villano de Marvel). En el segundo acto preparate para no entender nada porque hay un montón de conversaciones técnicas sobre la plataforma que se escapan al conocimiento de la audiencia promedio pero que en definitiva resulta en que los cerdos capitalistas presionan a los héroes a apurarse porque están perdiendo plata y finalmente explota todo. Así llega el tercer acto que es el lidiar con esa explosión y finalmente evacuar la plataforma. Allí es donde se da el verdadero espectáculo y está muy bien hecho. El resto es súper mediocre pero tolerable y a pesar de que el director Peter Berg prioriza la acción antes que el drama humano, no nos deja sin esas escenas cliché de heroísmo que a pesar de como lo estoy haciendo sonar acá, creo que demuestran un sentimiento sincero que termina en un homenaje a las víctimas en los créditos finales. En conclusión, si estás para ver explosiones, andá a mirarla al cine, si no te la podés saltear nomás.

Veredicto: 6/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt1860357/

The Neon Demon (2016)

1-jundetevi8l-iwhg0nnpra

Me parece que a Nicolas Winding Refn se le está yendo un poquito la moto. Algunos lo ven como el “autor” de la época, lo cual está muy bien, pero yo no compro ni a palos. The Neon Demon se trata de una adolescente aspirante a modelo, Jesse (Elle Fanning), que se muda a Los Ángeles a hacer carrera pero que se topa con un grupito de psicópatas del ambiente que la envidian y quieren robarle esa cualidad especial que parece tener. Si hay que meterla en un género supongo que le quedaría bien “terror”, y aquí voy a mi opinión: creo que si la vemos como una película de terror clase B está bien, pero cualquier intento de elevarla a algo más, de pretender que tiene algo para decir sobre la industria o sobre los valores de nuestra sociedad, me hace romper los ojos de tanto darlos vuelta. Es básicamente un comercial de perfume versión Halloween de dos horas, incluso lleva la MARCA del director al principio: NWR. Visualmente es interesante y la música de sintetizadores funciona muy bien con la estética de Refn, pero es extremadamente superficial: básicamente un conjunto de imágenes fotogénicas y explotadoras cuyo único objetivo parecer ser provocar, pero que tienen un estilo tan frío que ni siquiera logran eso. Los diálogos son paupérrimos y están interpretados con un estilo de actuación completamente rígido, que seguramente sea intencional pero que hace que la película sea más risible que otra cosa, y por esto digo que verla como una película de clase B podría elevarla de lo que es si te la tomás muy en serio. En fin, claramente no es para mí, pero gente que respeto la aprecia y quizás algunos de ustedes también. Ah, también está Keanu Reeves en un papel completamente innecesario porque, ¿por qué no?

Veredicto: 3/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt1974419/ 

Café Society (2016)

wasp2015_day_05-0185.CR2

Basta, Woody Allen, cierren ese antro porque no está resultando. Hace tiempo que no me gusta una película de Allen pero juro que la miré con la mente abierta y de hecho tuve un momento de esperanza cuando vi lo linda que es la fotografía, pero no, esta película sobre un triángulo amoroso entre un joven de Nueva York (Jesse Eisenberg), su tío, un exitoso agente de Los Ángeles (Steve Carrell) y la secretaria de este (Kristen Stewart) es un bodrio sin rumbo, sin ingenio y sin encanto. El tema del triángulo amoroso es tan poco interesante y cliché y una ofensa todavía mayor cuando la que está en el medio, el personaje de Stewart, es tan superficial que es difícil ver qué tiene de interesante. El protagonista encarnado por Eisenberg tampoco tiene nada que nos haga quererlo y no parece madurar en absoluto; a Carrell no le va tan mal pero no aparece tanto, así que da igual. La narración de Woody Allen es de lo más irritante que he escuchado en mi vida y no sirve absolutamente ningún propósito más que intentar llenar los vacíos de la acción, y resulta perezoso, superficial y muy poco cinemático. Los diálogos, que suelen ser uno de los fuertes de Allen, no tienen ningún tipo de gracia ni ingenio. Lo más interesante de la película es el contexto en el cual se desarrolla, pero es un aspecto tan de fondo con respecto al triángulo amoroso que la película bien podría haber ocurrido en cualquier época. Queja final: la escena con la capísima Anna Camp fue un insulto a su talento.

Veredicto: 3/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt4513674/

 

Anuncios

Un western, una comedia y un policial distintos

Bone Tomahawk (2015)

bone-tomahawk-xlarge

Olvídense de The Hateful Eight, les presento a Bone Tomahawk. ¿Por qué la comparo con la película de Tarantino? Bueno, además de que ambas salieron el año pasado y son westerns, tienen varias cosas en común, pero todo lo que en Hateful se siente desgastado y completamente exprimido de toda su gracia, en Tomahawk tiene una frescura especial. La película gira en torno a un pequeño pueblito situado en algún lugar del viejo oeste y los personajes que lo habitan. Sucede que al comienzo algunos de estos personajes son raptados por caníbales (sí, leyeron bien) y su rescate queda en las manos del sheriff y otros tres hombres. El sheriff es el sheriff por excelencia de todo buen western, interpretado a la perfección por Kurt Russell (ahí tienen otro punto en común con Hateful), lo acompaña su ayudante Chicory, un viejo venido a menos que parece más bien una carga que una ayuda pero que sorprende una y otra vez (interpretado por Richard Jenkins en lo que es probablemente la mejor actuación de la película), el marido de una de las secuestradas, el noble y correctísimo Arthur (interpretado por el inmejorable Patrick Wilson) y finalmente está Brooder, un pistolero, el hombre que tiene más experiencia matando indios de todo el grupo (Matthew Fox, a quien no veía en un papel tan bueno desde Lost). La película dura un poco más de dos horas y se toma su tiempo, avanza a un paso constante que va creciendo en momentum pero no solo se dedica a continuar la trama sino que desarrolla cada uno de los personajes a través de diálogos y pequeñas viñetas de la travesía a las cuevas de los caníbales, aprovechando también para deleitarnos con unas tomas hermosas de los paisajes que transitan. El guión pasó a ser uno de mis favoritos del año pasado, además de ser excelente en su ejecución de una historia relativamente simple y con muchos elementos del género de western clásico (véase The Searchers con John Wayne, por ejemplo), impresiona en la forma en que entiende a cada uno de sus personajes y nos va revelando quiénes son de a poco, casi como los 4 hombres se van conociendo mejor durante el viaje. ¡Y los diálogos! ¿Qué decirles de los diálogos? Esto es otro punto de comparación con Tarantino, que ha adquirido una reputación por sus diálogos; no voy a decir que es igual, para nada, no vayan esperando lo mismo, pero el escritor y director S. Craig Zahler tiene su propio estilo y es maravilloso (si pueden hacerlo, recomiendo enormemente verla con los subtítulos en inglés, porque hay frases realmente hermosas). ¡Pero esperen! Bone Tomahawk tampoco es simplemente un western, es un híbrido de western/terror, y hacia el final, la parte del terror se hace un poco demasiado real. Cuidado a los que son muy sensibles porque hay escenas verdaderamente espantosas a nivel de gore, ¡están avisados! La verdad es que podría hablar rato largo de esta increíble sorpresa del 2015, pero mejor si se sorprenden un poco ustedes también. Grandes actuaciones, bellísima producción y fotografía, suspenso, humor y terror combinados con una destreza increíble en una película que destila realismo y originalidad, por la autenticidad de sus personajes, por sus inolvidables diálogos y por la excelente ejecución de su trama.

Veredicto: 8/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt2494362/


The Overnight (2015)

screen-shot-2015-04-13-at-3.54.00-pm

Cambiando completamente de género, nos pasamos a la comedia. Pero esta no es una comedia común y corriente, a medida que va avanzando la película se va permeando de una sensación cada vez más misteriosa hasta que finalmente culmina en un clímax inesperado que quizás no guste a todos pero a mí me pareció una bienvenida sorpresa. Digo bienvenida porque la película juega un poco con nuestras expectativas y prejuicios y nos pide, por otro lado, que abramos un poco la cabeza. Así deberían disponerse a ver esta comedia: afuera los prejuicios, las mentes cerradas o pacatas. ¿Pero de qué se trata? La premisa gira en torno a una pareja de treintañeros con un hijo recién mudados a una ciudad nueva. Están un poco preocupados de no conocer a nadie y se preguntan si lograrán hacerse amigos. Esta pareja es interpretada por Taylor Schilling y Adam Scott con extremada naturalidad y frescura. En una ida al parque el hijo congenia con otro niño y el padre de este otro niño se presenta a la pareja amigablemente. El padre es Jason Schwartzman y pega onda tan rápido con la parejita que los invita a una cena en su casa esa misma noche. Y es durante esa noche que transcurre toda la película. No entraré en más detalles que esto sobre la trama porque cuanto menos sepan más interesante se hace. Solo les paso un pequeño consejo: bajo ninguna circunstancia la miren con sus padres. El guión del escritor/director Patrick Brice está muy bien logrado, es gracioso, humano y por momentos incomoda; es una película bizarra y sincera, que provoca reflexión en varios sentidos pero es a la vez muy ligera y ni siquiera alcanza la hora y media de duración. Como dicen, short but sweet.

Veredicto: 7/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt3844362/

Filth (2013)

filth

La tercera y última película de la que hablaré en esta oportunidad es también la que menos me gustó; sin embargo, reconozco en ella más de una cosita interesante y capaz que algún otro la disfrute bastante más que yo. Filth (que podría traducirse como “inmundicia”) es basada en la novela homónima de Irvine Welsh, el mismo loquito que escribió Trainspotting, y afortunadamente para sus fans, tiene varias cosas en común con esta película. La película del escritor/director Jon S. Baird sigue a un policía desagradable de Edimburgo, drogadicto, corrupto y border, interpretado por un excelente James McAvoy. Se va a venir un ascenso en donde trabaja y al parecer la decisión del jefe estará fuertemente basada en la resolución de un homicidio horrible. Así es que Bruce, nuestro protagonista, hará todo lo posible por obtenerla, manipulando a sus compañeros sin ningún tipo de vergüenza o escrúpulos en un intento desesperado por ganarse el ascenso pero que rápidamente se le empieza a ir de las manos, junto con su sanidad mental. Esta es una película que no te da un solo respiro, es súper intensa, demencial, excesiva, violenta y moralmente desastrosa. McAvoy se sumerge por completo en su papel y es fascinante de ver, pero el director no quiere que veamos las cosas desde afuera, con nuestra propia claridad mental, ¡eso sería demasiado fácil! Nos inserta en el mundo de Bruce de lleno y es así como la película se hace por momentos confusa y por otros momentos un poco demasiado, en particular a medida que el pasado de Bruce se va intercalando más y más con su realidad, brindándonos la posibilidad de entender un poco más al personaje, pero quebrando la narrativa un tanto torpemente. Entre los actores de reparto están Jamie Bell (qué lejos que está de Billy Elliot), Eddie Marsan e Imogen Poots. En fin, ver esta película es una experiencia bastante excitante, a mí me hubiera gustado que bajara un poquito más a menudo y tocara un poco más en la humanidad de nuestro protagonista, pero a pesar de esto no deja de ser muy interesante. Otra vez, abstenerse si son muy sensibles a contenidos fuertes.

Veredicto: 5/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt1450321/

The Hateful Eight (2015)

Martes. Al otro día se trabaja. Función a las 22:00. Una película de tres horas. Estaba todo contra nosotras, pero hicimos todo para poder disfrutarla igual: un catering cuidadosamente seleccionado de golosinas, una ida al baño minutos antes de comenzar, ropa cómoda y un dispositivo que te daba shocks eléctricos cada vez que te ponías a cabecear. Bueno, capaz que esto último no, pero fuimos bien preparadas. Por desgracia, la película no puso su parte, y la experiencia dejó mucho que desear. A continuación les presentamos nuestras impresiones.

La opinión de Camila
 samuel-jackson-kurt-hateful-tarantino

 

Durante los 167 minutos de la película (187 para quienes pudieron ver –no sin problemas– su pretenciosa versión de 70mm) podemos ver los típicos diálogos tarantinescos apoyados en el humor, en la velocidad del intercambio entre los personajes y en el uso de insultos racistas. Tampoco falta la violencia, aunque en esta entrega Tarantino da un paso más radical y presenta las tomas más crudas de su filmografía.

Pero no hay mucho más que eso: diálogo y violencia ocasional. Y si bien el guión fue siempre su fuerte, en el de The Hateful Eight se saltea el desarrollo de personajes, a quienes reduce a comportamientos instintivos y estereotipos de sus películas anteriores. Tampoco ayuda que tengamos a los actores de siempre, por lo que no es raro si a lo largo de la película sentís que ya viste esas interpretaciones. Retomando el problema del guión, parecería que su fin es el storytelling en sí, pero en esta ocasión el director se basa meramente en aspectos autorreferenciales, una especie de tributo a Tarantino hecho por Tarantino.

A pesar de todo lo anterior, vale la pena estar tres horas frente a la pantalla para apreciar el trabajo de sus colaboradores. Por ejemplo, podemos ver el tratamiento del paisaje nevado a cargo del célebre cinematógrafo Robert Richardson, que resalta lo poético incluso en las escenas más violentas, y hace que sintamos en nuestro cuerpo el frío invernal del Wyoming rural (bueno, quizás era la temperatura de la sala lo que me congeló). También se destaca la vibrante música del galardonado Ennio Morricone, que logra el momentum necesario para captar nuestra atención, pero no lo suficiente para mantenernos despiertos a lo largo de la película.

Veredicto: 5/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt3460252/

 

La opinión de Scarlett

THE HATEFUL EIGHT

Con el recuerdo fresco de su aceptación del Golden Globe a mejor banda sonora a nombre de Ennio Morricone (en el que derrocha egocentrismo al centrar su discurso en el hecho de que fue con su película que Morricone ganaba finalmente), nos sentamos a ver el OCTAVO filme de Tarantino, un hecho que no quiere que pasemos por alto. Guiño a Fellini y guiño al título que también incluye el número 8. Esta es la primera de las millones de referencias que hace a otras películas, algo a lo que estamos acostumbrados y podemos apreciar, pero que aquí oficia como un recurso que detrás no tiene nada de sustancia, porque un homenaje pierde todo sentido si no es bueno en sí mismo. El diálogo, casi el 80% del “groso” de la película, es del estilo reconocible del director, pero sin gracia; es la voz de Tarantino que encuentra expresión en los distintos personajes que voz propia no tienen. Son poco interesantes, poco desarrollados y generan cero interés. Los actores -la mayoría son los sospechosos de siempre-, ya saben cómo interpretar sus papeles, buscan lograr ese camp característico de los spaghetti westerns, pero no pueden ahondar demasiado porque el guión no se los permite. No me convenció la imitación de Waltz de Tim Roth ni la actuación de Goggins. Samuel L. Jackson hace lo mismo de siempre y Jason Leigh está bastante fascinante en su desagradable y osada entrega a lo trash de su personaje. Es una película que debería destacarse por su atmósfera, ya que casi todo transcurre en una cabaña entre las montañas con los personajes inhabilitados de salir y obligados a convivir a causa de una terrible tormenta, pero no. El suspenso tendría que venir de que el caza-recompensas John Ruth (Kurt Russell) está esposado a la criminal Daisy Domergue y está preocupado de que alguien quiera hacerse con su botín; también de las tensiones raciales en una época todavía fresca de la herida que les dejó la Guerra Civil, pero ¿qué suspenso puede haber cuando sabemos cómo terminan todas las películas de Tarantino? Una explosión de violencia. Fascinante.

La música de Morricone (un reciclado de piezas descartadas de otras películas) es excelente, y la fotografía es preciosa, sí, pero son el glasé de un huevo de pascua de un chocolate sumamente insulso. (La metáfora es mala porque estoy quemada, shh.) Ah, y además hay una narración bizarra de Tarantino que aparece unas dos horas después de empezada la película y no tiene ningún sentido.

En fin, los apologistas de Tarantino siempre encontrarán cosas que festejarle, pero al final de cuentas se trata de un pleno acto de masturbación. Un mimo al ego por donde se lo vea y que se descansa en el hecho de que el espectador le va a bancar todo: pero no, yo no te banco todo, no te banco los diálogos interminables que ni entretienen ni desarrollan la trama ni construyen a los personajes, no te banco la falsa construcción a un clímax más que recontra esperado, no te banco que te subas al carro de las tensiones raciales sin aportar nada. No. Tarantino es un tipo talentoso y nos merecemos más que un ego trip.