Tres películas destacadas del 2016

Indignation (2016)

6ea2c604-07fb-4d5e-aced-ec8ea71d841d

El debut de James Schamus como director, basado en una novela de Philip Roth, es una de esas películas que más parecen una obra de teatro que otra cosa. Este filme consiste de largas escenas de diálogo y, por lo tanto, su éxito depende muchísimo de la construcción de las escenas que haga Schamus y principalmente de la destreza de los actores para recitar las sofisticadas líneas de Roth. ¿Pero de qué se trata? Bueno, la trama gira en torno al joven Marcus, un chico judío de Nueva Jersey que va a una prestigiosa universidad de Ohio en la década de los 50, cuando la mayoría de los chicos estaban yendo a luchar en la guerra de Corea, a menos claro que fueras un bocho universitario como él. Son tantas las presiones de la época y el contexto que rodean al personaje de Marcus que su destino en retrospectiva parece inevitable: su procedencia judía a pesar de considerarse ateo, la fuerte represión sexual no solo de la época sino de su entorno, la intensidad de su padre que parece haber tenido una crisis nerviosa por las consecuencias de la guerra y la separación de su hijo, la lucha de clases, su falta de espiritualidad y hasta su elevado intelecto parecería ser más un estorbo que otra cosa. Marcus es interpretado por una estrella en ascenso, Logan Lerman (sí, el que hizo las de Percy Jackson, pero también The Perks of Being a Wallflower), quien logra recitar sus líneas con la afectación propia de su personaje y de la época y que transpira sus ansiedades y preocupaciones maravillosamente. A Lerman lo acompaña Sarah Gadon como su compañera e interés romántico Olivia Hutton y el gran Tracy Letts como el decano de la universidad, con quien tiene las mejores escenas de la película por lejos. Por momentos la película sufre de una sobre-dramatización de ciertos particulares que no terminan de conectar con la inevitabilidad del arco de Marcus y depende un poco de nosotros aportar la reflexión necesaria para atar todos sus cabos; a su vez, algunos de sus recursos estilísticos, como su entreverado montaje, parecen más afectaciones para justificar lo “fílmico” que otra cosa, pero fuera de eso es una experiencia fascinante, filmada en hermosos colores y muy bien encuadrada, ideal para quienes disfrutan de un guión rico en diálogos.

Veredicto: 7/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt4193394/

 

The Innocents (2016)

agnus-dei

¿Qué tendrán las monjas que resultan tan cinematográficas, no les parece? La película de la directora Anne Fontaine, que parece contar con un equipo mayoritariamente femenino, gira en torno a Mathilde, una doctora de la Cruz Roja francesa (la bellísima Lou de Laâge) que está trabajando en la Polonia de 1945 y que se topa con un convento de monjas que necesitan de su ayuda desesperadamente. Es que ocurre que el convento había sido invadido por un grupo de soldados quienes violaron a las monjas, dejando a varias embarazadas, lo cual es extremadamente problemático en muchos niveles. Además de haber sufrido lo que es una de las peores violencias que existen en la humanidad, las monjas sufren la vergüenza de su condición, que no solo les recuerda el desagradable hecho sino que por supuesto va en contra de toda su filosofía, por lo que lo quieren mantener en secreto y es a duras penas que reclutan la ayuda de Mathilde; para peor, las monjas no pueden ser tocadas y por tanto su tratamiento se hace casi imposible, sin mencionar el problema de qué hacer con los bebés luego de nacidos. En fin, está complicado, no solo para ellas sino también para Mathilde, quien debe asistir al convento en secreto, porque ella también podría sufrir las consecuencias de estar practicando medicina por su lado, ya que es solo una mujer después de todo. La historia por supuesto es basada en hechos reales y peca un poquitito de esa auto-satisfacción de las películas basadas en hechos verídicos que solo por ello parecen justificar su existencia, es decir, quizás para la mayoría a nivel guión no es una cosa magnífica, aunque en mi caso la perspectiva fuertemente feminista me compró completamente, porque resulta muy fresco ver el viejo debate de persona de ciencia/persona de fe desde el punto de vista de una mujer, en particular en una época en que las voces de las mujeres todavía no significaban mucho, y de fondo está la sororité que surge entre ellas que es muy hermosa, en particular la relación de Mathilde con Maria (Agata Buzek en una de mis actuaciones favoritas del año). Y como si esto fuera poco, la fotografía de Caroline Champetier (Holy Motorses una cosa de locos, chiquilines, no exagero cuando digo que es mi favorita del año, no solo por la belleza de sus colores e iluminación, sino por lo magnífico de sus composiciones, creando hermosas postales en cada uno de sus fotogramas. Ah, y como deberes les pido que reconozcan cuál es la canción con la que termina.

Veredicto: 8/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt4370784/

Hell or High Water (2016)

XXX _HELL OR HIGH WATER _10710.JPG L

El western es un género al que no mucha gente le tiene aprecio, algo que siempre me confundió porque en lo que va de mi vida como fan del cine, debe ser uno de los géneros más consistentes en términos de calidad que he visto, pero bueno, no voy a obligar a nadie a gustar de algo, aunque sí intentaré convencerlos de que le den una chance a esta. No es un western clásico a lo John Ford y John Wayne, sino que tiene una vibra más moderna como el nuevo clásico de los hermanos Coen No Country for Old Men. En este caso seguimos a dos bandos, el de los criminales, dos hermanos (Chris Pine y Ben Foster) que se dedican a robar unos bancos del oeste de Texas como parte de un gran plan que de mezquino tiene muy poco, y por otro lado, la ley y el orden, los Texas rangers interpretados por el sublime Jeff Bridges y su compañero Alberto (Gil Birmingham), descendiente de nativos americanos y por lo tanto bulleado indiscriminadamente por el personaje de Bridges, quien tras todos esos insultos no puede ocultar el evidente cariño que le tiene a su colega. El guión de Taylor Sheridan (el mismo de Sicario) es excelente, a pesar de concentrase en la acción del crimen y su resolución, logra aportar increíble dimensión y personalidad a los hermanos Howard, desarrollando en paralelo una motivación personal para cada uno a la vez que realiza un astuto comentario sobre el sub-mundo del oeste de Texas (donde parece que nadie anda por la calle -ni por los bancos- sin su arma personal) y sobre el criminal por excelencia, el símbolo del capitalismo: la institución bancaria. Desde el ángulo de Bridges está la un tanto trillada pero efectiva faceta de “el policía a punto de retirarse en su último caso”, que el actor destroza con su carisma, logrando una de las mejores actuaciones del 2016. David Mackenzie (el que dirigió el drama carcelario que les recomendé acá) dirige esta película con la seguridad de un veterano, construyendo la historia con paciencia en los primeros dos actos y logrando un clímax en extremo excitante y satisfactorio en el tercero y último, apoyado por la bella fotografía de Giles Nuttgens y la banda sonora de Nick Cave y Warren Ellis. Hell or High Water está inmersa en un mundo asfixiante del que poco sabemos pero que adquiere vida gracias a las páginas de Sheridan, la dirección de Mackenzie y las interpretaciones del excelente elenco, quienes crean una historia fascinante de principio a fin en la que a final de cuentas nos daría igual ver a cualquiera de los dos bandos ganar, ¡decime la última vez que te pasó eso!

Veredicto: 8/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt2582782/

Anuncios

Youth (2015)

Sorrentino es un director del que mínimo podés decir que es interesante. Me gusta porque, al menos en mi caso, hizo que se reviviera mi interés por el cine italiano que una vez supo ser tan predominante. Entre otras cosas, parece tener una obsesión con los personajes masculinos ya mayores (lo cual es genial porque a medida que van avanzando en los años, los actores luchan por conseguir buenos papeles) y sus películas tienen siempre elementos netamente sorrentinos sin dejar de ser películas independientes en sí mismas. O sea, lo mejor que un director puede pretender.

la-giovinezza-youth-caine-keitel-640x438

Youth es protagonizada por Fred, interpretado por Michael Caine a la perfección, con una mezcla de vulnerabilidad, nostalgia y un agudo sentido del humor que lo hacen un personaje completamente entrañable a pesar de sus faltas. Fred es un famoso conductor y compositor retirado que está viviendo en un hotel aislado entre los maravillosos paisajes de los Alpes suizos, entre la compañía de otros personajes excéntricos y fascinantes como él (incluida una Miss Universo y Maradona; sí, lo que leyeron). Está completamente dominado por la apatía, habiendo perdido el interés por casi todas las cosas que antes lo llenaban, y se pasa los días caminando por los predios del hotel y observando los patéticos shows que este ofrece por la noche. También conocemos a su hija Lena (interpretada muy correctamente por Rachel Weisz) quien oficia a la vez de hija y asistente personal de Fred, y quien atraviesa un momento personal bastante jodido y no teme tirar unas pálidas de vez en cuando. A su vez, tenemos a uno de los mejores amigos de Fred, el cineasta Mick (Harvey Keitel) con quien tiene agradables caminatas y con quien “solo habla de las cosas lindas”. Por último está Paul Dano, un actor que Fred conoce en el hotel, un ídolo de Hollywood que llora porque es conocido por una película de robots y no por su prolífica trayectoria en el mundo indie.

Todos estos personajes parecen perdidos, o bien, parecen haber perdido algo. En el caso de Fred, parece ser su memoria, o bien podríamos decir, su identidad, ¿porque acaso qué es nuestra identidad sino una sumatoria de nuestros recuerdos? (Still Alice lo trata muy bien.) Por un lado es la cansada ruta de hombre exitoso que se dedicó casi exclusivamente a su carrera y ahora se lamenta por haber descuidado su vida personal. Pero reducirla a esto sería injusto, Youth es mucho más que esto. Se trata de despertar, de enfrentar quien somos, de reconocer cómo nos ven los otros y cómo nos vemos nosotros mismos, y rehacernos de alguna manera con ese aprendizaje. Se trata, también, del significado de la juventud, de si acaso trasciende una mere referencia a nuestra edad o también lo acompaña algo más como una actitud.

SET DEL FILM

Son temas potentes, sí, pero uno de los mayores logros de la película es su exquisito balance entre los elementos cómicos, dramáticos y surreales que tiene. Los diálogos suelen dar en el blanco la mayoría de veces: a veces para la risa, otras para la reflexión, y a menudas para ambas a la vez. El lenguaje visual de la película es muy rico y probablemente amerite más de un visionado, pero tampoco se pasa de pretencioso como para ahuyentar al espectador casual. La fotografía es deslumbrante, lo cual no es sorpresa porque teniendo en cuenta donde está filmada, parece ser cuestión de apuntar la cámara y ser fiel a su belleza. Y por supuesto, la selección musical es espectacular, algo que no me sorprendió en lo más mínimo tras La grande bellezza en la que esto se destacó casi por sobre todas las cosas. Sorrentino, un buen discípulo de Fellini, no rellena con la música, comunica. Las canciones que elige son tan parte de las escenas como cualquier otro elemento y lo que es más, toma riesgos y triunfa.

El elenco está determinado a exprimir sus roles de todo lo que tienen, y lo logran, en particular Caine que hace mucho tiempo no tenía la oportunidad de brillar tanto. También hay un delicioso cameo de Jane Fonda (yo, a diferencia de los Golden Globes, lo llamo cameo y no actuación de reparto, y cuando lo vean espero que estén de mi lado). Hacia el final, el afán por darle resolución a algunas de las temáticas que toca la película me dejó un gusto un poco reduccionista y simplista -nada demasiado grave- y hay algunos recursos cansados de exposición (los niñitos sabios, entre otros) que rechinan un poco dentro de lo que es usualmente una película muy orgánica, pero son detalles menores en un film que entretiene, conmueve y deslumbra con una fotografía exquisita y compuesta a la perfección.

Veredicto: 7/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt3312830/