4 indies que derrochan estilo

The Love Witch (2016)

the-love-witch

Si bien esto es una recomendación, me gustaría que lo pienses bien antes de decidir si mirar The Love Witch. La película trata de una joven y bellísima bruja -Samantha Robinson- que anda por la vida enamorando tipos con sus hechizos de amor. Podría decir que no es para cualquiera, pero mejor que eso que me parece medio boludo porque me gusta pensar que toda pieza de arte puede ser apreciada por cualquier persona, prefiero decir que si te vas a animar con esta película, tenés que estar dispuesto a abrirte a sus encantos. ¿Cuáles son sus encantos? Buena pregunta: pausá la película en cualquier punto y sería difícil que no te maravilles con la genialidad de su estética, en particular el diseño de arte y vestuario a cargo de la también directora, escritora, productora, editora y compositora (posta, hizo TODO eso) del filme, que me dejaron boquiabierta. También me dejó boquiabierta saber que Anna Biller cumplió todos esos roles en la producción de la película y déjenme decirles que encara en todos, salvo quizás en la parte de edición: se me ocurre que estaba tan enamorada de sus creaciones que a la hora de editar le costó cortar todo lo que no fuera necesario, y esto hace que la película se sienta un poco demasiado larga. Pero fuera de eso, hay poco que criticarle. El filme es encarado como un homenaje a las películas baratas en Technicolor de los 60, de aquí sus colores vibrantes y sus actuaciones deliciosa (e intencionalmente) horribles. Pero en el corazón de todo esto hay una clara burla al sistema patriarcal del cual nuestros personajes parecen no poder escapar; además, la película tiene una clara perspectiva de mujer y hasta un gran protagonismo de un tampón, chupáte esa mandarina diría mi madre. El guión se distrae por aquí y por allá y Biller no le da una dirección demasiado clara, pero su excelente control sobre el estilo, un híbrido entre comedia y terror sensual, y su excelente paladar estético hacen de The Love Witch una de esas películas que agradezco haber visto. Para los que aprecian la bizarreada.

Veredicto: 7/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt3908142/

The Guest (2014)

TheGuest

Definitivamente esta es la película más basicona de la selección. De hecho, por un lado es un poco raro que me haya gustado tanto, pero luego recuerdo el derroche de carisma que es Dan Stevens (de Downton Abbey y ahora The Beauty and the Beast) en el papel principal y me olvido de las dudas. The Guest gira en torno a David, un soldado que le cae a la familia Peterson al principio de la película diciendo que era un compañero y amigo del hijo de la familia que murió en la guerra. David es súper cordial y encantador sin ser prepotente, entonces cuando la familia descubre que no tiene a dónde ir, lo invitan a quedarse con ellos por un tiempo. Al principio David parece el invitado ideal, se interesa por todos los Petersons y se esfuerza por ayudarlos en los distintos dilemas de sus vidas (los problemas laborales del padre, el bullying del niño, etc.). Pero claramente las cosas no podían ser tan ideales así que pronto la presencia de David traerá consecuencias graves, incluso fatales. El resto averígüenlo ustedes. La película de Adam Wingard es cool, ya está, lo dije. Tiene una estética retro muy a lo Drive de Nicolas Winding Refn, incluyendo una banda sonora a puro sintetizador, pero resulta mucho más simpática. No sé si esto se debe al carisma de Stevens en el papel principal o a que Wingard parece divertirse mucho más dentro de este estilo. De cualquier forma, The Guest tiene dos mitades bastante separadas, en mi caso disfruté muchísimo más la primera mitad, que es súper atmosférica y chill, mientras que la segunda… bueno, no quiero arruinarles la sorpresa, pero lo chill se va todo a la mierda y por supuesto que sigue siendo entretenida pero de otra forma. Para pasar el rato con estilo.

Veredicto: 7/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt2980592/

The Eyes of My Mother (2016)

000069.26564.16569_eyesofmymother_still1_kikamagalhaes__byproductionstill_-_h_2016

El debut de Nicolas Pesce es una película que derrocha seguridad. Con tan solo 76 minutos de duración, no pierde tiempo en nimiedades sino que se concentra en contarnos su historia. Francisca es una niña curiosa que vive con su madre (una ex-cirujana portuguesa) y padre en una granja aislada del mundo. Todo bien con todo, salvo que la madre parece extrañar su vieja profesión y contagia a Francisca de una curiosidad medio insana con la anatomía. Todo bien con todo, sí, hasta que cae un psicópata a la granja y sus actos de violencia dejarán a Francisca traumada de por vida, es decir que la joven Francisca va a crecer para ser otra adorable psicópata. Con esta sencilla premisa trabaja Pesce esta maravillosa película de suspenso y terror. Filmada en un precioso blanco y negro, lo que ayuda muchísimo si sos de asquearte fácilmente como yo, The Eyes of My Mother nos toma en serio como audiencia y no nos alimenta con los trucos baratos propios del género; al contrario, elije un camino lento pero seguro, que va construyendo una atmósfera inquietante y sorpresivamente una simpatía extraña por nuestra protagonista ( Kika Magalhães canalizando su mejor interpretación de Asami de Audition, el clásico de terror japonés) y también por sus pobres víctimas. Es una película inquietante y perturbadora, que está más interesada en incomodarnos con sus silencios y con lo que no nos cuenta en esas hermosas viñetas monocromáticas, que con gritos y saltos que nos muevan de nuestros asientos. Especial para fans del terror independiente.

Veredicto: 7/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt5225338/
Paterson (2016)

paterson_review_adam_driver

Ay, Paterson es sencillamente una belleza. Quizás suene simplista decir que una película sobre un poeta es poética o decir por otro lado que esta es una película para el poeta que habita dentro de nosotros, pero es TAN ASÍ. Primero que nada, para todos aquellos que leyeron esas dos oraciones y empezaron a dar vuelta los ojos, ¡paren! Acá no hay una gota de pretenciosidad, sino que la película de Jarmusch destila una sinceridad conmovedora. La película nos muestra una semana en la vida de Paterson (Adam Driver en el tipo de papeles que quiero ver a Adam Driver), un conductor de ómnibus y poeta de Paterson, Nueva Jersey. Oh sí, qué extravagante, se llama igual que el pueblo en donde vive, pero tranquilos todos. Su vida es rutinaria en apariencia pero cuando la vemos a través de los ojos del protagonista, y a través del director independiente por excelencia Jim Jarmusch, cobra una belleza inesperada. He aquí lo hermoso de la película. A través de ese marco de una semana en la que vemos el día completo de Paterson, con todo lo mundano y repetitivo, empezamos a notar aquellos momentos pequeños y hermosos que nos regala la vida. Afortunadamente, Jarmusch nos regala pequeños fragmentos de los poemas que va creando Paterson en su día a día, fragmentos que revelan el sentido de asombro y el amor profundo del personaje por su vida y por su esposa Laura (la luminosa Golshifteh Farahani a quien amo desde About Elly), algo que francamente me conmueve hasta las lágrimas. Es una de esas películas de la que algunos dirán “no pasa nada”, pero justamente ese es el punto. No tiene que “pasar algo” para lograr maravillarnos con el mundo y este es el triunfo de Paterson. Es una película hermosa y sumamente inspiradora, una película que me dio ganas de volver a escribir, de re-descubrir el mundo con ojos frescos y que hace de un sencillo conductor de ómnibus y poeta un héroe. Para enamorarse de la vida.

Veredicto: 8/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt5247022/

Anuncios

The Julie Ruin: Hit Reset (2016)

Hoy en día es casi imposible pasar una semana sin leer un artículo en el que se mencione al feminismo. Si bien la lucha por los derechos de las mujeres tiene una larga historia, por suerte en estos últimos años el tema se está tratando cada vez más, y el término está perdiendo el estigma que se le adjudicaba. Frente a esta oleada de definiciones, de ejemplos sobre lo que es feminista y lo que no, etc., hubo una persona que se hizo extrañar: Kathleen Hanna. La icónica artista feminista, quien fue la cara más visible de Bikini Kill y Le Tigre, estuvo un poco desaparecida por su batalla con la enfermedad de Lyme, retratada crudamente en el documental The Punk Singer (2013), en el que se la ve enfrentando los problemas físicos y neurológicos que genera la infección. Y la verdad es que es de las pocas cosas que pueden parar la energía explosiva de Hanna, una de las voces más expresivas del feminismo de la tercera generación y la abanderada del movimiento Riot Grrrl.

Necesitaba que volviera Kathleen, y no sabía cuánto hasta que lanzó Hit Reset con The Julie Ruin, que agrupa también a Kathi Wilcox. Claro que no me olvido de Run Fast (2013), el primer disco de la banda, que nos introdujo al más perfecto dance punk, con teclados pop, guitarras filosas, palmas que son imposibles de no acompañar y coros que se te quedan pegados en la mente. Pero con su disco sophomore reivindican su potencia y doblan la apuesta. Más allá de que este lanzamiento es un claro signo de la recuperación de Hanna (en este momento no se me ocurre ningún vocalista con mayor potencia vocal) y de la vuelta de un ícono feminista, Hit Reset viene para darle una cachetada a los opresores así como para mantenernos despiertas, ya sea en la sociedad, en la familia, en las relaciones o en nuestra mente.

Con Hit Reset Hanna deja la postura política del feminismo que siempre defendió para entrar a un plano más personal. En este trabajo, el feminismo no es un discurso que se proyecta a gritos sino una postura que se representa. La artista se aleja un poco del mensaje colectivo para hacer foco en lo individual, que termina representando y llegándole a más personas, ya que en canciones de tres minutos sentimos la lucha, tanto externa como interna, de una mujer que nunca se va a dejar vencer. Pero esta lucha no es nada solemne, por el contrario, viene acompañada con ritmos que dan ganas de bailar con una sonrisa.

You may be a bit outrageous
And I might scream with anticipation
But I— I’ll decide

And I might make mistakes and chances
Though I may be at a disadvantage
But I— I’ll decide

-“I Decide”

Hit Reset
comienza con la canción homónima, un mensaje que hace referencia a la infancia de la cantante, específicamente a la relación con el déspota de su padre. Pero las alusiones biográficas no acaparan el álbum, aunque sí el sexismo y abuso emocional que sufrió en su vida. Sí, claro que en la trágica “Let Me Go” le pide a su esposo que le tenga piedad y la deje terminar con su enfermedad (no menciona directamente a la eutanasia pero el mensaje es bastante claro…), así como “Calverton” es una dulce balada dedicada a su madre. Pero es en las más ácidas (y, casualmente, mis favoritas) como “Planet You”, “Mr. So and So” y “I’m Done” en las que tanto ella como el resto de la banda brillan, con una energía instrumental y vocal que nos llega directo a la piel. En estas canciones tenemos la dosis de sarcasmo que caracteriza a Hanna, que ilustra con precisión la condescendencia que tiene que soportar a través de escenas cotidianas e intercambios con personajes nocivos que todos tenemos en nuestra vida, ya sean amigos narcisistas, parejas que no nos aprecian o posers intelectuales. Son ese tipo de canciones que provocan mucha rabia, ganas de bailar y cantar al mismo tiempo.

I jump out of my plane
In a parachute that says “girls rule”
With a Sleater-Kinney T-shirt on
And when I land you know I’m just gonna have to demand a booklist
Just you just write it out by hand
And make sure it tells me why feminism needs to exist
Take a picture with me
Oops, I snuck a kiss
Come on, it was just a joke
My girlfriend’s a really big fan
Silence, silence
I’ll wear you like a shield to hide me from what I really feel
And criticism, by the way, you play so good for a girl
And thanks for all you do, pat, pat on the head
Stand too close now go change the world

You can’t say goodbye before I get my hello
Mr. So and So
It’s all just for show
Except his sweaty glow
Mr. So and So

-“Mr. So and So”

A su vez, hay canciones que pueden funcionar perfectamente como himnos feministas, distintos a los que creó con Bikini Kill porque esta vez se alejan del “Nosotras” para darle paso al “Yo”. Ya sea con el manifiesto sobre el consenso en “I Decide” o en las aspiraciones que van en contra de nuestros ideales con “Roses More Than Water”, Kathleen logra articular lo que yo no sabía que pensaba hasta el momento.

Maybe I want roses more than water and to be a
Loving father’s daughter
Maybe I want something much more like a
Brownie sundae party behind closed doors or
A typewriter palace with a shark filled moat
Maybe I’ll be hoaxed by my own demise
“I hear she saw a cliff and kept on driving”
Maybe I’m more hell-bent on living than I am on just surviving

-“Roses More Than Water”

Pero estas letras ingeniosas no están aisladas como mensajes sociopolíticos, como sucede con otras bandas punk. Acá la música es valiosa, y en serio. La guitarra es lo suficientemente agresiva como para darle dramatismo a la canción sin opacar al resto de la composición, los teclados ochentosos hacen que todo sea un poco más light-hearted sin caer en lo humorístico, el bajo de Wilcox sigue siendo tan expresivo como lo conocíamos pero más refinado, y la batería marca nuestro paso rabioso siguiendo la marcha que lidera Kathleen. La magia de The Julie Ruin es que nos da la agresividad del punk, el groove del dance y lo político del feminismo sin poder (y sobre todo, sin querer) procesarlos por separado. Con Hit Reset no estoy escuchando solo uno de los discos punks más inteligentes o algunos de los ritmos más bailables de los últimos años. Es algo más. Hit Reset me da esperanzas, no solo como amante del punk y aficionada del dance, sino también como feminista, como mujer. Hace ya un tiempo que no sentía que un disco fuera tan necesario y la respuesta a lo que estaba buscando. ¿Por qué necesitábamos a Kathleen? Porque a veces necesitamos que alguien grite para despertarnos. Y cuando Kathleen grita, yo escucho.

Veredicto: 9/10 y un gran ❤
Spotify: https://open.spotify.com/album/4D4vLiYKRycKzBSX1Y1sjg

Discos favoritos 2015: Puesto 6

Este disco me hace muy feliz porque sigue la tradición de la música que me encantaba cuando era una adolescente quemada con la vida y necesitaba una voz feminista y poderosa y un sonido agresivo para purgar mis sentimientos. La mayoría de mis bandas favoritas de ese momento, mis amadas riot grrrls, medio que se quedaron por ahí, pero no así las capas de mi puesto número 6.

PUESTO 6 – Sleater-Kinney – No Cities to Love

sleaterkinney-nocities-1425

De todos los discos del año pasado que escuché, por lejos este es el más energético, primitivo sin dejar de ser refinado y fucking power de todos. Cada una de las canciones son para golpear el piso con el pie hasta provocar un terremoto, desnucarte el cuello agitando la cabeza, gritar los coros pegadizos y apretar los dientes y cerrar los ojos sintiendo las guitarras de Carrie Brownstein y Corin Tucker corriendo por las venas hasta llegar al corazón y hacerlo explotar de emoción, todo al ritmo de los feroces golpes de Weiss en batería. Sí, es una oración re larga y efusiva porque escuchar este disco al escribir esto me produce cierta electricidad en los dedos y necesito descargarla de alguna manera, sepan disculpar.

Creo que “Surface Envy” es mi favorita musicalmente hablando, la estructura de la canción tiene una urgencia impresionante y cada una de las fenomenales músicas hace su aparición en el momento justo, retrayéndose en el momento perfecto y explotando cuando nosotros no podemos más de anticipación: ese riff de guitarra del comienzo interrumpido por la batería de Weiss que luego permanece ahí para la segunda ronda y pausa para anticipar las vocales y luego las dos guitarras jugando juntas es simplemente fenomenal, me deja sin palabras a pesar de la verborragia, créanme. Otras favoritas son “Price Tag”, uno de los mejores comienzos de disco ever; “No Cities to Love”, bastante más tranqui pero con unas vocales tan cool y un coro en extremo pegadizo, una letra algo bajón que logra terminar en una nota positiva y versos como “I’ve grown afraid of everything that I love” que demuestran la destreza que tienen también al escribir; también “A New Wave” que es el himno del regreso de la banda y tiene unas guitarras de esas que parecen dibujar en el aire y “Bury Our Friends” que parece haberse contagiado de los sonidos más modernos de bandas como Franz Ferdinand, para elevarlos a algo muy superior y considerablemente más intenso.

Desde esa primera guitarra de “Price Tag” y los versos cortos al estilo punk denunciando los males del capitalismo hasta la oscuridad atmosférica del final con “Fade”, el disco es 33 minutos de tres músicas en su pico creativo, con una fuerza y una personalidad avasallante, una energía que se cuela por el cuerpo y te imposibilita quedarte quieto y letras que nos hablan de la madurez, ídolos caídos, anti-sistema y sobre la reunión de la banda luego de 10 años de separación, todas cantadas con la pasión feroz de unas verdaderas riot grrrls. Es un disco en el que se nota que ninguna se guardó nada, dejaron TODO en él, ahora nos toca a nosotros dejarlo todo al escucharlo.

SPOTIFY: https://open.spotify.com/album/1l7gMbzE7RRAdYddJSfM5B

Jessica Jones – Temporada 1 (2015)

La primera vez que escuché hablar de Jessica Jones fue en conexión con la otra reciente serie de superhéroes, Daredevil. No es solo que ambas estén ambientadas en la misma ciudad (New York, como tantas otras producciones de este estilo) sino que además son contemporáneas,  y como ha sido la tendencia recientemente, Marvel hará que interactúen la una con la otra. Para entonces yo ya había visto la temporada 1 de Daredevil, y si bien me pareció decente, hubo varias cosas que no me terminaron de convencer: la química entre los protagonistas la encontré chata, la calidad de la producción inconsistente, pero por sobre todas las cosas, jamás logró conectar conmigo a un nivel emocional. Esto último es lo que yo -por cierto, esta “yo” no es ni una aficionada ni mucho menos una experta del rubro-  disfruto de las historias de superhéroes, un fuerte vínculo emocional con el héroe y sus circunstancias. Al menos en dos de estas tres cosas encontré a Jessica Jones ampliamente superior.

jessi_s1_013_h.0.0

Jessica Jones es una exsuperhéroe que ahora trabaja de detective privado. Su súper poder es la súper fuerza y su escudo es su sarcasmo. Es malhumorada, alcohólica, desprolija, antisocial y cuando la conocemos, víctima de un cruel síndrome de estrés post traumático. ¿Cuál fue la situación traumática que se lo provocó? Bueno, aquí entraría el súper villano de nuestra historia: Kilgrave. Por supuesto que no voy a entrar en detalles sobre ningún aspecto que lleve a territorio de spoiler, pero me gustaría destacar que la forma en que se presenta al villano en la serie es magistral. No lo vemos sino luego de varios episodios, pero su presencia se siente en cada fotograma, no solo a través de los episodios de flashbacks y paranoia de Jessica, sino que su poder es tal que se extiende más allá de su mera presencia física. Y es que Kilgrave tiene el poder de manipular tu voluntad, logrando que acates cualquier orden que te dé sin siquiera dudarlo: ya sea “dame tu celular” o “desaparecé de la faz de la tierra” (sí, literalmente, porque las metáforas se pierden al momento de acatar sus órdenes). La serie comienza luego de que Jessica pudiera liberarse de las garras de Kilgrave, tras unos meses de estar bajo su control y su completa voluntad, perdiendo por completo su libre albedrío. Pero Kilgrave reaparece en su vida y Jessica deberá decidir si quiere seguir corriendo o enfrentarlo de una vez por todas.

tumblr_inline_ny6j9k8sb71ss1lam_500

Jessica-Jones-jessica-jones-39088834-500-260

Ya había mencionado que Jessica (interpretada por Krysen Ritter muy adecuadamente) es bastante antisocial, pero esto no quita que tenga en la vuelta un grupo de personajes secundarios muy sólido. La principal es su hermana de alma Trish (una extremadamente popular ex actriz infantil que ahora tiene un exitoso programa de radio), una mujer independiente, fuerte, inteligente, sensible y que tiene un amor muy sincero y activo por Jessica. Este es uno de los ejemplos más claros del éxito de Jessica Jones en pasar el test de Bedchel (que mencionamos cuando hablamos de Mr. Robot). Pero además de Trish, está Luke Cage (otra persona “especial”, como le dicen ellos) que tendrá su propia serie en el 2016. La relación de Jessica con Luke es compleja y se va desarrollando de una manera muy interesante. Por otro lado están Malcolm, el vecino dulce pero drogadicto de Jessica, Jeri Hogarth, la abogada de primer nivel a la que Jessica le hace algún trabajito sucio (Carrie-Ann Moss curtiendo el look Claire de House of Cards pero más oscuro) y Will Simpson (un policía víctima de los poderes de Kilgrave), todos los cuales tienen historias secundarias que están generalmente -pero admito que no siempre- bien desarrolladas.

Jeryn_Hogarth_Trish_Walker_y_Jessica_Jones

Por ahora me referí más que nada a nivel de trama, pero Jessica también tiene mucho estilo. Siguiendo la tendencia moderna de hacer estas historias lo más realistas y crudas posibles, los poderes son una herramienta secundaria a las historias reales que se desarrollan frente a nuestros ojos. En esto es similar a Daredevil, pero la creadora Melissa Rosenberg (que me SHOCKEÓ descubrir que es la mujer que escribió los guiones de Twilight) decidió ir por algo más film-noiresco, y al menos yo apruebo muchísimo esta decisión. Esto se refleja en la fotografía y en la banda sonora, que va y viene de un jazz muy sutil, pero también en el humor sarcástico y pesimismo general de Jessica, elementos claves de toda buena anti-heroína film noir. No hay tanta acción como en Daredevil, aquí se trata más de meterse entre callejones, manipular, planear y tirar los planes a la mierda, pero siempre la batalla es más a nivel psicológico que físico, a pesar de que el súper poder de Jessica sea justamente la fuerza. Esto puede no gustar a muchos, pero puede ser lo que atrape a otros varios, incluida yo. A mí dame la batalla de las voluntades, la eterna discusión de culpabilidad y responsabilidad cuando estás bajo el control de Kilgrave, los inagotables dilemas morales de sopesar y medir el peor o mejor de los males. Al tomar esto como campo de batalla, los escritores pudieron lidiar con temas fascinantes y de alto interés feminista como lo son el consentimiento, el abuso (tanto físico como psicológico) y el aborto. De esta manera Jessica Jones logra un rico contenido social que otras series de superhéroes jamás tocan, por estar, quizás, más preocupadas con problemas de “mayor” amplitud.

vlcsnap-2015-12-08-21h29m28s033

Es que otra diferencia que tiene con Daredevil es el alcance, comparemos a Kingpin (el súper villano de DD) con sus planes que involucran a toda un área de la ciudad, con Kilgrave, quien no parece tener un gran plan, sino que vive para torturar a Jessica, causando múltiples estragos a nivel más personal en su camino. Algo refrescante de Jessica Jones es que su pesimismo, trauma y pasado de abuso no sirven únicamente para decorar el personaje y apuntar a un humor más negro, tampoco para darle una faceta extra y forzar profundidad a través de clichés de personalidad; en el caso de Jessica, estos elementos son absolutamente parte de quien es, visibles en todo momento, y, lo que parece triste pero real a la vez, elementos que la afectaron de forma permanente. No es como si ella los batallara para luego convertirse en la superheroína que todos quieren ver, son elementos que Jessica ya aceptó y que convivirán con ella por siempre.

En resumen, hay un MONTÓN que amar de esta serie. Es una de las historias más personales y emocionantes con las que me he topado en el mundo de Marvel y eligieron ir con Netflix porque es perfecta para mirarla toda de una, está muy bien serializada y cada capítulo te deja sediento por más. No solo esto sino que hay un gran nivel de impredictibilidad y a cada rato te deja diciendo “ta, las cosas no pueden seguir empeorando” pero te desafía hasta el final. Tiene personajes muy fuertes y bien desarrollados y uno de los villanos más atemorizantes de todos los tiempos, interpretado por David Tennant (un ex Doctor Who) tan brillantemente que si lo veo por la calle le pego una piña: un ser misógino, arrogante, con gustos pseudo-refinados y con la madurez de un niño, pero bueno, qué se puede esperar de un hombre al que jamás se le negó nada, literalmente. Por ahora no sé qué futuro le depara a Jessica Jones, pero si nos quedáramos únicamente con esta temporada, igual sería una de las series más satisfactorias que vi en los últimos tiempos.

Veredicto: 8/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt2357547/

Miss Fisher, la nueva heroína feminista

Hace décadas que el feminismo viene ganando voz, ya sea gracias a importantes movilizaciones como por la exposición que comenzaron a recibir los discursos de mujeres influyentes, sobre todo figuras del entretenimiento (la campaña “He For She” impulsada por Emma Watson es un ejemplo). Pero lamentablemente todavía se mantienen estereotipos y preconceptos sobre qué implica ser feminista hoy en día. Como este es un tema para abordar en profundidad, el presente post simplemente servirá como ejemplo de la necesidad que tenemos por encontrar nuevas representantes de lo que es ser una mujer feminista, ya sea en la realidad o en la ficción.

Los casos de la vida real dan el ejemplo pero a veces para lograr una apertura de pensamiento es necesario infiltrarse en lo que es consumido masivamente, aquello que más que mostrar la realidad, hace soñar: la televisión. Si bien últimamente podemos encontrar varios contenidos con discursos feministas, son pocos los que no sacrifican el guion por el mensaje. ¿Quién hubiese pensado que encontraríamos un exitoso ejemplo en Miss Fisher, una detective australiana de los años veinte?

Miss Fisher’s Murder Mysteries, que a primera vista pensarías que es una serie a lo Miss Marple, aborda temas y problemas actuales (pero que estuvieron presentes siempre, un signo de cómo en realidad no hemos avanzado mucho socialmente) en un contexto de hace casi cien años atrás. Basada en el personaje e historias de la autora Kerry Greenwood, esta serie australiana es más que lo que lo que exponen sus positivas críticas: casos interesantes, un diseño de vestuario que hará que todo amante de la moda quiera ser vestuarista, un diseño de producción que transporta a otro mundo, e incluso, es más que su encantadora protagonista.

miss-fisher-ep-2x12.jpg

1396470637-missfishersmurdermysteries-01.jpg

miss-fisher-ep7.jpg

Las tres temporadas ocurren a finales de los años veinte en Melbourne, donde una atractiva mujer de familia noble, Phryne Fisher, decide emprender su carrera como detective. Lo que nos atrapa desde el primero de los 34 episodios es el personaje principal, que actúa de una manera fresca y un tanto libertina, incluso para el mundo actual. Phryne vive en completa libertad sexual, resuelve casos y se libera de los asesinos de distintas formas (ya sea por su ingenio, su dominio en artes marciales, la forma en que maneja distintas armas e incluso su atractivo físico, à la James Bond), maneja autos y avionetas, defiende a quienes están desamparados a nivel social y nos muestra cómo se puede hacer todo esto con un filoso sentido del humor. Con su autodeterminación, comportamiento e ideales, Phryne Fisher representaría un claro ejemplo del concepto de “La tercera mujer” de Gilles Lipovetsky, pero en los años veinte.

Una de las particularidades de Miss Misher’s Murder Mysteries es cómo los casos giran alrededor de problemas sociales complejos, como la discriminación por raza, por orientación sexual, por inclinaciones políticas y posición socioeconómica. Parece poco creíble que una mujer de esa época (con los obstáculos que tenía) pudiera defender esas causas, pero es gracias a la construcción de los personajes y sus relaciones que todo se desarrolla de manera orgánica. Y si hay algún caso que no llega a tocar este tipo de temas, los personajes secundarios nos recuerdan de qué lado está Phryne. Por ejemplo, su mejor amiga es lesbiana, y dos de sus mejores amigos son comunistas.

Sí, como todo personaje principal de una serie, Miss Fisher tiene un love interest, el detective Jack Robinson, pero la relación entre ambos siempre queda en lo platónico, sobre todo porque Phryne no está dispuesta a abandonar su espíritu libre ni se quiere complicar la cabeza. Y a pesar de que Jack siempre aparece para ayudarla, ella nunca ocupa el papel de la damisela en apuros, por el contrario, casi siempre se salva a sí misma y él llega para observar cómo se hace el trabajo.

A pesar de todo lo anteriormente dicho, la serie no sería nada sin su protagonista, interpretada por la magnífica Essie Davis. Phryne es inteligente, atrevida, graciosa y temeraria, entre otras características que buscamos en una heroína. A la detective no le importa lo que dicta la sociedad ni parece afectarle ningún tipo de repercusiones sociales ni prejuicios. Cabe mencionar que Miss Fisher’s Murder Mysteries hizo lo que pocas series se animarían a hacer: contratar a una mujer de más de 40 años para el personaje principal. En Hollywood, esto parece poco probable incluso si se contratara a Angelina Jolie en el papel de Phryne. Sin embargo, en la trama nunca se menciona su edad, ni parecería importar.

Otro aspecto a destacar es cómo se utilizan a ciertos personajes para representar las distintas posturas con respecto al papel de la mujer en la sociedad. Tomemos como ejemplo a tres personajes: Phryne, Aunt Prudence (su tía) y Dot (su acompañante-ayudante). La primera personifica la vanguardia en todo tipo de aspecto, desde su forma de pensamiento, su estilo de vida hasta su vestuario. Por otro lado, Dot representa la apertura a nuevos valores. Ella creció en una familia católica y siempre obró en base a ideales conservadores, pero desde que conoció a la detective adoptó nuevas posturas, sobre todo en lo relacionado a los derechos de las mujeres, sin comprometer aspectos esenciales de su personalidad. Y finalmente tenemos a Prudence, una mujer que, tal como su nombre, representa la forma de pensamiento tradicional de esa época, una mujer que actúa según lo que le dicta la sociedad y quien nunca llega a modificar sus valores pero que de a poco se vuelve más receptiva a las formas de Phryne. 

Así como estos personajes han sabido abrir sus mentes acerca del papel de las mujeres en la sociedad, esperamos que la fascinante protagonista y los complejos temas abordados en la serie sirvan para que las audiencias de hoy en día observen que, si bien hemos avanzado bastante en el plano social, todavía nos queda un largo camino.

Veredicto: 8/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt1988386/