Mária Svarbová y sus inquietantes piscinas eslovacas

Al parecer Mária Svarbová es una fotógrafa eslovaca, pero la primera vez que me topé con su obra pensé que era más bien una artista plástica. Es que sus fotografías, en particular la serie que compartimos debajo, están enmarcadas con un nivel de detalle y composición tan preciso que parece irreal. Creo que lo que más me sorprende a mí es lo estáticas que resultan, si bien la fotografía consiste de capturar un instante, no por ello es un arte que carece de movimiento, pero Svarbová logra una calma medio espeluznante, creando atmósferas completamente inertes.

Sus primeros estudios estuvieron relacionados con la conservación y restauración de obras de arte, lo cual le generó un interés por las artes plásticas que definitivamente se ve reflejado en su obra fotográfica. Sus fotos tienen un componente surreal y de ensueño y suelen manejar una paleta de colores de delicados pasteles. A su vez, Svarbová opta por tener humanos casi robóticos en sus fotografías, con expresiones vacías, o más bien, con rostros inexpresivos y desconectados. Son humanos deshumanizados, ya que en parte su idea es presentar la automatización con la que vivimos, la eterna rutina carente de sentido. Yo diría que esta serie hasta tiene algo de clínico, más que escenas de piscinas por momentos parecen hospitales, escenas prístinas pero sin vida.

Su obra es altamente atmosférica, evocativa y minimalista y tiene una cierta pureza que yo encuentro perturbadora, quizás porque el tipo de reflexión que inspira no es del todo alentadora.

Ella misma ha dicho sobre su fotografía: “A partir del re-trabajo del concepto de la fotonovela que se originó a través de una combinación del cine y las historietas, mis fotografías son sucesiones de escenas cortas en las cuales la frontalidad y la ausencia de contrastes eliminan cualquier tipo de dimensión narrativa para dar lugar a la plenitud de la superficie fotográfica.”

Les dejamos su sitio web para que puedan ver sus otros increíbles trabajos: http://www.mariasvarbova.com/ y acá debajo una muestra de su serie “Swimming Pool”.

14642561129349_sv2a0555-214642561226624_sv2a053714642561322704_sv2a995314642561682727_sv2a017214642562184615_sv2a047014642562303950_sv2a0438-214642563031119_sv2a0420mariasvarbova_photography-02-1050x840

 

Anuncios

Mi obsesión con una muñeca rusa

Desde que comenzamos este blog me puse como objetivo escribir sobre temas que considero interesantes o que han sido relevantes de una manera u otra en mi vida. Hace años que vengo guardando posibles tópicos para compartir, y fue cuando tuve que pensar en un artista sobre quien escribir que mi mente encontró la respuesta más extraña pero lógica de todas: Sasha Pivovarova.

Gracias a mis expertas habilidades de procrastinación, me he encontrado con personajes y contenidos a los que nunca habría llegado de no ser por la adicción por información que me genera Internet. Fue un día como estos que, mientras navegaba en el mundo de los bits, me topé con una artista que se convertiría en una de mis mayores inspiraciones.

No me acuerdo bien cómo llegué a Sasha, pero sí recuerdo que fue a través de una serie de entrevistas que le hizo el canal FashionTV que comencé a investigarla. La mujer rusa del apellido complicado es conocida por ser una de las modelos más importantes de la última década. Ha sido imagen de las marcas más codiciadas, aparece en cientos de tapas de revistas, abrió desfiles de las firmas más importantes y es musa de varios fotógrafos establecidos.

Si bien lo primero que llamó mi atención fue el magnetismo que transmitía en imagen y movimiento, fue el misterio que proyectaba con cada palabra que pronunciaba en su tierno pero feroz acento ruso lo que mantuvo mi interés y generó la necesidad de descubrir más. Luego de obsesionarme lo suficiente con su portfolio como modelo (que, por cierto, va más allá del rol de modelo para acercarse al de performer), comencé a interesarme por las verdaderas pasiones de Sasha: el dibujo y la pintura.

sasha

sasha1

sasha2

Lo que más me gusta de su arte es la soltura con la que se expresa y la libertad de hacerlo bajo cualquier soporte. Sasha dibuja y pinta sobre y con cualquier cosa que tenga a mano. Por ejemplo, durante las fashion weeks o sesiones de fotos se la podía ver dibujando con el maquillaje que tenía a mano sobre recibos que reciclaba. No existe formato convencional para ella, quien últimamente también ha demostrado interés por la fabricación de muñecas rústicas, la pintura sobre platos y dibujar en paredes.

Quizás lo más curioso de su obra es lo que retrata, que es básicamente su reflejo. Cuerpos estilizados, miradas felinas, pómulos definidos, gestos delicados y labios pronunciados son lo que convierten cada pieza de Sasha en un nuevo autorretrato. A pesar de esto, cada personaje tiene su esencia, como si la artista estuviera descubriendo un nuevo rasgo de su rostro. De esta manera, cada retrato es diferente pero pertenece a la misma serie, como si estuviéramos frente a una mamushka.

Sasha Pivovarova drawing a self-portrait backstage at Matthew Williamson

sasha4

sasha3

Pero el mayor impacto visual de sus pinturas son los símbolos rusos que se pueden observar en las escenas que ilustra: desde su inspiración en los cuentos de hadas con los que se crió, la paleta que maneja, los detalles con los que ornamenta a sus personajes, los lugares y edificios que crea, así como en la línea que la caracteriza se puede encontrar una profunda conexión con el folclore de su tierra natal.

Sasha fue la clave para que descubriera nuevos intereses, como la moda, o animarme a retomar antiguos, como el dibujo. Además, se convirtió en mi principal inspiración a la hora de fotografiar o dibujar a mujeres: siempre busco a Sasha en cada cara femenina que retrato. Gracias a ella dejé (al menos en gran medida) de procrastinar y comencé a ejecutar. Me parecía tan inspiradora su frescura y acercamiento hacia los estímulos que la rodeaban que inmediatamente compré unos lápices y comencé a dibujar. Y es este poder creador lo que hace que me encariñe con ciertos artistas.

Pueden seguir a Sasha en Instagram para conocer más de cerca su trabajo.

Las vibrantes ilustraciones en Paint de Miranda Lorikeet

Miranda Lorikeet es una artista nacida en Sydney que se dedica a hacer ilustraciones en el viejo y querido Paint. Esto limita sus herramientas, pero no su creatividad. Su obra impacta y sorprende de inmediato, por su deliciosa paleta de colores que a menudo tiende a gradientes de rosados, por su concepción de lo femenino en relación y armonía con la naturaleza y por su vibrante sensualidad.

Sus ilustraciones transmiten paz y estados reflexivos, y suelen tener como protagonistas a mujeres desnudas contemplativas pero fuertes y seguras de sí mismas, en paisajes que casi siempre contienen un cuerpo de agua y una figura astral que interactúa con la protagonista. Las líneas de sus cuerpos dibujan portes dignos y llenos de gracia, de una delicadeza sensible y hermosa.

Adoro la celebración de lo femenino, la desinhibición, la ponderación y la destilación hasta lo más básico del diseño y de la exploración del alma humana.

También conocida como Lazy Bones, Miranda publica su obra en un tumblr, alternando con textos propios, fotos y respuestas a las preguntas que le hacen sus seguidores. Para los interesados en su proceso, vean este posteo de su blog.

miranda-lorikeet-lazy-bones-blood-moon

Blood Moon 

miranda-lorikeet-reject-dissect

Reject/Dissect

miranda-lorikeet-poolside-views

Poolside Views (un dibujo de cuando te vas de una fiesta para estar sola un rato)

miranda-lorikeet-give-it-a-whirl
Give it a Whirl/Diamon and Pearl (un dibujo sobre observar algo despareciendo lentamente)

miranda-lorikeet-rose-cliffRose/Cliff (un dibujo sobre encontrar algo y dejarlo ir)