Fantastic Beasts and Where to Find Them (2016)

Vamos a empezar con una nota personal: el mundo de Harry Potter fue re importante en mi vida. Creo que empecé a leer los libros cuando recién había salido el tercero y a partir de ese momento cada lanzamiento de un nuevo tomo era básicamente mi momento más esperado del año. Recuerdo haberme devorado los libros más gruesos sin interrupciones, leyendo mientras comía, caminaba y hacía otras cosas terminadas en -aba. Luego me agarré la costumbre de releer todos los anteriores antes de que saliera el último, así que algunos los llegué a leer más de diez veces, alternando entre inglés y español, ¿porque por qué no, no? Luego con el advenimiento de las películas era de esas que criticaba todos los cambios y me quejaba de las cosas que no incluían que me parecían re importantes y más tarde, con las últimas de la saga, ya no recordaba tanto el detalle del libro y las disfrutaba como una oportunidad para revivir ese fantástico mundo creado por J.K. Rowling. A lo que voy es que si vos sacás una de las películas de Harry Potter y la analizás fuera de su contexto, sí, la verdad es que la mayoría no son súper, pero no funcionan así, son parte de un imaginario que acompañó a toda una generación de jóvenes y el valor emocional que tienen para cada uno de nosotros trasciende a cosas como que Emma Watson era un queso actuando o que la dirección de Yates en las últimas se puso un poco solemne en exceso.

maxresdefault

Animales fantásticos… entonces busca crear otra de estas sagas que sirvan la doble función de evocar esos sentimientos nostálgicos en las generaciones Pottereanas mientras crea una nueva base de fans en los jóvenes de ahora. Por ahora no me consta que este grupo de nuevos personajes logre crear el impacto de Harry, Ron y Hermione, pero desde mi punto de vista decididamente parcial, debo admitir que la idea de tener más chances de explorar el mundo de la magia de Rowling me entusiasmó bastante. Realmente hay que agradecerle a J.K. porque quién hubiera dicho que nosotros los fans de los libros íbamos a tener una oportunidad de ver películas sobre este mundo sin saber lo que iba a pasar de antemano. Dicho esto, el debut de Rowling como guionista (las otras películas eran adaptaciones de sus libros mientras que esta la escribió ella directamente para la pantalla) deja algunas cosas que desear. Si bien el título de la película remite a los animales fantásticos y la trama aparentemente gira en torno a Newt Scamander, un escritor especializado en animales mágicos y sus aventuras en Nueva York, las criaturas, aunque generalmente fascinantes, resultan un tanto secundarias. Sí, la película tiene algunas escenas medio Pokémon Go de captura de animales y toda la cosa, pero en realidad Animales fantásticos… se siente como una preparación para lo que se vendrá en las secuelas, con un villano para reemplazar a Voldemort que hace su primera aparición en un mini cameo que no voy a revelar por si no lo saben.

Scamander, interpretado por el afectadísimo Eddie Redmayne, es un personaje que a mi juicio funcionaría mucho mejor como sidekick (secuaz) que como principal. Es un poco demasiado bizarrito y ni cerca de lo suficientemente carismático, pero estoy dispuesta a darle una chance a Rowling para que profundice un poco más en él. Las circunstancias de sus aventuras lo acercan a Tina (una genial Katherine Waterston), una ex-aurora noble pero torpe e innegablemente adorable, su hermana Queenie (una gata, pero no muy talentosa con la magia) y el muggle Kowalski (Dan Fogler, el más destacado del elenco), un divino súper inocente y amoroso al que le re pinta toda la movida de la magia. El grupete se enreda por aquí y por allá con aspectos del guión que se divagan y mezclan con torpeza, mientras nos dan a conocer la Nueva York de los años 20 y lo que es la organización de magos de esta ciudad, en donde aparece Colin Farrell, un casting que me parece de lo más random que vi en mi vida. Lo interesante es que si bien la trama de la película en sí dejó que desear, la construcción y desarrollo del mundo mágico permanecieron fascinantes: cada detalle que mostraban del mundo de los magos y brujas de Nueva York, de la época, los bares y ministerios, las criaturas mágicas en sí mismas, las magias oscuras con sus metáforas históricas (realmente el concepto de los obscurus me encantó), en fin, todo el detalle que se colaba indefectiblemente por la mediocridad de la trama fue un verdadero encanto.

maxresdefault-1

A pesar de que la película gira en torno a la magia, a mí me faltó un poquito de esto. Algo que tenían las películas anteriores era esa atmósfera de maravilla, una especie de inocencia de descubrimiento, una sensación de que todo era posible y que habría una sorpresa esperando a cada momento. Por momentos la ingenuidad del muggle Kowalski nos acerca a estos sentimientos, pero en general la película me resultó bastante apagada. No ayudó tampoco que el director Yates esté obsesionado con esa fotografía oscura y sombría y que la música de James Newton Howard, aunque decente, permaneció bastante sutil; nada igualó esos segundos de emoción cuando aparece el título de la película y se escucha la clave musical del inigualable John Williams, extraído por supuesto de las películas de Harry Potter. Sin embargo, la decoración y vestuarios estaban hermosos y los efectos especiales hicieron lo suyo. Los intentos de humor no siempre daban en el blanco pero un par de risas metí. Y luego está el temita de la edición, con la que tuve bastantes problemas; detesté la forma en que editaron las escenas de acción, mucho corte, mucho ángulo para un revoleo de varita, quedate quieto haceme el favor, y no me queda claro si fue un tema del guión mismo o de lo que dejaron afuera en el corte final, pero algunos saltos narrativos se hicieron muy confusos porque faltaban transiciones.

En fin, si llegaron hasta acá capaz que les pareció que medio que odié la película, cuando en realidad no fue así. Simplemente me encargué de desahogarme de los problemas principales que tuve con ella, pero a grandes rasgos fue una experiencia disfrutable, especialmente gracias al ornitorrinco mágico. Por ahora yo elijo verla como una especie de primera prueba de lo que será esta nueva saga y elijo también tenerle fe al equipo para corregir algunas de las cosas que no funcionaron en esta primera entrega. Después de todo, las dos primeras de Harry tampoco fueron la gran cosa. Lo que aún no estoy preparada para hacer es entregarme al cinismo de los que acusan a Rowling de avara por querer seguir “currando” con este mundo; la mina me dio una de mis cosas favoritas de mi niñez/adolescencia y de donde sacó toda esa magia seguro que puede sacar más, y aún en sus peores momentos, el mundo de estos magos y brujas siempre vale la pena: te cambio 10 Marvels por 1 de estas. Así que, arriba J.K. y todos mis compañeros potterheads, vamos por más.

Veredicto: 6/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt3183660/

Anuncios

Un comentario el “Fantastic Beasts and Where to Find Them (2016)

¿Y vos qué opinás?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s