Radiohead: A Moon Shaped Pool (2016)

Mirá que son pillos los chicos de Radiohead, ¿eh? Después de misteriosamente eliminar todo su contenido de redes sociales, un marketing efectivo y gratuito del que podrían aprender muchos “creativos publicitarios”, sacaron dos temas cada uno con su propio video y finalmente anunciaron que el nuevo disco saldría el domingo (obvio que iba a salir un domingo) 8 de mayo. El estrés que deben de haber pasado los críticos de música para no quedarse afuera de ser de los primeros en publicar su crítica, mamita querida. Yo, por mi parte, porque no soy ni crítica de música ni me interesa ser la primera en nada, vengo a darles mis impresiones pasados unos 10 días de escuchar esta preciosura de disco.

xlda790-radiohead

Cuando me lo bajé y vi el disco en mis local files de Spotify, me aparecían todos en orden alfabético. “La puta madre”, pensé, “no tiene el track number y me los ordena mal”, PERO NO, el orden está correcto. Interesante. La primera impresión que me dio A Moon Shaped Pool es que es uno de sus trabajos más accesibles, y toneladas más escuchable que The King of Limbs. Esto no quiere decir que se descansaron en un sonido básico, porque esto es Radiohead, pero creo que si lo ponés de fondo en una reunión familiar no va a saltar la tía abuela a gritar “¿QUÉ ES ESTOOO?” Lo segundo que se me hizo evidente enseguida es que es un disco muy cinematográfico. Por supuesto que esto tiene todo el sentido de la vida ya que Jonny Greenwood (el guitarrista y más de la banda) no es ajeno al mundo del cine. Es más, ha sido el responsable de crear las bandas sonoras de las últimas películas de mi amado Paul Thomas Anderson (que, dicho sea de paso, dirigió el hermoso video de “Daydreaming”), y, en mi opinión, es un gran responsable de las atmósferas tan únicas que se crean en las películas del director.

El primer single, “Burn the Witch”, es un claro ejemplo de estas dos impresiones: de su accesibilidad y su cinematografidad (soy fan de los neologismos, sí). La instrumentalización es muy parecida a lo que podés escuchar en la película There Will Be Blood de PTA (que, no es por nada, no, pero está en mi Top 10 de todos los tiempos) y la temática a mi entender trata de una versión moderna de lo que eran las cazas de brujas. Si lo conectamos con su accionar en redes sociales, creo que esto puede sugerir que las nuevas cazas de brujas se dan online, donde la viralización produce estados de paranoia extremos o “low flying panic attacks“, ¿acaso no es esta una de las frases más impresionantes que hayan escuchado en los últimos tiempos? La respuesta es sí.

El siguiente single, “Daydreaming”, es demasiado hermoso para poner en palabras. El video es espectacular también y acompaña y construye sobre la canción muy efectivamente. Vemos a Thom Yorke (el cantante, ostentando el pelo más grasoso que he visto en un video en mi vida) caminando por distintos espacios, abriendo puertas y saliendo a otros lugares, sin conectar jamás con las escenas por las que transita, para finalmente terminar en una cueva mirando al fuego (lo que claramente nos remite a la alegoría de la caverna de Platón). No sé, la letra es lo suficientemente ambigua como para que podamos asignarle el significado que más nos llegue. Yo elijo verla como un comentario sobre las vidas automáticas que llevamos, quizás nos gustaría pensar que somos seres iluminados que ven las cosas como son, pero no estamos conectando con nada ni nadie, vamos de un lugar a otro sin entender ni escuchar ni ver realmente, como si buscáramos algo más, cuando está todo ahí mismo si ponemos el esfuerzo de ver. Al final vuelve a la cueva porque entiende que lo único que estamos haciendo es ver las sombras en la pared, confundiéndolas con la realidad. Algunos especulan con lo que dice al final de la canción, con el sonido en reverso, yo a tanto no llego, mis disculpas. Ah, y una cosita más, no sé si a alguien le va resultar relevante esto, pero me hizo acordar muchísimo a la banda sonora de Under the Skin, que por supuesto también amo.

También tiene sus momentos oscuros, como en la súper ambiental “Ful Stop” (que para mí suena medio post-punky e incluso un poco goth, no me maten), en la que exclama “Truth will mess you up” y “You really messed up” como quien no quiere la cosa. Pero ta, luego te tiran un “Glass Eye” para volver a derretirte el corazón. Dios mío lo que son los vientos de esta canción, te desarman el alma, y la letra para mí es como una “How to Disappear Completely” más directa, una especie de ataque de pánico, de ansiedad social, seguida por la desolación y apatía. Muy alegre todo. Llegó el momento de “Identikit” con esas melodías vocales inolvidables y un momento estrella para la guitarra de Jonny y las fatales líneas “When I see you messing me around / I don’t want to know, I don’t want to know, I don’t want to“. Luego “The Numbers” y “Tinker Tailor Soldier Sailor Rich Man Poor Man Beggar Man Thief” tienen una orquestación muy de banda sonora, que, por supuesto, amo.

Por otro lado, ¿quién no se puede identificar con la letra de “Present Tense”?

“I won’t get heavy
Don’t get heavy
Keep it light and
Keep it moving
I am doing
No harm
As my world
Comes crashing down
I’m dancing
Freaking out
Deaf, dumb, and blind”

Bailar para olvidar y distraernos de nuestros pesares, de las personas que se van de nuestras vidas, lo que me retrotrae un poco a “Daydreaming”, ¿no? Y esas guitarras me suenan bastante a Kings of Convenience y los loops de los vocales al principio son fuah. Y ta, terminar con la devastante “True Love Waits”, una canción que vienen tocando en vivo desde 1995 pero que todavía no habían grabado en estudio, no es la frutillita de la torta, es una ensalada de frutas completa. Sí, no sirvió la analogía, pero no puedo aspirar a escribir bien cuando hablo de una de las canciones más hermosas de la discografía de Radiohead. “I’m not living / I’m just killing time,” no nos pueden hacer esto.

En fin, hay demasiado para decir de este disco. Y ni siquiera cubrí todas las canciones. Para los que ya amábamos a Radiohead, es una gran adición a su discografía, llena de momentos memorables. Y para los que todavía no se habían enamorado de la banda, creo que es una excelente introducción, y qué envidia me daría tener toda la discografía vieja para escuchar por primera vez. Es un disco lleno de palpables vulnerabilidades, que muestra a las estrellas de la banda todavía en el pico de su talento creativo, tanto a nivel lírico y vocal como a nivel instrumental. Un disco no, un discazo.

 

 

Anuncios

3 comentarios el “Radiohead: A Moon Shaped Pool (2016)

  1. Gera dice:

    Linda review! Coincido pila, Flo. Mi top 4 fuerte de este disco son: Daydreaming, Glass Eyes, Present Tense y (fua, la puta madre):True Love Waits. Al terminar el viaje te deja en la garganta una sensación inexplicable, hermosa, triste, completa.

    Le gusta a 1 persona

  2. […] De este disco escribí cuando salió, concluyendo “Para los que ya amábamos a Radiohead, es una gran adición a su discografía, llena de momentos memorables. Y para los que todavía no se habían enamorado de la banda, creo que es una excelente introducción, y qué envidia me daría tener toda la discografía vieja para escuchar por primera vez. Es un disco lleno de palpables vulnerabilidades, que muestra a las estrellas de la banda todavía en el pico de su talento creativo, tanto a nivel lírico y vocal como a nivel instrumental. Un disco no, un discazo.” […]

    Me gusta

¿Y vos qué opinás?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s