Discos favoritos 2015: Puesto 2

La emoción que siento por esta persona es enorme. Recuerdo cuando la descubrí en el 2014 y me obsesioné con lo que para mí fue una de las mejores canciones del año, en la que describe una especie de ataque de pánico con humor ácido, con desgano existencial, con una guitarra medio letárgica y una forma de cantar hablando, que, para toda su aparente falta de convicción, no deja de ser absolutamente contundente y resonante conmigo.

PUESTO 2 – Courtney Barnett – sometimes i sit and think, and sometimes i just sit.Cournetbarnett

Lo ya mencionado sobre la increíble “Avant Gardener” (que era parte de un EP doble que sacó Courtney en el 2013) es también válido para su primer disco. Siempre tengo sentimientos encontrados sobre hablar de “generaciones” y agrupar los dilemas de una era bajo un corte temporal arbitrario, pero si me terminara inclinando para ese lado, diría que Courtney Barnett es mi candidata elegida para ser la voz de mi generación. Reúne lo mejor de dos mundos, sus letras son absolutamente ingeniosas y de lo más inteligente que he escuchado ever, pero jamás se tornan pretenciosas; no es que sea humildad -esa característica que tan rápido se transforma en algo fastidioso-, es simplemente una postura no desafiante, una confianza sin alardes en su forma de observar el mundo. Por supuesto que toda esta falta de solemnidad es resultado de, entre otras cosas, su excelente sentido del humor.

La mayoría de las canciones de Barnett se construyen sobre lo mundano, y es increíble ver como en espacio de unos minutos lo mundano se convierte en una reflexión sobre una cuestión más profunda, más abarcativa, más relacionada con la base de la existencia. Y lo más alucinante de esto es que es cero pesado, cero pasmoso. Viene atado a su humor ácido, más bien tirando a cínico, pero que jamás se pone demasiado oscuro, y el resultado final termina siendo una combinación fascinante de sentimientos, algo así como cuando sonreís con los ojos tristes. Un claro ejemplo de esta sublime transición aparece en los siguientes versos de uno de los mejores temas del disco, “Depreston”, en la que Courtney describe una visita inmobiliaria a una casa y tras varias observaciones sobre los puntos fuertes de la propiedad y del barrio, canta: “Then I see the handrail in the shower, a collection of those canisters for coffee tea and flour, And a photo of a young man in a van in Vietnam, And I can’t think of floorboards anymore, whether the front room faces south or north, And I wonder what she bought it for” ; de pronto asocia la baranda de la ducha con la edad de la señora que falleció en la casa, y la conecta con la foto del joven en Vietnam, quizás su hijo o su marido, probablemente también fallecidos ya que la señora murió sola, y se siente conmovida por la situación, culpable por estar pensando en las trivialidades de la casa cuando esta tiene una historia tan humana detrás de cada rincón…, pero, ¡esperen! Courtney no se sube a su caballito moral y nos canta desde ahí arriba, enseguida después de estos instantes de reflexión, vuelve a su preocupación inicial, el dinero, si la podrá costear. No sé a ustedes, pero cosas como esta la convierten en una de las mejores liricistas de todos los tiempos. Sí, SUPERLATIVOS.

Afortunadamente, Courtney no solo se destaca por su destreza como escritora: el sonido que le saca a su guitarra es lo máximo, alternando entre temas con una energía grungy cuando corresponde y otros que se destacan por distorsiones melancólicas, como en la épica “Small Poppies”. No hay una sola canción en todo el disco que no tenga su momento de brillantez, pero para destacar alguna otra voy a incluir “Pedestrian at Best”, un éxito instantáneo y una de los versos que más me identifica (“Put me on a pedestal, I’ll only disappoint you”), “Nobody Really Cares If You Don’t Go to the Party”, sobre el FOMO y “Kim’s Caravan”, uno de sus momentos más serios y musicalmente intensos, en la que admite que no importa de qué hable, nosotros vamos a interpretar lo que queramos.

En fin, ¿qué más puedo decir de esta joven ansiosa, hilarante, inteligente y fascinante millennial y su fantástico disco debut? Sus canciones son como cuentos y su guitarra combina lo mejor de los 90’s y la psicodelia en un sonido fresco y honesto. Si alguien me preguntara qué tipo de música sería si fuera música, no dudaría un segundo en contestar que intentaría ser como ella.

SPOTIFY: https://open.spotify.com/album/4xRrnbv5WmQp6CJXksbF1t

Anuncios

2 comentarios el “Discos favoritos 2015: Puesto 2

  1. […] Your Fire For No Witness e instantáneamente se convirtió en una de mis nuevas favoritas junto a Courtney Barnett y Julia Holter. Una vez dije que entre esas tres, me quedaba con Julia Holter en términos de […]

    Me gusta

¿Y vos qué opinás?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s