Poirot, o cómo superar a tus series favoritas

El otro día tuve que hacer algo que venía evitando hace tiempo: ver el último episodio de Agatha Christie’s Poirot, la serie que me venía acompañando en tardes de relax y noches de planes cancelados desde hace más de cinco años. ¿Cinco años? Sí, porque logré lo que parece imposible en la era del Torrent y Netflix: ver un contenido de a poco. Pero bueno, todo lo bueno tiene un final (o eso dicen los dramáticos), ¿y qué hacemos o tenemos que hacer cuando terminan nuestras series favoritas?

Admito que tengo una obsesión con algunos temas. Todo lo que sea británico, tenga a detectives de protagonistas y/o esté ambientado en una época pasada va a estar en mi watchlist. Poirot es la serie que mejor ejemplifica este patrón. Centrados en Hércules Poirot, el famoso detective creado por Agatha Christe, los episodios son adaptaciones de los libros de la autora (de los que soy fan), en los que se nos presentan distintos crímenes, meros desafíos para el peculiar detective belga, quien resuelve todos sus casos con facilidad, basándose en el razonamiento deductivo. Él ya era uno de mis personajes literarios preferidos, pero la interpretación de David Suchet en esta adaptación hizo que Hércules se ganara mi corazón.

Pero el personaje principal no fue lo único que hizo de esta serie una de mis favoritas. La ambientación es increíble: la arquitectura y decoración art decó que abundan en las primeras temporadas hicieron que me arrepintiera de no estudiar arquitectura. La vibra de la década de los treinta que se transmite, así como la exhibición de la cultura británica en su máxima expresión hacían de ver Poirot una experiencia no solo entretenida, sino también estética y placentera; lo que resulta un poco irónico dado el componente criminal de la mayoría de los episodios.

MAS_agatha_christie's_poirot_s04-ingested

p004911_07

El edificio art decó en el que vive Poirot. En la serie se llama Whitehaven Mansions.

A lo mejor fue ese placer estético que me aportaban los capítulos lo que me percató que no era sabio consumirlos todos de una vez. No es común que suceda esto, pero sí me ha pasado antes con, por ejemplo, The X Files, The Wire y The Sopranos, cuyas últimas temporadas me estoy reservando para disfrutar uno de estos días. Así que no tengo que preocuparme, para mi futuro de entretenimiento me espera crimen y drama de sobra. Pero eso sí, en su versión americana (que aunque es genial, NO es lo mismo…).

Para llegar a este milagroso ritmo (¡trece temporadas, setenta episodios, en media década!) tuve que disciplinarme así como sobrellevar obstáculos imprevistos que se me presentaban. A continuación, un breve recuento de mi complicada pero linda relación con Poirot.

Todo empezó en la facultad, cuando tuve que hacer la reseña de El asesinato de Roger Ackroyd de Agatha Christie. Nunca había leído a la famosa autora, lo que me sorprende ya que el misterio siempre fue uno de mis géneros favoritos. Me encantó la sensación que me transmitía, la descripción que hacía de los personajes y los lugares, todo muy británico (mi debilidad). Después de leerlo, empecé a devorarme cada uno de sus libros que se topara en mi camino. En fin, volviendo al tema, un día estaba haciendo zapping (¡wow, los tiempos del zapping!) y me encontré con un episodio que estaba comenzando de Poirot en Film&Arts. Fue en ese momento cuando de verdad se destapó mi obsesión poirotesca.

Cuando me avivé y busqué la serie en Internet, me encontré con que Cuevana la tenía en su lista. ¡Qué emoción! Sí, pero poco me duraba la emoción con la lentitud de mi conexión. La solución que tenía a mi alcance era dejar cargando el episodio durante un tiempo para después poder verlo entero, sin interrupciones. Por temas de paciencia, esto me impedía ver más de un capítulo a la vez.

Pero llegó un mes en que Poirot dejó de estar disponible en Cuevana. ¡No! Lo bueno es que enseguida aprendí cómo funcionan los Torrents (suerte que estoy escribiendo esto desde Uruguay) y logré bajarme hasta la novena temporada. Estos capítulos fueron mis acompañantes perfectos para las tardes de fin de semana, cuando podía desenchufarme de verdad, y terminé asociando a la serie con esos momentos de placer y relax. Naturalmente, esos días no eran muchos, por lo que la iba viendo a un ritmo lento.

Un tiempo después (no recuerdo cuánto, pero más de un año), se me rompió el disco duro en el que tenía guardados todos los gigabytes poirotescos. ¡Noo! Para peor, fui a buscar el Torrent y no estaba más, ni cualquier otro aceptable disponible. Mientras asimilaba esta decepción, decidí retomar la lectura y completar de a poco mi biblioteca de Agatha Christie. Fue una experiencia distinta pero muy positiva, al exigirle un poco más a mi imaginación. A medida que pasaba las hojas me iba imaginando cada vez más los escenarios como si estuviera viendo uno de los episodios, y a David Suchet pronunciando las palabras de Poirot.

Finalmente, llegó el momento en que “descubrí” Netflix. No estaba Poirot en el repertorio, pero cuando navegué con el VPN de Estados Unidos me llevé de las mejores sorpresas (en temas no muy trascendentales de la vida): ¡estaba Poirot! Esto fue hace poco más de un año, y todavía me quedaban aproximadamente cinco temporadas para ver. ¿Cómo hice para dosificar los capítulos con el peligro de caer en una fuerte adicción y ya con un leve síndrome de abstinencia que venía arrastrando hace tiempo? Engancharme con otras series similares, por supuesto. Gracias a Netflix y su modo “Porque viste Agatha Christie’s Poirot”, conocí y miré distintas series que se encontraban en mi umbral previamente mencionado: desde la popular Sherlock a la más desconocida Rosemary&Thyme, pasando por la de culto Luther a la más liviana Elementary. ¡Y cómo olvidarme de la joya feminista de Miss Fisher’s Murder Mysteries! Seguro estoy omitiendo alguna, y otras ni menciono porque fueron una GRAN decepción (sí, te espera un post aparte, Jo) pero lo importante es que pude seguir conociendo y encariñándome con detectives sin privarme de mi querido Poirot.

third0Y bueno, acá estoy. Hice de todo para evitar este momento. Voy a extrañar a Hércules, a su presencia tranquilizadora, al impresionante edificio en el que vivía y otras increíbles construcciones art déco, a sus hermosos viajes por la campiña inglesa y a los violines de la intro. Lo bueno es que son muchísimos episodios, cada uno de ellos con tremendo valor en contenido y forma, así que la serie nunca va a dejar de darme ese relax e inspiración estética que tanto busco en el día a día.

Al finalizar el último capítulo, ya con la tristeza que venía anticipando desde antes, decidí hacer click en lo primero que me recomendó Netflix: Midsomer Murders, que parecía poder reemplazar mis principales necesidades de entretenimiento: serie/inglesa/de detectives. Ahora me enfrento a una potencial adicción con este nuevo contenido, si bien no es de la misma “calidad” que Poirot. Será que el tema no pasa por superar una serie, sino en el estar siempre enganchado con una, la sensación de poder depender de esa solitaria pero placentera compañía.

Anuncios

14 comentarios el “Poirot, o cómo superar a tus series favoritas

  1. Muy lindo este posteo Cami :). Cinco años es pila, para casi cualquier cosa, jaja. Y entiendo ese vacío porque me ha pasado con algunas series que también mencionás, como The Wire (que pese a ser de 2002-2008 la conocí este año) y The Sopranos, que fue una experiencia genial. También me pasó con Nip Tuck 2003-2010 y con otras. Pienso que son como pequeñas hermandades que uno llega a generar con esos personajes que nos atraen, con sus historias y, creo de verdad, que nos acompañan en el mejor sentido de la palabra, por eso cuando ya no están los extrañamos, no solo a ellos, sino a la experiencia (estética, afectiva, placentera y de desenchufe, como vos bien explicaste) que implicaba dedicar xx tiempo personal a dejarse llevar por ese viaje. Un momento solitario sin nada de soledad. 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • Camila dice:

      Solo una persona tan adicta a las series puede entender de verdad la compañía que uno siente con estos personajes tan queridos ❤

      No tengo vergüenza de admitir esta conexión.

      ¡Gracias por tu comentario, Gera!

      🙂

      Me gusta

    • pablo dice:

      Nosotros desde Argentina alrededor del año 2010 nos encariñamos con Poirot, a tal punto que nuestra hija primera que nació en 2011 se llama Agatha, la serie tal cual contas la conseguimos de varias maneras y es al día de hoy, por mas que la hallamos visto completa, no dudamos, todos, inclusive nuestras hijas, en poner al tío Poirot para que nos genere ese clima tan especial que transmite.
      Te recomiendo Sherlock Holmes de Jeremy Brett, nos generó lo mismo y una total admiracíón por su inmensa capacidad actoral.
      Ambos son insuperables…, podemos contar muchas otras cosas.

      Me gusta

      • Camila dice:

        ¡Hola Pablo! Sí, Poirot tiene una magia inexplicable. Te envuelve en una atmósfera de otro mundo, muy similar a lo que me generan los libros de Agatha Christie. Voy a ver esa versión de Sherlock Holmes que me recomendás 🙂

        ¡Gracias por tu comentario!

        Me gusta

  2. FRANCISCO dice:

    Buen artículo, Camila. Yo me compré el año pasado, la colección completa en DVD de esta serie y la estoy disfrutando poco a poco. Me faltan 20 episodios. No es una serie para ver muchos episodios seguidos. Es una serie para padalear poco a poco. Lo que hago yo es ver unos 10 episodios seguidos, unos 4 episodios a la semana y entercalarla con otra temporada de otra serie por ejemplo ahora la intercalo con la serie “Los hijos de la anarquía” que es una serie muy buena y te recomiendo.
    Para finalizar te recomiendo la serie Los pequeños asesinatos de Agatha Christie, serie francesa muy buena. Yo me apunto Miss Fisher’s Murder Mysteries! para verla cuando termine Poirot.
    Un saludo de Francisco desde España.

    Me gusta

    • Camila dice:

      ¡Hola Francisco!

      Sí, exactamente; Poirot no se disfruta en maratón, hay que degustarla de a poco para asimilar toda la belleza visual de la serie. Me pasa lo mismo con los libros: si fuera por mí los leería en un solo día, pero lo ideal es ir procesándolos de a poco.

      Vi un episodio de Sons of Anarchy nada más, pero tomo tu recomendación en consideración 🙂

      Las que estoy viendo en este momento son Midsomer Murders y Peaky Blinders. Próximamente saldrá un artículo de esta última, ¡muy recomendable!

      Gracias por leer y por el comentario 🙂

      Me gusta

  3. […] en un ambiente que solo conocés a través del arte o libros de historia. Tal es el caso de Agatha Christie’s Poirot y su hermosa interpretación de la Inglaterra de los treinta. Pero bueno, si buscás la belleza de […]

    Me gusta

  4. Francisco dice:

    No consigo encontrar una página que ofrezca los links de descarga (sin intertar meterme un virus) o los torrents….. si alguien sabe de alguna página web, lo agradezco : professorfrancesc@gmail.com

    Me gusta

  5. Anónimo dice:

    Pues yo esta serie la conocí en vhs, que me compré en el kiosko El misterioso caso de Styles y El misterio de la guía de ferrocarriles y me gustó tanto que me fui comprando las temporadas en dvd y de esos packs, solo me vi unos 20 capítulos, entre los cuales se encuentran los 2 que vi en vhs y ni corto ni perezoso los volví a ver, sobretodo El misterio de la guía de ferrocarriles, que es el único al por cual me lanzo una y otra vez, ya que el resto está en el fondo y ese es mi favorito, me gusta tanto que ya lo he visto unas 6 veces y no me canso de verlo, sobretodo por la melodía del asesino cada vez que aparece la guía ABC.

    Le gusta a 1 persona

    • Camila dice:

      Sí, ¡ese episodio de Poirot puede darte miedo! Es una serie que vería una y otra vez, y la tendría de fondo siempre. Podría decirse que le encuentro una magia que no veo en casi ninguna otra serie.

      ¡Gracias por el comentario!

      Me gusta

      • Anónimo dice:

        A mi no me da miedo, bueno, un miedo light que me gusta, soporto y disfruto y por eso es mi favorito y muy bueno lo de los asesinatos específicos, aunque me hubiese gustado saber el nombre de la víctima del cine de Doncaster

        Le gusta a 1 persona

  6. Anónimo dice:

    Camila. Soy Lorena y vivo Chile. Todo lo que escribiste refleja exactamente lo que me pasa con los libros de Agatha Christie. Los comencé a leer cuando tenia12 años y aunque los he leído todos más de una vez, siempre vuelvo a ellos porque me encanta su descripción de épocas pasadas, la campiña inglesa, casas enormes, mayordomos, doncellas, etc. Las series de Poirot y de Miss Marple me han permitido colocar en imágenes, lo que tanto había imaginado. Las amo!. Muchos saludos!!

    Me gusta

¿Y vos qué opinás?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s