Joy (2015)

Como viene sucediendo cada dos años en esta época, David O. Russell estrenó una nueva película protagonizada por su musa, Jennifer Lawrence. Sus anteriores proyectos con la actriz fueron Silver Linings Playbook y American Hustle, ninguna de ellas una obra maestra pero sí vehículos para que la actriz pudiera encantar a los críticos y al público. Con Joy, sin embargo, parecería notarse el desgaste del dúo.

Joy es la biopic de Joy Mangano, una inventora, emprendedora y empresaria americana que se hizo famosa a principios de los noventas por los artefactos domésticos que creó, que vendía ella misma en un canal de compras por televisión. En poco tiempo, se convirtió en un ícono para las amas de casa americanas, así como una personalidad de la televisión por compras. Lo que hace el film es mostrar un sintético pantallazo de sus inicios, cuando vivía una vida ordinaria repleta de obstáculos, causados en gran parte por su disfuncional familia.

Empiezo mis comentarios admitiendo que no soy fan de David O. Russell, con sus personajes excéntricos, dinámicas intensas y dramas desarrollados en comedia. Además, me está cansando ver las mismas caras de siempre, como la de Jennifer Lawrence, Robert De Niro y Bradley Cooper. Pero si hay algo que hace bien es crear personajes para Lawrence. En Joy, ella nos muestra la actuación más “domada” de sus colaboraciones con el director (la primera vez que interpreta a una persona que está bien mentalmente), pero en la que exhibe con profundidad su increíble talento. Su papel es el de una mujer luchadora, que busca sobrevivir sin perder de vista sus sueños; un rol bastante maduro para sus 25 años.

joy-DF-04076_R2_rgb

Aparte de ser la única actuación destacable, Lawrence es la única razón por la que vale la pena ver Joy. Aunque, para ser justas, también podemos mencionar la participación de Isabella Rossellini, con su interpretación de una seria mujer de negocios, la oposición del personaje principal. También contamos con una actuación trillada del ya desvalorizado De Niro, y al mega secundario Bradley Cooper, que es considerado uno de los protagonistas, ¡a pesar de aparecer en solo un par de escenas!

Pero esto no es culpa de los actores sino del guión, que se asemeja más al de una telenovela latina: todos gritan lo que están pensando y sintiendo, incluso esas cosas tan básicas que ni racionalizamos. Pero todo sea para dramatizar la acción, o mejor dicho, melodramatizar la vida de Joy, que se reduce a giros de la historia que no dan respiro. Como resultado, solo presenciamos momentos de tensión, nada de desarrollo, lo que termina forzando las situaciones y caricaturizando a los personajes. Sumado a esto, el film está narrado por la voz en off de la abuela de Joy, que además de darle un tono similar al de una mala película de Disney, no aporta nada al explicar todo desde el punto de vista de su personaje irrelevante. En definitiva, un guión que quiere transmitir cierta magia pero termina regalando un caos de estilos.

Justo cuando sentimos que la trama está tomando un camino interesante, nos vuelve a decepcionar con un desenlace que se resuelve a las apuradas, un simple repaso de lo que terminó siendo la vida de la protagonista. Esto no solo perjudica a Lawrence, que logra su mejor performance hacia el final (cuando Joy se convierte en la badass que estábamos esperando), sino que tampoco le hace justicia a Joy Mangano ni a las mujeres luchadoras y exitosas. Mostrar los obstáculos y sufrimientos del personaje no basta para inspirarnos; también necesitamos regodearnos con lo que logró. Más cuando al comienzo del film se aclara: Inspired by true stories of daring women. One in particular.

joygallery2

No ayuda a esta sensación de agobio que la fotografía tenga el mismo tratamiento que otras películas del director (como American Hustle, del mismo cinematógrafo Linus Sandgren), con esa oposición frialdad/calidez resuelta en una luz cálida artificial y fría natural, que deprime más que las injusticias que sufre Joy. Varias de las escenas nos transmiten esa sensación de desolación con paisajes nevados suburbanos y la calidez artificial de un hogar turbio, con una luz que nos recuerda a estados febriles. Por su parte, la selección de banda sonora es extraña. Solo tenemos que hacer referencia a una escena en la que parece escucharse una canción al estilo bolero…

Pero lo que más desorienta de Joy es la elección de Jennifer Lawrence para interpretar a una madre de treinta y tantos años. Esto puede resultar confuso para quien no tiene noción de la edad real de Joy Mangano cuando sucedió todo. Nunca se nos da pistas, ni siquiera envejeciéndola mínimamente con maquillaje porque, ¿para qué arruinar su belleza natural? Por suerte no somos las únicas en darnos cuenta:

Apoyo esta búsqueda de David O. Russell de seguir creando personajes para Jennifer Lawrence, pero para la próxima le pedimos uno más acorde a su edad y que, antes de cumplir con su regla de un estreno cada dos años, se tome un tiempito más de preproducción.

Veredicto: 5/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt2446980/

 

Anuncios

4 comentarios el “Joy (2015)

  1. Jaja Pocha. A mí me gustó, y eso de los roles old-young de Lawrence no sabía que era un tema. But, who cares? Nadie piensa en eso cuando la ve a ella, jaja. No, en serio, si nos ponemos muy duros con el tema de la verosimilitud, la mitad de los roles no dan el rol, y se aplica a muchas muchas cintas. ¿Hay que medir eso en cada una, en cada actuación? Creo que no querrías tomarlo como un criterio, sino deberías aplicarlo para todas las películas para todos los roles… ¿Por qué matar a Lawrence? Para mí la loca es genial y la rompe, la pongas hacer de lo que la pongas. La realidad (Jobs, Joy, lo que se base en cualquier biopic) se basa en un modelo que no hay por qué seguir, sino sencillamente sería una mimesis y el cine es justamente otra cosa, representación. O sea, no se si se entiende lo que quiero decir. Para mi es un camino crítico ya superado el tema de la verosimilitud o concordancia en la representación de roles, la edad, si dan o no, etc. En el teatro sucede otra cosa y es otra discusión. Creo que te faltó mencionar un aspecto muy importante en esta película y a mí me agradó: el humor negro. Fue un gran acierto. La vi así: 6/10. Beso!

    Me gusta

    • Camila dice:

      ¡Hola, Gera! El tema es que no es verosímil. Cuando yo estaba viendo Joy, le agregué pila de melodrama a la vida de la protagonista porque precisamente pensé que era una persona de mi edad. Es decir, una madre de dos hijos, divorciada y encarando todos los problemas familiares y financieros con solo 25 años.

      Por eso hago hincapié en que NUNCA se nos hace referencia a su edad. Porque al no hacerlo, uno se imagina que Lawrence interpreta más o menos a alguien de su edad, sobre todo al no tener una pizca de maquillaje que la haga más madura.

      Para mí ella es tremenda actriz que puede hacer bien hasta de anciana, pero ese no es el tema, sino que al no aclarar ciertos aspectos de su personaje el espectador lo va construyendo con la poca información que tiene. En mi caso, cuando me enteré que en la vida real Joy tenía diez años más sentí que había visto otra historia, en mi cabeza el drama era más duro…

      Gracias por tu comment 🙂

      Me gusta

  2. […] varias actuaciones destacables, descartando el divague de la nominacion de Jennifer Lawrence por Joy. La indiscutida ganadora y mi preferencia dentro de las nominadas es la joven Brie Larson, a quien […]

    Me gusta

¿Y vos qué opinás?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s