Beasts of No Nation (2015)

Netflix vuelve al ataque, esta vez en el mundo del cine. Su primera película original es osada, ambiciosa y reúne un equipo extremadamente talentoso. Beasts of No Nation es un drama bélico que tiene como protagonista a Agu, un niño de un país anónimo del oeste de África que pasa de tener una vida normal junto a su padre, madre y dos hermanos, a luchar bajo el mando de un carismático pero atemorizante warlord (señor de guerra) que comanda un batallón de una de las tantas facciones de las guerrillas africanas. La película narrada por el joven Agu nos hace parte de su horrible recorrido por su “carrera militar”, desde su entrenamiento en medio de la selva, salpicado de rituales místicos, lavados de cerebro, extremas pruebas de lealtad, y demás, hasta su participación en las escaramuzas y su desesperada pero determinada lucha por la supervivencia.

netflix-beasts

Basada en la novela de Uzodinma Iweala y adaptada y dirigida por Cary Joji Fukunaga, el capo que dirigió la primera excelente temporada de True Detective (y también la reciente Jane Eyre del 2011), la película tiene escenas que te dejan sin aliento. Fukunaga sabe cómo hacer que una escena de acción vibre por su realismo e inmediatez, y esta no es una excepción; aquí también nos deleita con más de un exquisito plano secuencia, que lejos de ser una muestra de arrogancia del realizador, nos transmite la sensación de urgencia que vive Agu momento a momento. Hay pasajes hermosos que consisten de escenas que se funden la una con la otra de una forma poética, pero que también manifiestan el estado de ánimo de los participantes y su carencia de referencias temporales; esto último se debe a los ritmos frenéticos de sus vidas, sí, pero también al uso cada vez más indiscriminado de las drogas. Dato interesante: como el director de fotografía original se lastimó un brazo antes de la filmación, Fukunaga se terminó encargando de esto también, así que el producto que vemos es casi completamente la visión del director.

Pero Fukunaga no es el único que se destaca en este filme; Abraham Attah, quien interpreta a Agu, nos brinda una de las mejores actuaciones por un niño de las últimas décadas, su rostro un lienzo en donde se plasman las transformaciones de su personaje: fresco y alegre al comienzo de la película, y serio, siempre alerta más adelante, logrando una sensación de ausencia a nivel superficial, como si el Agu verdadero hubiese ido a recluirse a los confines de su mente, pero manteniendo siempre una línea a tierra a través de sus ojos, de una mirada profunda e intensa. Sinceramente, te rompe el corazón. Él y el resto de sus compañeros de batallón, especialmente el joven que interpreta a Strika, el amigo silencioso de Agu, son excelentes. Pero además cabe destacar a Idris Elba como el comandante. Casi irreconocible de sus otros papeles, salvo por ese físico imponente que lo delata, Elba se sumerge completamente en el rol, manejando su acento con credibilidad y siendo por momentos terrible y compasivo, desagradable y carismático, extremadamente convincente en sus discursos contra el gobierno, netamente fascinante cuando alienta a sus soldados al ataque, ya sea rugiendo gritos de guerra o cantando y bailando a ritmos nativos. Es increíble como Elba va destapando tapa tras tapa de este personaje que construyó tan cuidadosamente -un tipo brutal que es tanto la figura paternal de los niños como su perdición-, y sin embargo, jamás intenta robarle el protagonismo a Attah y a los demás niños, es un actor generoso. Es una excelente actuación merecedora de reconocimiento, y si la Academia se permite ser un poco menos conservadora, quizás se anime a nominar esta producción de Netflix.

elba-netflix-beasts-nation

Una de las cosas más admirables del guión es que se trata de un país anónimo. No busca señalar a nadie en particular, sino condenar estas acciones en todos lados. No tiene alineaciones políticas, los personajes pertenecen a bandos pero apenas los distinguimos el uno del otro; los discursos son genéricos, despotricando contra el otro bando al que se acusa vagamente de ser culpable de lo que está sucediendo. Pero sabemos que no es así, no es el otro bando, está todo corrupto. No hay afiliaciones que parezcan más buenas que otras, solo hay brutalidad y una violencia innecesaria. No hay indicaciones de que las cosas mejorarían si nuestro grupo -es decir, el grupo al que seguimos en la película- ganara ni perdiera, es todo muy desolador. Por esto y otros motivos, Beasts of No Nation no es muy fácil de ver. Mirarla es acercarse a una realidad que es en extremo desalentadora, es pasar un poco más de dos horas en un estado de angustia e indignación, un recordatorio de miles de vidas vividas en otra parte del mundo, en donde la televisión es de imaginación, una carcasa sin pantalla, una ficción. Esto también es una ficción, pero lamentablemente, es mucho menos ficción de lo que nos gustaría. Pero no desesperen, quizás no todo esté perdido. ¡A mirarla!

Veredicto: 8/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt1365050/

Anuncios

Un comentario el “Beasts of No Nation (2015)

  1. […] Va a ganar: Sylvester Stallone por Creed Debería ganar: Mark Rylance por Bridge of Spies Debería haber estado nominado: Idris Elba por Beasts of No Nation […]

    Me gusta

¿Y vos qué opinás?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s