Cómo ser un estoico según el capo de Marco Aurelio

Se viene un nuevo año, ¿y sabés lo que es perfecto para este momento de transición? ¡Resoluciones! Pero no te voy a recomendar una resolución onda “comer más rúcula” o “ir a correr todos los días a las 6:00 a.m antes de ir al trabajo”, sino más bien una forma de encarar la vida. Pero no te preocupes (?), no la inventé yo, ni tampoco el amigo del que voy a hablar, pero él sí fue uno de sus más importantes discípulos. ¿Quién es él? Marco Aurelio. Ya de pique con ese nombre tenés que saber que es alguna persona importante de Roma, y vas a estar en lo correcto. Marco fue un emperador de Roma, uno de los buenos, pero hoy en día es especialmente recordado por ser un emperador filósofo, porque desde chiquito, a Marco le pintaba vivir bien y para vivir bien primero tuvo que decidir qué es vivir bien. En su vida de estudiante, conoció a Rústico (el “Rusi”), quien fue su amigo y principal maestro en cuanto a todo lo que tenía que ver con el Estoicismo.

El Estoicismo. Me encanta porque “estoico” es un adjetivo súper común que todos conocemos, que básicamente significa que te bancás los trapos y aguantás todas las piñas que te encaja la vida con cara de Clint Eastwood. Pero el Estoicismo era mucho más que eso, y si agarrás las Meditaciones de Marco Aurelio, vas a tener una idea de lo que significaba vivir bajo sus preceptos. Las Meditaciones fueron principalmente escritas en sus campañas de guerra (que fueron muchas y muy duras), y no desde la comodidad de su palacio sino en las carpas como cualquier otro soldado, porque Marco era ese tipo de hombre. En sus escritos, te vas a topar con cosas como superar el miedo a la muerte, vivir de acuerdo con la naturaleza (y por ende la razón), evitar el lujo y la ostentación de todo tipo, pero lo más importante para mí: cómo desarrollar la disciplina para controlar nuestras emociones e impulsos y lo importante de construir un fuerte mundo interno.

ROMAN ART

Pero no hay mejor forma de venderlo que usando sus propias palabras, así que paso a compartir algunas de las cosas que subrayé:

“Comenzá cada mañana diciéndote a ti mismo que te vas a topar con gente entrometida, desagradecida, creída, envidiosa y antisocial. Estas personas son asi porque no saben lo que es el bien y lo que es el mal. El hecho de que alguna gente se comporte como se comparta es inevitable. Desear que esto fuera de otra manera es como desear que una higuera no dé higos.” – O sea, al pedo.

“Así que nunca te vas a destacar por tu ingenio. ¿Y qué? Todavía hay un montón de otras cualidades que cultivar que están en tu poder: sinceridad, dignidad, diligencia y sobriedad. Conducite con autoridad. Mirá todas las cualidades que pueden ser tuyas en este momento.” – Aceptá las cosas que no podés cambiar y copate con las que sí.

“¿Tu pepino está amargo? Tiralo. ¿Te topaste con espinas en tu camino? Girá para otro lado. Eso es suficiente. No preguntes: ¿por qué pasan estas cosas en el mundo?” – No hinches con quejas, aceptá y seguí con tu vida.

“Si te molesta algo externo a vos, el dolor no es por la cosa externa en sí misma, sino por tu actitud hacia ella; tenés el poder de cambiar tu actitud sobre esto en cualquier momento.” – Obvio que esta te suena.

“Pero la muerte, ciertamente, y la vida, el honor y el deshonor, el dolor y el placer, todas estas cosas le suceden igualmente a las buenas personas como a las malas, y son cosas que no nos hacen ni mejores ni peores. Por lo tanto, no son ni buenas ni malas.” – No te compares con otros ni te excuses con pavadas.

“Una persona no puede perder ni el pasado ni el futuro: porque lo que una persona no tiene, ¿cómo podría alguien quitárselo? (…) “Porque el presente es lo único que puede quitársele a alguien, si es cierto que es lo único que tiene realmente, y no se puede perder algo que no tenemos.” – Para más de este estilo: Alan Watts [referencia más adelante.]

“…todas las cosas que ves, cambian inmediatamente y dejan de ser; tené en cuenta la cantidad de cambios que ya has presenciado. El universo es transformación: la vida es opinión.” – BOMBA.

“No actúes como si tuvieras 10.000 años de vida. La muerte se cierne sobre vos. Mientras vivas, mientras esté en tu poder, sé bueno.” – Se picó.

“No dejes que te preocupen cosas futuras, porque llegarás a ellas, si fuera necesario, teniendo la misma razón que hoy en día usás para cosas presentes.” – Así que mejor que cultives esa razón para que dé sus frutitos.

“A menudo me he preguntado cómo es que si todos nos amamos más a nosotros mismos que otras personas, cómo es que le ponemos menos valor a nuestra opinión que a la opinión de los otros. Entonces, si un dios o un sabio se presentase ante un hombre y le rogase que no pensase en nada ni ideara nada que no expresaría tan pronto como lo llegara a concebir, el hombre no podría soportarlo ni por un solo día. Nos importa mucho más lo que nuestros vecinos piensen de nosotros que lo que nosotros pensamos de nosotros mismos.” – Además, le copa mucho el tema de que deberíamos ser capaces, a todo momento, de decir lo primero que se nos pasa por la cabeza sin sentirnos avergonzados, y cuando tenemos pensamientos que nos avergüencen, ahí tenemos que ponernos a pensar y decir, “bueno, ¿qué hacemos con esto?”

Por momentos, las Meditaciones son un poco reiterativas y desordenadas, porque para Marco era más que nada un diario donde escribía lo que se le pasaba por la cabeza, y donde parece recordarse cosas para futuros momentos de necesidad. En realidad es perfecto para tener cerca de una mesa de luz y cazar de vez en cuando, leerte un par de páginas, y quedar en shock con lo incansablemente citables que son cada una de sus oraciones. Pero además, si logramos dejar que alguna de estas enseñanzas se permee por nuestra piel, es seguro que vas a ser mejor persona. Bueno, tampoco es recomendable largar todo a la mierda y convertirte en estoico full time, pero como cualquier otra corriente filosófica, hay que tomar lo que nos guste de ella y descartar lo que no. En lo personal, yo las leí luego de otra gran (y súper complementaria) obra de Alan Watts (“La sabiduría de la inseguridad”), y no te voy a decir que me curaron la ansiedad, pero me ayudaron, y mucho. Así que nada, vos y tu 2016 ven qué hacen.

Anuncios

Jessica Jones – Temporada 1 (2015)

La primera vez que escuché hablar de Jessica Jones fue en conexión con la otra reciente serie de superhéroes, Daredevil. No es solo que ambas estén ambientadas en la misma ciudad (New York, como tantas otras producciones de este estilo) sino que además son contemporáneas,  y como ha sido la tendencia recientemente, Marvel hará que interactúen la una con la otra. Para entonces yo ya había visto la temporada 1 de Daredevil, y si bien me pareció decente, hubo varias cosas que no me terminaron de convencer: la química entre los protagonistas la encontré chata, la calidad de la producción inconsistente, pero por sobre todas las cosas, jamás logró conectar conmigo a un nivel emocional. Esto último es lo que yo -por cierto, esta “yo” no es ni una aficionada ni mucho menos una experta del rubro-  disfruto de las historias de superhéroes, un fuerte vínculo emocional con el héroe y sus circunstancias. Al menos en dos de estas tres cosas encontré a Jessica Jones ampliamente superior.

jessi_s1_013_h.0.0

Jessica Jones es una exsuperhéroe que ahora trabaja de detective privado. Su súper poder es la súper fuerza y su escudo es su sarcasmo. Es malhumorada, alcohólica, desprolija, antisocial y cuando la conocemos, víctima de un cruel síndrome de estrés post traumático. ¿Cuál fue la situación traumática que se lo provocó? Bueno, aquí entraría el súper villano de nuestra historia: Kilgrave. Por supuesto que no voy a entrar en detalles sobre ningún aspecto que lleve a territorio de spoiler, pero me gustaría destacar que la forma en que se presenta al villano en la serie es magistral. No lo vemos sino luego de varios episodios, pero su presencia se siente en cada fotograma, no solo a través de los episodios de flashbacks y paranoia de Jessica, sino que su poder es tal que se extiende más allá de su mera presencia física. Y es que Kilgrave tiene el poder de manipular tu voluntad, logrando que acates cualquier orden que te dé sin siquiera dudarlo: ya sea “dame tu celular” o “desaparecé de la faz de la tierra” (sí, literalmente, porque las metáforas se pierden al momento de acatar sus órdenes). La serie comienza luego de que Jessica pudiera liberarse de las garras de Kilgrave, tras unos meses de estar bajo su control y su completa voluntad, perdiendo por completo su libre albedrío. Pero Kilgrave reaparece en su vida y Jessica deberá decidir si quiere seguir corriendo o enfrentarlo de una vez por todas.

tumblr_inline_ny6j9k8sb71ss1lam_500

Jessica-Jones-jessica-jones-39088834-500-260

Ya había mencionado que Jessica (interpretada por Krysen Ritter muy adecuadamente) es bastante antisocial, pero esto no quita que tenga en la vuelta un grupo de personajes secundarios muy sólido. La principal es su hermana de alma Trish (una extremadamente popular ex actriz infantil que ahora tiene un exitoso programa de radio), una mujer independiente, fuerte, inteligente, sensible y que tiene un amor muy sincero y activo por Jessica. Este es uno de los ejemplos más claros del éxito de Jessica Jones en pasar el test de Bedchel (que mencionamos cuando hablamos de Mr. Robot). Pero además de Trish, está Luke Cage (otra persona “especial”, como le dicen ellos) que tendrá su propia serie en el 2016. La relación de Jessica con Luke es compleja y se va desarrollando de una manera muy interesante. Por otro lado están Malcolm, el vecino dulce pero drogadicto de Jessica, Jeri Hogarth, la abogada de primer nivel a la que Jessica le hace algún trabajito sucio (Carrie-Ann Moss curtiendo el look Claire de House of Cards pero más oscuro) y Will Simpson (un policía víctima de los poderes de Kilgrave), todos los cuales tienen historias secundarias que están generalmente -pero admito que no siempre- bien desarrolladas.

Jeryn_Hogarth_Trish_Walker_y_Jessica_Jones

Por ahora me referí más que nada a nivel de trama, pero Jessica también tiene mucho estilo. Siguiendo la tendencia moderna de hacer estas historias lo más realistas y crudas posibles, los poderes son una herramienta secundaria a las historias reales que se desarrollan frente a nuestros ojos. En esto es similar a Daredevil, pero la creadora Melissa Rosenberg (que me SHOCKEÓ descubrir que es la mujer que escribió los guiones de Twilight) decidió ir por algo más film-noiresco, y al menos yo apruebo muchísimo esta decisión. Esto se refleja en la fotografía y en la banda sonora, que va y viene de un jazz muy sutil, pero también en el humor sarcástico y pesimismo general de Jessica, elementos claves de toda buena anti-heroína film noir. No hay tanta acción como en Daredevil, aquí se trata más de meterse entre callejones, manipular, planear y tirar los planes a la mierda, pero siempre la batalla es más a nivel psicológico que físico, a pesar de que el súper poder de Jessica sea justamente la fuerza. Esto puede no gustar a muchos, pero puede ser lo que atrape a otros varios, incluida yo. A mí dame la batalla de las voluntades, la eterna discusión de culpabilidad y responsabilidad cuando estás bajo el control de Kilgrave, los inagotables dilemas morales de sopesar y medir el peor o mejor de los males. Al tomar esto como campo de batalla, los escritores pudieron lidiar con temas fascinantes y de alto interés feminista como lo son el consentimiento, el abuso (tanto físico como psicológico) y el aborto. De esta manera Jessica Jones logra un rico contenido social que otras series de superhéroes jamás tocan, por estar, quizás, más preocupadas con problemas de “mayor” amplitud.

vlcsnap-2015-12-08-21h29m28s033

Es que otra diferencia que tiene con Daredevil es el alcance, comparemos a Kingpin (el súper villano de DD) con sus planes que involucran a toda un área de la ciudad, con Kilgrave, quien no parece tener un gran plan, sino que vive para torturar a Jessica, causando múltiples estragos a nivel más personal en su camino. Algo refrescante de Jessica Jones es que su pesimismo, trauma y pasado de abuso no sirven únicamente para decorar el personaje y apuntar a un humor más negro, tampoco para darle una faceta extra y forzar profundidad a través de clichés de personalidad; en el caso de Jessica, estos elementos son absolutamente parte de quien es, visibles en todo momento, y, lo que parece triste pero real a la vez, elementos que la afectaron de forma permanente. No es como si ella los batallara para luego convertirse en la superheroína que todos quieren ver, son elementos que Jessica ya aceptó y que convivirán con ella por siempre.

En resumen, hay un MONTÓN que amar de esta serie. Es una de las historias más personales y emocionantes con las que me he topado en el mundo de Marvel y eligieron ir con Netflix porque es perfecta para mirarla toda de una, está muy bien serializada y cada capítulo te deja sediento por más. No solo esto sino que hay un gran nivel de impredictibilidad y a cada rato te deja diciendo “ta, las cosas no pueden seguir empeorando” pero te desafía hasta el final. Tiene personajes muy fuertes y bien desarrollados y uno de los villanos más atemorizantes de todos los tiempos, interpretado por David Tennant (un ex Doctor Who) tan brillantemente que si lo veo por la calle le pego una piña: un ser misógino, arrogante, con gustos pseudo-refinados y con la madurez de un niño, pero bueno, qué se puede esperar de un hombre al que jamás se le negó nada, literalmente. Por ahora no sé qué futuro le depara a Jessica Jones, pero si nos quedáramos únicamente con esta temporada, igual sería una de las series más satisfactorias que vi en los últimos tiempos.

Veredicto: 8/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt2357547/

Youth (2015)

Sorrentino es un director del que mínimo podés decir que es interesante. Me gusta porque, al menos en mi caso, hizo que se reviviera mi interés por el cine italiano que una vez supo ser tan predominante. Entre otras cosas, parece tener una obsesión con los personajes masculinos ya mayores (lo cual es genial porque a medida que van avanzando en los años, los actores luchan por conseguir buenos papeles) y sus películas tienen siempre elementos netamente sorrentinos sin dejar de ser películas independientes en sí mismas. O sea, lo mejor que un director puede pretender.

la-giovinezza-youth-caine-keitel-640x438

Youth es protagonizada por Fred, interpretado por Michael Caine a la perfección, con una mezcla de vulnerabilidad, nostalgia y un agudo sentido del humor que lo hacen un personaje completamente entrañable a pesar de sus faltas. Fred es un famoso conductor y compositor retirado que está viviendo en un hotel aislado entre los maravillosos paisajes de los Alpes suizos, entre la compañía de otros personajes excéntricos y fascinantes como él (incluida una Miss Universo y Maradona; sí, lo que leyeron). Está completamente dominado por la apatía, habiendo perdido el interés por casi todas las cosas que antes lo llenaban, y se pasa los días caminando por los predios del hotel y observando los patéticos shows que este ofrece por la noche. También conocemos a su hija Lena (interpretada muy correctamente por Rachel Weisz) quien oficia a la vez de hija y asistente personal de Fred, y quien atraviesa un momento personal bastante jodido y no teme tirar unas pálidas de vez en cuando. A su vez, tenemos a uno de los mejores amigos de Fred, el cineasta Mick (Harvey Keitel) con quien tiene agradables caminatas y con quien “solo habla de las cosas lindas”. Por último está Paul Dano, un actor que Fred conoce en el hotel, un ídolo de Hollywood que llora porque es conocido por una película de robots y no por su prolífica trayectoria en el mundo indie.

Todos estos personajes parecen perdidos, o bien, parecen haber perdido algo. En el caso de Fred, parece ser su memoria, o bien podríamos decir, su identidad, ¿porque acaso qué es nuestra identidad sino una sumatoria de nuestros recuerdos? (Still Alice lo trata muy bien.) Por un lado es la cansada ruta de hombre exitoso que se dedicó casi exclusivamente a su carrera y ahora se lamenta por haber descuidado su vida personal. Pero reducirla a esto sería injusto, Youth es mucho más que esto. Se trata de despertar, de enfrentar quien somos, de reconocer cómo nos ven los otros y cómo nos vemos nosotros mismos, y rehacernos de alguna manera con ese aprendizaje. Se trata, también, del significado de la juventud, de si acaso trasciende una mere referencia a nuestra edad o también lo acompaña algo más como una actitud.

SET DEL FILM

Son temas potentes, sí, pero uno de los mayores logros de la película es su exquisito balance entre los elementos cómicos, dramáticos y surreales que tiene. Los diálogos suelen dar en el blanco la mayoría de veces: a veces para la risa, otras para la reflexión, y a menudas para ambas a la vez. El lenguaje visual de la película es muy rico y probablemente amerite más de un visionado, pero tampoco se pasa de pretencioso como para ahuyentar al espectador casual. La fotografía es deslumbrante, lo cual no es sorpresa porque teniendo en cuenta donde está filmada, parece ser cuestión de apuntar la cámara y ser fiel a su belleza. Y por supuesto, la selección musical es espectacular, algo que no me sorprendió en lo más mínimo tras La grande bellezza en la que esto se destacó casi por sobre todas las cosas. Sorrentino, un buen discípulo de Fellini, no rellena con la música, comunica. Las canciones que elige son tan parte de las escenas como cualquier otro elemento y lo que es más, toma riesgos y triunfa.

El elenco está determinado a exprimir sus roles de todo lo que tienen, y lo logran, en particular Caine que hace mucho tiempo no tenía la oportunidad de brillar tanto. También hay un delicioso cameo de Jane Fonda (yo, a diferencia de los Golden Globes, lo llamo cameo y no actuación de reparto, y cuando lo vean espero que estén de mi lado). Hacia el final, el afán por darle resolución a algunas de las temáticas que toca la película me dejó un gusto un poco reduccionista y simplista -nada demasiado grave- y hay algunos recursos cansados de exposición (los niñitos sabios, entre otros) que rechinan un poco dentro de lo que es usualmente una película muy orgánica, pero son detalles menores en un film que entretiene, conmueve y deslumbra con una fotografía exquisita y compuesta a la perfección.

Veredicto: 7/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt3312830/

6 canciones de Morrissey que pueden hablar de tu vida

Hace meses que los fans uruguayos de Morrissey venimos contando los días para su concierto en Montevideo, uno de los más esperados de la década. Si bien dedicaríamos incontables posts a su música, a sus controversiales comentarios, a lo que significa finalmente verlo en vivo en Montevideo, etc., etc., parece que todo se resume a lo que más le admiramos: sus letras. 

Es la capacidad de ilustrar nuestros más complejos sentimientos lo que hacen de él una especie de mensajero o portavoz de quienes nos sentimos alienados, deprimidos o disconformes. A pesar de la universalidad de sus canciones, cada fan de Morrissey tiene sus favoritas. Por ejemplo, puede ser la que habla de guillotinar a Margaret Thatcher (¿la favorita de varios ingleses y argentinos?) o la que refleja lo esencial del argumento contra el consumo de animales. Cuando se trata de Morrissey, se puede hallar todo tipo de inspiraciones detrás de su música.

En esta ocasión, queremos destacar sus letras más humanas, las que parecerían hablar de y para nosotros. Desde las populares de The Smiths hasta las pegadizas de su carrera solista, desde las que reflejan la esencia del ser humano a las que tratan de las actividades más mundanas, siempre podemos contar con ellas para sentirnos acompañados; una suerte de autoayuda poética en una increíble banda sonora. Simplemente tenés que entrar a songmeanings.com para ver la cantidad de personas que interpretan sus canciones y expresan cómo las han tocado profundamente, hasta el punto de ayudarlas a sobrellevar sus vidas. En definitiva, y como diría Moz, la música que pasan los DJs no dice nada de nuestra vida, por eso, celebremos la que sí.

 

Asleep
Sing me to sleep
Sing me to sleep
And then leave me alone
Don’t try to wake me in the morning
‘Cause I will be gone
Don’t feel bad for me
I want you to know
Deep in the cell of my heart
I will feel so glad to go

Quizás no debería empezar la selección con la canción más dura y triste que haya escrito Morrissey, pero de una manera u otra el tema de la depresión va a ser mencionado. En esta ocasión, no hay trampa en las palabras; básicamente trata del suicidio, un tema muy importante para él, como se puede apreciar en su autobiografía y recientemente en una entrevista con Larry King. 

Si bien cómo se hace alusión al suicidio es lo central de “Asleep”, es la representación de la desolación, la desesperanza y el querer que el sufrimiento se termine lo que podemos relacionar con nuestras vidas. De repente no es recomendable escucharla en esos momentos complicados…

 

I Know It’s Over
And you even spoke to me, and said :
“If you’re so funny
Then why are you on your own tonight ?
And if you’re so clever
Then why are you on your own tonight ?
If you’re so very entertaining
Then why are you on your own tonight ?
If you’re so very good-looking
Why do you sleep alone tonight ?
I know…

‘Cause tonight is just like any other night
That’s why you’re on your own tonight
With your triumphs and your charms
While they’re in each other’s arms…”

A pesar de que puede interpretarse de varias maneras (lo que la hace permeable a las distintas necesidades de sus fans), esta canción de The Smiths es elegida casi unánimemente como la perfecta breakup song.

Además de transmitir la amargura ante el fin de una relación importante, es quizás la sensación de soledad que expresa lo que pueda llegar a resonar fácilmente entre sus fans, incluso en aquellos que no estén experimentando una desdicha amorosa. Una triste pero hermosa letra sobre la pérdida y el anhelo de ser amado.

 

Heaven Knows I’m Miserable Now
I was happy in the haze of a drunken hour
But heaven knows I’m miserable now

I was looking for a job, and then I found a job
And heaven knows I’m miserable now

In my life
Why do I give valuable time
To people who don’t care if I live or die?

Esta canción podría ser escogida como himno de vida de varias personas. Es que las situaciones que ilustra Morrissey reflejan la confusión, la apatía y el cansancio que sentimos ante las cosas más básicas de la vida.

De principio a fin, es una perfecta representación de lo que es vivir en el mundo de hoy, a pesar de haber sido escrita en los ochentas. Sí, puede llegar a ser pesimista, pero a este himno lo llevamos con orgullo porque significa que estamos perdidos pero no ciegos.

 

Please, Please, Please, Let Me Get What I Want
Good times for a change
See, the luck I’ve had
Can make a good man
Turn bad

So please please please
Let me, let me, let me
Let me get what I want
This time

Ya el título de este tema es una especie de mantra para aquellos que todavía no han experimentado el fugaz sentimiento de la felicidad, o por lo menos, de conseguir lo que quieren. ¿Quién no pidió lo mismo que Moz pero con otras palabras? 

 

There Is a Light That Never Goes Out
And if a double-decker bus
Crashes into us
To die by your side
Is such a heavenly way to die
And if a ten-ton truck
Kills the both of us
To die by your side
Well, the pleasure – the privilege is mine

La romántica de la selección. Sí, ¡romántica! Claramente hay un fuerte componente de tragedia, ¿pero acaso no es la forma perfecta de demostrar el amor? Hola Romeo y Julieta…

Quizás no se refiera exclusivamente a una relación amorosa, sino a un reflejo de esa extraña sensación de sentirse vivo por primera vez en mucho tiempo, y que experimentarla sea tan extraño que es inevitable presentir que algo malo va a ocurrir. Pero después de todo, y ahí se encuentra el mensaje romántico de esta canción, ya con haberlo vivido uno puede morir en paz. Entonces, de repente ese mensaje de amor no se refiera una persona sino hacia esa sensación de salir de la oscuridad y encontrar la luz. Bien podría asociarse con “¿Quién me quita lo bailado?”, ¿no? Bueno, a lo mejor no…

 

I Like You
Forces of containment,
They shove their fat faces into mine,
You and I just smile,
Because we’re thinking the same lines
Why do you think I let you get away,
With all the things you say to me?
Could it be I like you,
It’s so shameful of me,
I like you

You’re not right in the head and nor am I,
And this why,
You’re not right in the head and nor am I,
And this why
This is why I like you, I like you, I like you,
This is why I like you, I like you, I like you

Puede ser una descripción de una relación amorosa, pero lo que se destaca de este tema de You Are The Quarry (además de su pegadiza melodía y coro) es la representación de cuando encontramos a alguien especial y se forja un lazo único entre dos personas, unidas por cosas que alejarían a otros.

 

Miss Fisher, la nueva heroína feminista

Hace décadas que el feminismo viene ganando voz, ya sea gracias a importantes movilizaciones como por la exposición que comenzaron a recibir los discursos de mujeres influyentes, sobre todo figuras del entretenimiento (la campaña “He For She” impulsada por Emma Watson es un ejemplo). Pero lamentablemente todavía se mantienen estereotipos y preconceptos sobre qué implica ser feminista hoy en día. Como este es un tema para abordar en profundidad, el presente post simplemente servirá como ejemplo de la necesidad que tenemos por encontrar nuevas representantes de lo que es ser una mujer feminista, ya sea en la realidad o en la ficción.

Los casos de la vida real dan el ejemplo pero a veces para lograr una apertura de pensamiento es necesario infiltrarse en lo que es consumido masivamente, aquello que más que mostrar la realidad, hace soñar: la televisión. Si bien últimamente podemos encontrar varios contenidos con discursos feministas, son pocos los que no sacrifican el guion por el mensaje. ¿Quién hubiese pensado que encontraríamos un exitoso ejemplo en Miss Fisher, una detective australiana de los años veinte?

Miss Fisher’s Murder Mysteries, que a primera vista pensarías que es una serie a lo Miss Marple, aborda temas y problemas actuales (pero que estuvieron presentes siempre, un signo de cómo en realidad no hemos avanzado mucho socialmente) en un contexto de hace casi cien años atrás. Basada en el personaje e historias de la autora Kerry Greenwood, esta serie australiana es más que lo que lo que exponen sus positivas críticas: casos interesantes, un diseño de vestuario que hará que todo amante de la moda quiera ser vestuarista, un diseño de producción que transporta a otro mundo, e incluso, es más que su encantadora protagonista.

miss-fisher-ep-2x12.jpg

1396470637-missfishersmurdermysteries-01.jpg

miss-fisher-ep7.jpg

Las tres temporadas ocurren a finales de los años veinte en Melbourne, donde una atractiva mujer de familia noble, Phryne Fisher, decide emprender su carrera como detective. Lo que nos atrapa desde el primero de los 34 episodios es el personaje principal, que actúa de una manera fresca y un tanto libertina, incluso para el mundo actual. Phryne vive en completa libertad sexual, resuelve casos y se libera de los asesinos de distintas formas (ya sea por su ingenio, su dominio en artes marciales, la forma en que maneja distintas armas e incluso su atractivo físico, à la James Bond), maneja autos y avionetas, defiende a quienes están desamparados a nivel social y nos muestra cómo se puede hacer todo esto con un filoso sentido del humor. Con su autodeterminación, comportamiento e ideales, Phryne Fisher representaría un claro ejemplo del concepto de “La tercera mujer” de Gilles Lipovetsky, pero en los años veinte.

Una de las particularidades de Miss Misher’s Murder Mysteries es cómo los casos giran alrededor de problemas sociales complejos, como la discriminación por raza, por orientación sexual, por inclinaciones políticas y posición socioeconómica. Parece poco creíble que una mujer de esa época (con los obstáculos que tenía) pudiera defender esas causas, pero es gracias a la construcción de los personajes y sus relaciones que todo se desarrolla de manera orgánica. Y si hay algún caso que no llega a tocar este tipo de temas, los personajes secundarios nos recuerdan de qué lado está Phryne. Por ejemplo, su mejor amiga es lesbiana, y dos de sus mejores amigos son comunistas.

Sí, como todo personaje principal de una serie, Miss Fisher tiene un love interest, el detective Jack Robinson, pero la relación entre ambos siempre queda en lo platónico, sobre todo porque Phryne no está dispuesta a abandonar su espíritu libre ni se quiere complicar la cabeza. Y a pesar de que Jack siempre aparece para ayudarla, ella nunca ocupa el papel de la damisela en apuros, por el contrario, casi siempre se salva a sí misma y él llega para observar cómo se hace el trabajo.

A pesar de todo lo anteriormente dicho, la serie no sería nada sin su protagonista, interpretada por la magnífica Essie Davis. Phryne es inteligente, atrevida, graciosa y temeraria, entre otras características que buscamos en una heroína. A la detective no le importa lo que dicta la sociedad ni parece afectarle ningún tipo de repercusiones sociales ni prejuicios. Cabe mencionar que Miss Fisher’s Murder Mysteries hizo lo que pocas series se animarían a hacer: contratar a una mujer de más de 40 años para el personaje principal. En Hollywood, esto parece poco probable incluso si se contratara a Angelina Jolie en el papel de Phryne. Sin embargo, en la trama nunca se menciona su edad, ni parecería importar.

Otro aspecto a destacar es cómo se utilizan a ciertos personajes para representar las distintas posturas con respecto al papel de la mujer en la sociedad. Tomemos como ejemplo a tres personajes: Phryne, Aunt Prudence (su tía) y Dot (su acompañante-ayudante). La primera personifica la vanguardia en todo tipo de aspecto, desde su forma de pensamiento, su estilo de vida hasta su vestuario. Por otro lado, Dot representa la apertura a nuevos valores. Ella creció en una familia católica y siempre obró en base a ideales conservadores, pero desde que conoció a la detective adoptó nuevas posturas, sobre todo en lo relacionado a los derechos de las mujeres, sin comprometer aspectos esenciales de su personalidad. Y finalmente tenemos a Prudence, una mujer que, tal como su nombre, representa la forma de pensamiento tradicional de esa época, una mujer que actúa según lo que le dicta la sociedad y quien nunca llega a modificar sus valores pero que de a poco se vuelve más receptiva a las formas de Phryne. 

Así como estos personajes han sabido abrir sus mentes acerca del papel de las mujeres en la sociedad, esperamos que la fascinante protagonista y los complejos temas abordados en la serie sirvan para que las audiencias de hoy en día observen que, si bien hemos avanzado bastante en el plano social, todavía nos queda un largo camino.

Veredicto: 8/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt1988386/