Dos películas que llevan la sicología a nuevos extremos

Experimenter (2015)

experimenter-sarsgaard
Experimenter 
es una película difícil de criticar porque tiene todo para ganar y lamentablemente termina siendo bastante chata. Igual no nos apresuremos a descartarla, porque tiene cosas interesantes. Se trata del sicólogo social Stanley Milgram, un estadounidense que se destacó por sus experimentos sociales que comenzó en los sesentas, en especial por un experimento que hizo en la universidad de Yale que toma a la obediencia como tema de estudio. La película es narrada por su protagonista en una voz monótona y en un tono apático, rompiendo la cuarta pared a todo momento e incorporando elementos visuales bizarros como símbolos o metáforas de lo que está sucediendo. Es una narración bastante parecida a la de House of Cards, en la que el narrador a veces nos cuenta algo mientras que en segundo plano se está desarrollando algún momento de su vida.

Tomando este recurso bastante inusual para las películas biografías (que se suelen destacar por ser bastante rígidas en su estructura) y teniendo en cuenta la temática fascinante con la que trata, cuesta creer que pasada la media hora inicial de encanto, la película pierde mucho impulso. Nos introduce de inmediato en el mundo del experimento de la obediencia, un experimento inspirado por los hechos del Holocausto y la eterna pregunta de por qué tantas personas fueron capaces de cometer tales atrocidades. En su experimento, Milgram pone a sus sujetos en una posición de poder infligir dolor a otros pero a su vez los coloca bajo la autoridad de un “investigador” que los incita -no obliga- a cumplir con su deber. El experimento busca discernir el grado de culpabilidad que tenemos cuando estamos bajo la impresión de estar siguiendo órdenes y hasta qué punto podemos traicionar nuestra conciencia moral para someternos a la voluntad de una figura autoritaria. Nadie puede negar que esto es en extremo interesante. Sí, y la película nos muestra este y otros experimentos (como el que se relaciona con el concepto de seis grados de separación), pero nunca logra crear momentum ni alcanzar un clímax a nivel dramático. No me termina de convencer Peter Sarsgaard -el hombre con la mirada más lasciva de todo Hollywood- en el papel de Milgram, pero me hizo muy feliz ver a Winona Ryder interpretando a la esposa.

Para los que ya están bastante familiarizados con Stanley y sus experimentos, quizás esta película no tenga demasiado que aportar. Pero siendo asquerosamente idealista, me gustaría pensar que esta película sirve como exposición a un experimento que realmente nos informa muchísimo sobre nuestras motivaciones y formas de actuar y: ¿acaso no es cierto que si estamos un poco más conscientes de lo que nos está sucediendo capaz que tenemos un poquito más de chance de controlarlo? No lo sé, pero me gusta creer que sí.

Veredicto: 6/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt3726704/

The One I Love (2014)

the-one-i-love-elisabeth-moss-mike-duplass

Admito que el género de la comedia romántica es, sin lugar a dudas, uno de los que menos me gustan. En general, todas son un cliché atrás de otro, y aunque yo no soy de esas que esperan encontrar algo verdaderamente novedoso en todo lo que consumen, sí pretendo que si me vas a contar la misma historia de siempre, lo hagas con una buena dosis de sustancia. Pero The One I Love hace más que tener una buena dosis de sustancia, la película tiene una trama muy diferente a todo lo que se suele hacer en el género. Así que, reformulando, no soy nada fan de las comedias románticas, a menos que tengan un toquecito de ciencia ficción.

Debido a la peculiaridad de esta película, voy a omitir entrar en detalles sobre la trama, porque se disfruta muchísimo más sabiendo poco de ella. Basta con decir que la película se centra en una pareja compuesta por Ethan (Mark Duplass) y Sophie (Elisabeth Moss) quienes están yendo a terapia de pareja porque están teniendo algunos problemas. Al inicio de la película su terapeuta les recomienda ir a un retiro en una casa en las afueras de la ciudad y ellos van dispuestos a cualquier cosa para arreglar su relación. Pero el desafío con el que se van a encontrar en la casa es completamente inesperado, pero absolutamente terapéutico, ya que los conduce a preguntarse cosas que son fundamentales para evaluar dónde están cómo pareja, cosas como la forma en que fueron cambiando desde el momento en que se conocieron hasta el presente y otras temáticas que se sienten totalmente auténticas y sinceras.

Cosas que me encantaron: me cayó muy bien Mark Duplass, creo que tiene un sentido del humor inteligente y muy divertido; amé ver a Elisabeth Moss tan distanciada de su personaje de Mad Men, logrando una actuación fascinante, en la que podemos descubrir distintas sutilezas interactuando entre sí de maneras hermosas; otra gran ventaja que tiene es la manera en que el director juega con la comedia, el drama y la fantasía tan armoniosamente, sin jamás perderse en ninguno de los tonos que maneja. Una contra es que los elementos de ciencia ficción, si bien disparan los desarrollos dramáticos que hacen a la película, son manejados torpemente y permanecen en un punto medio incómodo entre coherentemente explicados e intrigantemente obtusos. Pero el balance de la película es más que positivo y no solo se disfruta enormemente sino que además es una de esas películas que se prestan para discutir bastante. Así que si la ves y tenés algo que decir, ¡no te quedes callado!

Veredicto: 7/10
IMDb: http://www.imdb.com/title/tt2756032/

Anuncios

Un comentario el “Dos películas que llevan la sicología a nuevos extremos

  1. ¡Hola! Sobre Experimenter ya la conversamos un poco “en vivo” por lo que no quiero repetirme. Me intrigaba saber qué clusilenciarías sobre ella, por la trama, por esa mezcla entre cosa sociológica y cientificista, y claro, por la presencia de Wynona, que nos fucking puede a todos. Es justo darle 6 Scarletts, comparto con vos, porque tiene un gran arranque pero le falta punchi. Por el contrario The One I Love no la había visto y me gustó. De más está decir que Moss hace que mi objetividad se nuble por completo. Tiene una llegada tremenda, por eso la adoro salado y le banco lo que sea. Acá se luce bastante (me encantan varias escenas exclusivamente suyas, luego te las indico puntualmente, je). La película en sí tiene una especie de vuelta de tuerca a lo Coherence ¿no? pero digamos menos ominosa capaz, más naturalizada y es cierto que no se logra amalgamar del todo con la propuesta. También estoy contigo con las 7 Scarlatas. Tiene aciertos la peli igual, pero imposible comentarlos aquí sin que esto se transforme en un párrafo gigante. Ta linda para discutirla. Beso!

    Me gusta

¿Y vos qué opinás?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s