Entrando al mondo bizarro de Johnny Ramone

Si hay un género literario que me atrae es la autobiografía. Sin duda me tiene que parecer interesante la persona en cuestión, pero ya leer cómo una figura relevante cuenta su historia me atrapa. Me hace reflexionar sobre la perspectiva que tomamos una vez recorrido cierto camino en la vida.

Cuando me refiero a este género, por supuesto que no cuento las autobiografías truchas (esas que fueron escritas completamente por un ghost writer). Tampoco me parece atractivo leer la de una persona muy joven; ¿cuál es la gracia si la persona no puede ver con ojos “sabios” y con cierta distancia el recorrido de su vida/trayectoria/whatever?

Últimamente son las autobiografías de músicos las que más me interesan. A pesar de haber tenido muy buenas experiencias con cada una de ellas, hay una que quizás es la que me resulta más fácil de analizar y recomendar: Commando de John Cummings, a.k.a. Johnny Ramone. Si bien no es la mejor que leí, parece de esas que cumple con su cometido. Esto es esencial a la hora de encontrarle el gusto: está dirigida a los fans de los Ramones. De esta manera, elementos como el diseño del libro, la simpleza pero solidez con la que el guitarrista escribe su historia, y lo que decide contar y lo que decide mantener en silencio es característico de su persona pública.

Commando-Johnny-Ramone

En un principio el libro me generó ciertas dudas por distintas razones. En primer lugar, estaba traducido al español de España. Esto lo veo como un obstáculo a la hora de captar precisamente lo que quiso transmitir el artista, más si es en un idioma en el cual puedo leer (no estoy hablando de la autobiografía de Nietzsche…). En definitiva, entiendo mejor el inglés que esa variedad del español. Más escepticismo me generó el ir leyendo el libro y observar malas traducciones…

Por otro lado, y a pesar de tener un diseño atractivo, la edición de Commando que tengo también tiene errores en el diseño gráfico. Por ejemplo, hay imágenes que aparecen cortadas y mal dispuestas en las páginas. Tengo fe en que es un tema de esta edición y no de la original.

Commando-Johnny-Ramone

¿Ustedes entienden?

Otra cosa que me hizo dudar fue el hecho de que su autobiografía saliera recién en el 2012, ocho años después de su muerte. Me cuesta confiar en un producto cuyo autor ya no está para respaldarlo. Pero averiguando más sobre el tema, me enteré de que el músico había empezado a escribir este libro en 1999, cuando le diagnosticaron cáncer de próstata.

Dejando de lado estos errores, cuando uno lee Commando (incluso en esta decepcionante versión) puede identificar perfectamente a Johnny Ramone expresándose sin censura. Leo los párrafos y encuentro al artista que todo fan de la banda reconocería: un tipo duro, honesto y simple pero con un sentido del humor particular.

En este corto repaso por su vida (¡176 páginas!), Johnny realiza un sintético y simple pantallazo de momentos claves, como su infancia en Queens, la academia militar, la época en la que trabajó en construcción, los conciertos a los que fue, el surgimiento de la banda, etc. No ahonda en detalles personales que quizás son los que más condimentan una autobiografía (o los que más venden), sino que todo parecería girar en torno a su sistema de valores y comportamiento, así como en su esencial rol para el surgimiento y legado de los Ramones. Después de todo, la banda fue su vida y la de todos los involucrados.

Johnny-Ramone-youn

Commando es un claro ejemplo de que no se necesita una narrativa larga, decorada y controversial para ser memorable. Sobre todo, recuerda que la autobiografía de un artista debe serle fiel a este y a sus seguidores. Con respecto a esto último, creo que incluso los más fans conocerán algo nuevo de Johnny, quizás a través de fotos inéditas y graciosas de él y sus amigos. Otra parte interesante del libro son sus anexos, en los que aparecen páginas de su agenda con anotaciones peculiares sobre fechas “importantes”, calificaciones a los distintos álbumes de los Ramones y una sección llamada “Lo mejor de todos los tiempos según Johnny Ramone”, en donde se puede apreciar:

  1. Béisbol
  2. Rocanrol
  3. Política
  4. Elvis
  5. Películas de terror
  6. Cine
  7. Películas de rock
  8. Películas de ciencia ficción
  9. Libros de consulta
  10. Televisión

Además, esta sección está compuesta por una serie de rankings sobre categorías tan random como: “Los mejores jugadores de los noventas”, “Favoritos del Partido Republicano”, “Libros de Elvis” y “Mejores libros de consulta sobre cine”. Sí, es tipo una curaduría de lo bizarro, pero resulta ser mi parte favorita del libro.

Es quizás la última parte del libro (la que sucede durante la etapa final del cáncer) la que más afectará a los fans de los Ramones. Si bien el autor mantiene su fuerza y rebeldía a lo largo de los capítulos, se puede notar que su espíritu se va quebrando hacia el final, cuando las sesiones de quimioterapia y los malestares son más frecuentes. Es como presenciar la caída de un gigante, de una manera dolorosa y lenta. A mí me afectó hasta las lágrimas. Y es por esta demostración de su lado más vulnerable que lo respeto y admiro más.

Tal como tocaba la guitarra, en Commando Johnny Ramone se expresa de la manera más simple pero intensa, y sorprende al lector con su sabiduría, de esa que no se consigue leyendo libros.

Anuncios

4 comentarios el “Entrando al mondo bizarro de Johnny Ramone

  1. Pocha, el de la biografía es un género que me gusta mucho, hoy por hoy más como fenómeno documental desde la pantalla que literario en sí o como lector. La autobiografìa, para no ser muy pedante o al dope (por lo que mencionás de la perspectiva y la edad, que es muy cierto), tiene que ser de alguien especial y hecha desde un lugar especial, pero entiendo que es una opinión muy personal. Por ejemplo me hubiese gustado leer una bio de Michael Jackson, por más que murió re joven, o de Jim Morrison, que era un gran gran poeta. Seré tildado de viejo de mierda pero a mi me encantan más los personajes históricos que los “músicos” o artistas a secas, jaja. Las memorias de Adriano de Simone de B., o el Yo Claudio de Robert Graves, que novelizan la historia de un personaje real y le dan voz propia fueron mis favoritas en cierta época, aunque no son autobiografías, sino novelas históricas. Hay muchas diferencias. No tengo ningún elemento, salvo tu artículo, que me haga ir a buscar la autobio de Johnny. No era, ni fui de escuchar a Los Ramones, por más que conozca sus canciones. Si Truman Capote tuviese una autobio la leería con mucho placer. Si Janis Joplin tuviese una también, pero si Mick Jagger tiene una autobiografía ni en pedo la leo, jaja. Lo mismo me pasa con Ramone, al menos a priori, lo cual no quiere decir que esté cerrado a leerla. Es cierto que el tema de las traducciones es algo que restringe, pero pasa a todo nivel con las traducciones españolas y muchos autores las sufren, por ejemplo Bukowski o Henry Miller (este último me parece un escritor de la puta madre). En fin, Pocha, reflexiones nocturnas que rápida e implacablemente se traga el tiempo. Beso!

    Me gusta

    • Camila dice:

      Sí, es indispensable que te parezca interesante la persona en cuestión, que no significa necesariamente ser su fan. Por ejemplo, no sé si me interesaría leer la autobiografía de Mick Jagger, quizás no, depende, y eso que los Rolling Stones me gustan mucho. Me ha pasado, también, de leer la autobiografía de alguien que no me copa mucho a nivel artístico pero me da curiosidad a nivel anecdótico.

      Ante cualquier libro, sea autobiografía, novela, poema, etc., espero encontrar algo “generador”, algo que que me transporte, abra los ojos, divierta, etc., que mueva algo mínimo en mí. En el caso de la autobiografía, mi principal requisito es que la persona hable sin censura, porque de lo contrario termina siendo un Behind the Music versión literaria.

      Voy a terminar la respuesta con: no me banco a Jim Morrison…

      Me gusta

  2. Nico dice:

    A mi tampoco me interesaría leer una autobiografía de Mick Jagger a pesar de que soy fanático de los Stones. Lo que me muero por leer hace tiempo es ”Life” de Keith Richards, que vendrían a ser como sus ”memorias”. Entre otras cosas jugosas al parecer habla sin ningún tipo de escrúpulo de su relación con Brian Jones, Anita Pallenberg, Mick jagger al cual supuestamente lo deja bastante mal parado,Muddy Waters, Bo Diddley, Chuck Berry donde describe la relación amor odio que tenían, Willie Nelson y Tom Waits entre otros.
    Sobre Johnny Ramone, a pesar de no gustarme para nada su música lo encuentro un personaje muy interesante en general y hasta me siento identificado en algunas cosas.

    Me gusta

¿Y vos qué opinás?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s